ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«Para decir el lema, uno, dos y tres»… entonces se lanzaba la consigna coral del grupo o de la escuela. Decir el lema alto y sin faltar el acoplamiento de voces era sinónimo de organización y buena disciplina.

Pero recuerdo que en mis años de estudiante mientras se decía el lema sucedían muchas cosas. No pocas veces volaba un taco desprendido de un par de ligas, a alguien le ponían una trampa en el asiento, o le colgaban una cola de mono.

Casi nunca pensábamos en el mensaje del lema que nos hablaba justamente de mayor disciplina, estudio o promoción; más bien en el albergue u otro espacio fuera del alcance de los profesores, el lema era transformado en un texto que movía a la risa y la irreverencia.

Creo que hubo lemas históricos, consignas que se convirtieron en verdaderas fuerzas movilizativas de miles de jóvenes.También los hubo que fueron actos formales que no movieron ni el pensamiento ni los sentimientos.

Es ahí donde radica uno de los peligros mayores de la educación: el formalismo que solo presta atención al acto externo. El asunto es que no solo importa lo que se dice, sino lo que se piensa de verdad.

En lo que se medita a solas con la conciencia radica el reino de las convicciones, de los móviles profundos de la conducta. La exageración de lo externo de un comportamiento, la falsa unanimidad, la línea ordenada de una formación, el acto masivo de la mano alzada, y otras tantas, pueden esconder múltiples simulaciones.

Un claro antídoto para disminuir los riesgos de falsas actuaciones está en abrir paso a la cultura de la sinceridad, en desarrollar un pensamiento crítico que se convierta en crítica al propio pensamiento, analizar los problemas desde distintas aristas, reconocer que la verdad es un acto de construcción colectiva.

No es lo mismo dar respuestas que enseñar a pensar, a escudriñar la realidad, a escuchar el criterio del otro que también necesita un espacio de confianza, un lugar para la iniciativa y el acto de creación.

Las cifras, los números y los balances cuantitativos son necesarios para cualquier estudio de la realidad. Pero la subjetividad de los seres humanos adquiere tal complejidad que no admite el enfoque de los dogmas y esquematismos.

Si no tenemos en cuenta esas realidades, todo lo que proyectamos como trabajo político e ideológico, por citar un ejemplo, cae en el saco de la  apatía y el formalismo inútil. El llamado círculo político se convierte en un ejercicio del que hay que salir porque «es una orientación que viene de arriba».

Es necesario promover la cultura que haga posible una discusión auténtica sobre cualquier asunto. Nos podemos llenar de planes de acción pero sin la mínima acción para cumplir con el deber que nos corresponde como trabajadores o ciudadanos.

Por eso, para defender la autonomía de las personas, necesitamos un pensamiento que nazca de la duda, la pregunta, la diversidad, el acto político que defienda la libertad espiritual y la justicia como bien común. Y todo ello sin olvidarnos de la advertencia de Herman Hess en esa tremenda  obra que es el Lobo Estepario: «En el alma de un hombre hay mil almas».

Las consignas vacías no son un camino de liberación personal, tal vez tan solo sean una vía para alimentar la enajenación que nos aleja de la auténtica expresión humana.

Un personaje del Principito, el Farolero, solo tenía una consigna: encender un farol para servir a los demás.  Tal vez la consigna más difícil sea el llamado a encender un farol que nos ilumine desde adentro. 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

clara rosales oliva dijo:

1

26 de abril de 2018

12:55:18


Magnifico,!!!, como todos sus comentarios, los leo todos, hasta los recortos y los digo en matutinos o se los doy a mis comp para que reflexionen (aun tengo en mi poder el titulado: ¨Nosotoros mismos¨, aunque otros lo he prestado y se han quedado, Mucho me gustó el de Martí y sus mujeres- !!genial!! sus trabajos son muy certeros, sobre todo el enfoque filosófico conque lo redacta. Mis FELICITACIONES. favor continue con esos artículos, hay muchos temas que merecen ser tratados con el enfoque que Ud. le da. Si puede puede enviarme acuse de recibo a mi correo. Gracias

J Cesar Respondió:


27 de abril de 2018

10:37:19

Gracias Clara!!! Agradezco mucho sus comentarios a los comentarios. Es bueno saber que multiplica ideas y aquello que Fernando Martínez Heredia llamó: El Ejercicio de pensar.

patiflaca dijo:

2

26 de abril de 2018

13:58:15


me encanta que el Granma se esté convirtiendo en un periódico que de ganas de leerse porque están abordando temas de nuestra realidad a camisa quitada

Mimisma dijo:

3

26 de abril de 2018

15:10:11


!Siempre, siempre muy acertados sus artículos Julio César

la cienfueguera dijo:

4

27 de abril de 2018

08:32:29


Magnifico su articulo como siempre , todo real gracias

Nelson dijo:

5

2 de mayo de 2018

11:28:44


Hola profesor bien interesante lo que plantea y si coincido con usted todavia hay muchos dogmas en ese sentido, lo fundamental de la educacion es preparar al estudiante , enseñarlo a pensar y a trasitar por la vida con la ayuda de la familia, a veces los profesores son tan autoritarios que creen se la saben todas, pero de los estudiantes tambien se aprende, nada que la educacion como la vida esta en constante renovacion y uno la lleva adentro, lo que no podemos permitirnos es no pensar y mucho menos no expresar lo que sentimos , porque dice la frase que el que calla otorga que cree usted Saludos.