ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La corrida de la papa, reaparición de una acompañante natural de la mesa cubana (prima hermana del huevo), inunda el ambiente con mil y más acontecimientos, algunos nada edificantes.

Imbuido en ese ambiente «papístico», el abuelo, contento de que su próxima incursión al mercado del barrio sería para capturar las 16 libras del tubérculo que le correspondían a la familia en el primer envío de la temporada, decidió tirarme una llamadita telefónica para saber si ya por mi casa habíamos chocado con el fruto de esta planta solanácea.

Un par de horas después del anuncio, retornó. Entonces le sentí la voz entrecortada por la ira de la inconformidad, porque conocedor de que a sus más de 80 años no les es permitido «subir al ring» para defender sus derechos, pretendió desatar una queja elevada en tono sostenido contra quien, valiéndose de la humildad y decencia de su octogenaria cabellera, lo timó en lugar de servirle en buena lid.

LA PROPUESTA Y EL ROBO

–Mire, me tocan 16 libras por las cuatro personas que habitan mi casa, pero divídamelas en dos jabas de ocho libras para regalarle una a mi hija, argumentó el abuelo.

–Viejo, ¿quiere mejor llevarse diez en cada jaba? Apuntó el despachador. (En no pocas ocasiones alguien ajeno a los autorizados para ocupar el mostrador, algo así como el socio del dependiente).

–Bueno, si con eso no afecto a los demás, tenga los 20 pesos.

Al extender su diestra con el billete quedaba sellado el pacto. Solo era cuestión de llegar a casa para lavar las papas y ponerlas en el viandero, a la disposición del fogón.

El abuelo, por curiosidad, sin la menor sospecha sobre aquel que le había mostrado tanta amabilidad y, nunca pensando en que una marcada felonía alcanzara ese altísimo nivel de desfachatez, desvergüenza y abuso, puso sobre la fiel balanza de su hogar cada jaba del producto.

–Siete libras, ¡imposible! El disgusto por haber confiado en aquella «proverbial bondad» y comprobar que en su compra faltaban seis libras, amenazaba con volarle la tensión arterial.

La familia lo detuvo en su interés por retornar a la plaza para reclamar, pues el hecho de volver a casa con la compra, sería el elemento en la mano del estafador para sugerir que hubieran podido sustraer de las bolsas el faltante. (El ladrón piensa que todos son de su condición).

Si difícil es salir airoso de un careo, aun cuando es evidente la falta de una de las partes involucradas, más difícil resulta aceptar que existan personas tan insensibles, buscadores de dinero fácil a cualquier precio, faltándole a la confianza que el pueblo deposita en ellos como servidores de la comunidad. Cuando cosas así suceden, una buena noticia, por obra del engaño, se torna en paparrucha de muy mal sabor.

Y es mayor la estafa, si se comete a costa de una persona de la tercera edad.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dania dijo:

1

14 de marzo de 2018

12:04:17


De esos estamos llenos, diseminados por toda Cuba y los inspectores sin realizar su trabajo correctamente ya que sus papas estan seguras

cubana dijo:

2

14 de marzo de 2018

13:13:17


La situación que relata es tan normal como nuestro sol diario, estamos llenos de timadores y estafadores que abusan de los ancianos y de los otros tambien.

sachiel dijo:

3

14 de marzo de 2018

13:16:44


"...Bueno, si con eso no afecto a los demás, tenga los 20 pesos...", ¿pero, eso no es mayor desfachatez aún, sabiendo que esa papa viene normada por persona y libreta, estimadísimo periodista? ¿Y que de habérsele despachado las 4 libras de más que no le tocaban, estaría dando pie a que otra familia no recibiera lo suyo y continuar estimulando la corrupción de la que tanto nos quejamos? Recibió justamente, lo que le tocaba: 2 libras de menos por querer ser vivo a costilla de los "bobos". Perdóneme, pero la anécdota no es educativa: es aleccionadora de lo que se hace por unos y por otros.

Frank dijo:

4

14 de marzo de 2018

14:37:39


Desgraciadamente este artículo y estos comentarios no los leen los malditos que estas fechorias realizan, hay que buscar la forma y la manera de que sientan el peso y el rigor de las leyes de verdad, no en escritos que obvian, eso dará credibilidad de verdad al delegado, al inspector y demás especímenes que en la mayoría de los casos ni se enterean que cosas como estas son el pan nuestro de cada día y de cada pedacito de día......

Osquel dijo:

5

15 de marzo de 2018

08:55:25


Buen dia, no veo el delito en querer comprar par de libras de más de papas si no afecta a nadie, el delito está en el que le robó impunemente, en el que no dejó al abuelo ir a discutir ni lo acompanhó, y en el que solo hace una crónica medio anónima sin dar detalles, a menos que sea un pie forzado para que el detective anote el nombre del periodista, y con él investigue el nombre del abuelo que no debe ser precisamente el del autor del artículo y el abuelo lo lleve al lugar y culpable de los hechos, y felicidades a ustedes que tienen el derecho a que les roben unas libras de papas y con ellas su dinero, en Campechuela eso no pasa, ni puede pasar.... simplemente no hay papas para eso.