ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Ha pasado ya casi medio siglo. Los niños del pueblecito nacidos con la Revolución esperaban ansiosos las Aventuras, espacio televisivo transmitido en el horario vespertino.

Para los muchachos aquel efímero instante era algo así como la mejor golosina, en tiempos de muy pocas propuestas recreativas; pero debían sortear un gran inconveniente. En la pequeña localidad había solo dos o tres aparatos de televisión.

Uno de ellos era propiedad de los Fernández, de las familias más prominentes de la comunidad, propietarias de una bodega y otros inmuebles en el pasado. El viejo de la casa, un hombre recto y de buen corazón, dejaba entreabierta una de las ventanas enrejadas que daban a la sala, donde estaba situado el dichoso artefacto.

A la hora fijada, un tropel de niños se agolpaba junto a la ventana y los más pequeños de estatura lamentaban no tener cuello de jirafa para agenciarse un resquicio. Hoy podría parecer una villanía, pero entonces constituía un gesto bondadoso de aquella familia que los infantes agradecían en silencio.  

Tener en casa un televisor debió ser el sueño dorado de la época. Hubiera sido, ni más ni menos, como estar en el paraíso.

La televisión fue un descubrimiento deslumbrante, y desde su creación goza de extraordinaria acogida. Lo cambió todo, o casi todo. A partir de entonces lo demás resultaría pequeño.

De algún modo imposible de explicar muy pocas personas consiguen vivir sin uno de esos aparatos en la casa, aun en la era de los teléfonos móviles y de todo tipo de soportes digitales.

La televisión encanta, entretiene y puede inclusive llegar a embobecer. Los espacios de distracción, y aquellos referidos a la cultura y el deporte son de los más preferidos. Hay personas que están pendientes de la pequeña pantalla una buena parte del día; lo absorben todo, sin discernir.

Como producto informativo, la televisión excede la eficacia de otros medios y se consume, al parecer, de una manera más fácil y práctica. Sin dudas, el más masivo y efectivo de los medios de comunicación. Por lo visto, ni siquiera la mismísima internet y las redes sociales le roban el protagonismo.

Es tanta la seducción que algunos no pueden desvincularse de ese afán de aparecer en la pequeña pantalla. Hay que verles el placer dibujado en el rostro cuando de buenas a primeras distinguen su viva estampa a través del aparato televisivo. No atinan a nada. Quedan desvanecidos ante la maravilla de la imagen en movimiento.

Juraría que no alcanzan a escuchar nada de lo que dicen en ese propio instante. Después de todo, lo importante es verse y que lo vean a uno.

No es raro que alguna que otra actividad inicie solo cuando hace acto de presencia la TV. Llegó la prensa, les gusta murmurar a los colegas de otros medios con cierto tufillo de envidia.

Sin complejo alguno me declaro fan de ese fenómeno fascinante que es la televisión, aunque en honor a la verdad ya dejó de ser algo exótico y casi todo el mundo tiene un armatoste en casa. Antes no, algunas décadas atrás era una fortuna lejos del alcance de la mayoría.  

Conocedor de mis debilidades por los embelesos del «vidrio», en ocasión de una visita prolongada a un país amigo y luego de varios meses de ahorros, me di el gusto de comprar un televisor, el más moderno posible, por encima de otros bienes necesarios.

Lamentablemente, se extravió en el camino. Fue uno de los cuatro equipajes perdidos entre más de 2 000 bultos.

El incidente me hizo recordar con nostalgia los tiempos demasiados severos y aquel agradable pugilato en el portal de la familia Fernández para ver las Aventuras, hace ya casi 50 años.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

OrlandoB dijo:

1

4 de abril de 2018

14:43:49


Me resulto sentimental su relato sobre la pequeña pantalla. Gracias por revivir en mi mente esos tiempos. En mi caso, la heroina de los jovenes como yo resultaba la Manquita, una joven que adquirió su sobrenombre por tener un brazo mutilado. Su inmenso corazon me hacia mirarla como una estrella que alumbraba el barrio Pocito, en Marianao. Al triunfar la revolucion comenzé a verla vestida de miliciana. Me dí respuesta a mis inquietudes sobre tanta bondad.

sachiel dijo:

2

5 de abril de 2018

09:54:14


"...en honor a la verdad ya dejó de ser algo exótico y casi todo el mundo tiene un armatoste (jaja...) en casa. Antes no, algunas décadas atrás era una fortuna lejos del alcance de la mayoría..." Disculpeme , Ventura, pero de qué mayoría y de qué décadas habla usted? Si me dijera años 60 al 79, quizas, pero del 80 a la fecha (hace 5 decadas casi), la cantidad de TV en hogares creció exponencialmente por cada año, y muchos no fueron adquiridos en shoppings, sino entregados en centros de trabajo (de buena o mala manera, por méritos o no) a trabajadores y dirigentes a muy bajos precios; tambien la población cubana se duplicó en cuatro décadas, y no creo que alguien me diga ahora que hacen falta 11 millones de TV caseros. Lo lamentable es el extravio de su flamante TV, producto de sus ahorros, y que no haya sido resarcido por los responsables.

Pepe dijo:

3

6 de abril de 2018

10:47:35


Pues yo nací y me crié en el campo...En mi casa nos alumbrábamos con un aparato de carburo...No había ni refrigerador ni televisor...El agua era de un pozo artesano... Mi madre utilizaba como fuente de calor en la cocina ell carbón... .Eso sí, teníamos un radio de pilas que nos regaló mi tío, que estaba pasando un curso de radiotécnico... Mi distracción, al igual que la de mis hermanos, era el contacto con la naturaleza, el ayudar a mi padre en las tareas de la agricultura....Sembrár y recoger maíz, frijoles , malangas, boniatos...Recoger el cogollo de la caña para alimentar a las vacas en los meses de sequía.. Encontrar los nidos de las gallinas, que se criaban libres....Era pura ecología. .Al colegio íbamos a caballo, había que recorrer unos 4 Km... Disfrutábamos mucho de la radio, donde emitían programas en aquella época como Los Villalobos, Leonardo Moncada, Tamacún, así como musicales y los noticieros. Por supuesto, la televisión significó un avance en el entretenimiento, dada la posibilidad de no solo escuchar, sino también observar .... De todas formas, los recuerdos que tengo de mi infancia son todos muy gratos....El contacto con la naturaleza, en mi opinión, es mucho más grato y saludable que la televisión y la epidemia de hoy en día, los celulares y los juegos por internet...

Jorge Respondió:


12 de abril de 2018

08:33:46

Puede estar seguro Pepe, que usted y los que vivieron como usted en aquellos tiempos fueron más felices de lo que es ahora cualquier joven con Equipo de Música Moderno, TV HD Digital, PC con Internet, Laptop, Tablet, SmartPhone, y cuanta porquería más necesite para estar “a la moda”.