ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

De tanta broma en casa, la respuesta jocosa de mis niñas salta como automática a la clásica lección de cortesía que implica la expresión «hay dos palabras que te abrirán muchas puertas».
«Hale y empuje», responden, y el chiste es para ellas una especie de clave nemotécnica que les recuerda el manojo de verdaderas llaves que cultivan las mejores relaciones humanas.
Han oído la frasecita a sus padres, en la escuela, en la bodega, en los hogares de los cuatro abuelos, a la tía, a algún vecino, y siempre –al menos la mayor– concluye que no son dos, sino unas cuantas las contraseñas verbales de la cortesía, que abren infinitas puertas al gesto amable, la atención solícita, el trato correcto, la respuesta deferente, el servicio inmediato, la disposición total con que se ayuda a otro en la solución de algún problema.
Pueden enumerarlas en una seguidilla: «gracias, por favor, permiso, buenos días (según la hora), no hay de que, disculpe, enseguida, no se moleste, solo un momento…», a veces hasta más fácil que decirlas cuando corresponde.
Sí, porque hay instantes en que se saltan alguna en un descuido, sobre todo cuando la hiperactividad provoca el lapso, y tiene el padre o la madre que frenarlas en seco y hacerlas reparar en el desliz, antes de dejarlas ir con el pastel recién comprado:
– ¡Hey!, hale y empuje, ¿no?
– Sí, es verdad. Gracias, señor. Disculpe. Ah, y hasta mañana, ¿oyó?
Y sale corriendo, tras el acto sutil y vivaracho del cliente que espera al pastelero al otro día, sin saber si en el bolsillo flaco de su padre habrá entonces el billete que hubo hoy.
Eso es fácil, enseñar que hay modos buenos de ser, de comportarse, de procurarse el favor de las personas a veces sin hablar, de las cosas tremendas que logra una sonrisa, como por arte de magia.
Lo difícil es lo otro, llevarlas de la mano por la calle y andar como a la defensa, agenciándose el modo de explicarles tantas veces por qué hay gente que no responde el saludo; que «eso que masticó el bodeguero fue un buenas, amor mío, seguro hacía algunas cuentas»; que aquel que casi tumba a la señora en vez de pedir permiso traía quizá una mala noticia, perturbado; que sí, que el muchacho dijo gracias cuando le alcancé la gorra sacada por el aire, pero ella no lo oyó; y que el hombre de uniforme que picó el boleto de la guagua estaba muy concentrado, «porque no te respondió cuando subimos y le dijiste buenas noches».
– ¿Y hay que ponerse tan feo para concentrarse? Tenía cara de molesto, de pesado, como si masticara una pastilla…
– No, chica, fue idea tuya…
Y a punto de salir en aquel viaje, largo y de noche, en un ómnibus flamante, de esos nuevos Yutong más confortables, de medias luces leds en los pasillos, de video y aire glacial, se oyó el sonido sordo del micrófono en que habló uno de los dos choferes, el que picó el boletín.
«Buenas noches a todos los pasajeros. La tripulación integrada por Feliciano y Agripino les informa que es un placer llevarlos a bordo y garantizará que tengan un feliz viaje».
–¿Viste amor, viste? –me apuré en hacerle ver– El chofer no es tan feo nada. Es amable…
«Ahora quiero que presten atención, por favor…».
–Escucha, por favor y todo, hale y empuje… ¿viste?
«Este ómnibus no es de ustedes, ni mío, ni de Feliciano. Tenemos que cuidarlo, porque después de que se bajen, ninguno, a no ser nosotros dos, va a dar la cara si algo se rompe: un asiento, el portaequipaje plástico de arriba, una cortina…
«¿Oyeron bien? Eso que tapa los cristales se llama cortina, no toalla ni trapo de cocina para limpiarse las manos después de que comen cualquier cosa con grasa en las paradas.
«De más está decir que no se puede comer nada aquí arriba, y nada es nada, porque la guagua queda siempre como una cochiquera, con restos en los asientos, en el piso, dondequiera. Ah, las mallitas de adelante no son sacos ni cestos de basura.
«Las madres que llevan niños, por favor, tengan control sobre ellos, que un vómito aquí no es agradable, y nos atrasa el viaje. Se orina en las terminales, no en la carretera, y las paradas serán de diez minutos. El que demore 11 se queda, aunque después reclame. ¿Estamos claros?
«Y los tramos solo los autorizados. Ni aunque me rueguen paro. No, señora, ¿usted no oyó? Solo los autorizados. Y eso, si pusieron los equipajes en la parte de tramos. Si no, hasta la terminal. Feliz viaje».
Menos mal que enseguida apagaron la luz. No habría podido sostener la mirada inquisidora de la niña, ni explicarle.
Con el fondo musical y la tenue claridad del video de Los Bukis que empezaba a rodar en la pantalla, la oí decir en franca rebeldía: «Papá, ¿y a un hombre que te hable así hay que darle las gracias? Feliz viaje ni feliz viaje. Tremendo feo que es…».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

idania dijo:

1

1 de junio de 2018

10:29:38


El día 15 de abril viajé a la habana en via azul, uno de los choferes antes de salir de las terminal de aqui de las tunas, nos saludó, dijo el nombre de los 2 compañeros que conducian el omnibus, las paradas, el tiempo en cada terminal, nos deseo buen viaje, las largas horas que duró el viaje fue acogedor y en todo momento se referian a nosotros con mucha profesionalidad, el omnibus procedia de holguin hacia la habana, gracias a ellos por hacer el viaje agradable, no recuerdo sus nombres, pero cada vez que recuerdo el viaje digo, ojalá todos sean así, que sigan con esos buenas prácticas, no puedo decir lo mismo del regreso, el omnibus era de la habana hacia bayamo, para nada tenia que ver con los del dia 15/04

Julio Cesar dijo:

2

1 de junio de 2018

16:10:09


Cuanto nos cambiaría la vida si hiciéramos uso de algunas herramientas tan simples, pero a su vez elementales poderosas y efectivas. El autor está hablando de conductas y palabras muy simples pero eficaces que seguro de usarlas se nos haría la vida más placentera sin costo alguno, a pesar de los problemas tangibles que nos los encontramos cada día al salir de nuestros hogares o aun en ellos. Es un contrasentido que la mayoría de nosotros los cubanos compartamos problemas que nos afectan en diferentes grados, como bajos salarios, pensiones, problemas de vivienda, transporte, alimentación por exponer los más acuciantes y a pesar de eso nos maltratemos y nos hagamos la vida más insufrible entre nosotros mismos. Nos conducimos con malas ganas, desprecio, a veces con violencia, groserías, nos tratamos como como si fuéramos enemigos acérrimos, convirtiendo nuestra existencia en un via crucis. Ceo que se nos haría la vida más placentera si pudiéramos poner a un lado nuestro EGO y tratarnos con más respeto, amabilidad, cordialidad, civilidad, prestarnos atención y mirarnos a los ojos cuando hablamos por enumerar algunas. Con atinada razón nos quejamos del alto costo de la vida, pero cuanto es el coste de decir, buenos días, permiso, por favor, señor, señora, usted, gracias, de cuanto seria la ganancia si tuviéramos otra conducta para con nosotros mismos. Debemos ajustar el tiro percatarnos y ASUMIR que muchos de los problemas que tenemos hoy en día son creados y perfeccionados día a día por nosotros mismos, es irracional buscar un tercero a quien achacar muchos de nuestros problemas. Un Abrazo