ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«Las cosas buenas se deben hacer sin llamar al universo para que lo vea a uno pasar. Se es bueno porque sí; y porque allá adentro se siente como un gusto cuando se ha hecho un bien, o se ha dicho algo útil a los demás»; es un consejo martiano recogido en las páginas de la Edad de Oro y su valor ético rebasa todos los tiempos.

En una carta que escribe a su amigo Fermín, le dice el Apóstol: atúrdete haciendo el bien; en Martí esa es una categoría en el ejercicio imprescindible para alcanzar la virtud.

Ya desde los tiempos de Sócrates se insistía en el lugar que ocupa el mejoramiento humano en la felicidad del hombre; parte de ese reto yace en la frase: Conócete a ti mismo.

Hacer el bien es, por tanto, un acto de amor a los otros y a sí mismo, un suceso marcado por la sencillez y la naturalidad. Nuestros abuelos recogían parte de esa filosofía en el viejo proverbio: haz bien y no mires a quien.

Se trata por otro lado de una actitud llena de profundas convicciones morales y del conocimiento de la conducta humana.

Qué feo cuando hacemos el bien y llamamos la atención para que los otros vean que «somos buenos».  Más difícil aún, cuando el bien se convierte en una meta para merecer algo, y después de alcanzado nos cae de la noche a la mañana una especie de desgano para hacerlo.

¿Cómo actuar cuando nos pagan con un mal por el bien que hicimos? Ya Martí había comprendido después de la experiencia desgarradora de las Canteras de San Lázaro, que el odio es una reacción que nace de afuera y solo el amor puede ser energía capaz de derrotarlo, dice que quien nos muerde la mano es porque está enfermo y que hace falta un «hospital de almas».

Es difícil responder  a un mal con el bien porque se necesita mucho amor o la sabiduría del proverbio bíblico: Nunca respondas al necio a la altura de su necedad para que no seas igual que él, responde como merece su necedad para que no se crea sabio en su opinión.

Decía un poeta que «hay guerras bajo nuestra piel»; dentro del hombre echan su pelea el bien y el mal, esa batalla es diaria y de ella no se escapan los instintos. Nuestro Martí nos advertía:   «…cada hombre lleva en sí todo el mundo animal, en que a veces el león gruñe y la paloma arrulla, y el cerdo hocea; –y toda virtud está en hacer que del cerdo y el león triunfe la paloma».

Se explica entonces por qué un mismo hombre es capaz de hacer el bien y el mal, la bestia o el ángel simbolizan la derrota o la victoria en la guerra interior del hombre.

Si algunos hacen el bien alzando la voz para que lo anoten en su expediente de benefactor, otros lo hacen para que sirva de deuda ante lo que les pueda faltar mañana; no escasean ahora los que actúan mirando de reojo al bolsillo donde se pone precio al bien como a una mercancía libre de impuestos.

Pero muchos hacen el bien como si fuera una fiesta de la sencillez humana; esos son los que creen que la inteligencia solo nos hace crecer cuando va de manos de la bondad, los que no temen comprender a Martí cuando dijo: Eso es mejor que ser príncipe: ser útil.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

arsalop dijo:

1

9 de marzo de 2018

09:00:28


Muy útil y muy elegante su comentario. Esta debe ser una batalla constante que debemos ganar, cada día, todos los cubanos: la batalla por "la utilidad de la virtud". Le comparto algo que leí muy útil, aunque no conozco el autor: "Ser bueno no es sinónimo de ser idiota. Ser bueno es una virtud que algunos idiotas no comprenden"

Julio Cesar Respondió:


13 de marzo de 2018

08:38:16

Gracias, Arsalop, por el regalo de la frase que es de una tremenda contundencia . Algunos idiotas, o pillos como diría Martí, no comprenden la bondad porque creen con error, que ella existe en estado de pureza.

julia dijo:

2

9 de marzo de 2018

09:33:01


Muy bueno su comentario, ojalá que muchos lo lean y lo aprendan y que lo practiquen a diario.

rafael dijo:

3

9 de marzo de 2018

09:37:04


Como hay que luchar en estos tiempos de cambios y resurgimientos para que siga triunfando el bien, nada puede superarlo y de esos tenemos que estar seguros. El bien y el mal siempre están presentes y yo diría que es algo que provoca el cambio, la transformación.

+martiana dijo:

4

9 de marzo de 2018

11:42:08


Me parece una excelente reflexión para estos tiempos en que los valores ya no digamos morales, sino hasta los valores espirituales sufren un deterioro constante, no debemos cansarnos de evocar a Martí y esa infinita fe en el mejoramiento humano.

Carlos M dijo:

5

9 de marzo de 2018

12:04:17


Excelente!!! Me gustó mucho