ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Hay dos enfermedades que dejan al presupuesto muy maltrecho. Una es la «enfermedad histórica» y la otra es el síndrome de «lo lineal».  Así le escuché decir recientemente al jefe de la Administración Provincial de Mayabeque, Julio César García García, y no se trataba, en modo alguno, de un chiste, aunque podría parecerlo.

En todo caso, la frase, dicha en medio del seminario que impartieran funcionarios del Ministerio de Finanzas y Precios a directivos de ese territorio respecto al Presupuesto del Estado para el 2018, confirma que, como bien versa el refrán, «las mejores verdades se dicen riendo».

El primero de los males viene de esa manía de muchos de justificar cualquier reclamo financiero con aquello de «esa es la cifra que históricamente me han dado», sin reparar siquiera en cuánto han podido variar sus niveles de actividad, o sin considerar las reservas de ingresos que aún no han logrado explotar.

El segundo padecimiento anda quizá más extendido entre los actores del presupuesto, acostumbrados, no pocos, a una desagregación lineal que reduce cada mes a una copia al carbón del anterior, o del siguiente, aunque en la práctica ninguno sea exactamente igual. En Educación, por solo citar un ejemplo, el comportamiento de agosto jamás será parecido al de septiembre, más allá de que algunas partidas presupuestarias no incorporen distinciones.

Es frecuente, y es un problema, esa predisposición a distribuir uniformemente ingresos y gastos, sin tener en cuenta su estacionalidad. Y es un problema, tanto por la distorsión que entraña como por lo reiterado. A la larga, y también a la corta, se crea un desbalance insostenible: en un mes te «sobra» dinero y por eso malgastas, y en otro no te alcanza e incumples compromisos, a veces inviolables dentro del plan.

Inviolable es, por ejemplo, y así lo explicita la Ley del Presupuesto, cubrir el salario de los trabajadores, mes tras mes. A otras cosas podremos no llegarles desde esa asignación de recursos y habrá, por consiguiente, que buscar alternativas para su financiamiento; pero el salario es sagrado.

Ha ocurrido, sin embargo, que luego de una desagregación deficiente, otros ingresos –como la Contribución Territorial– han venido a respaldar lo que es prioridad dentro del presupuesto. En estos casos, ni se cumple la Ley ni los propósitos para los cuales se crean estas fuentes, concebidas en función del desarrollo local.

En ese mismo seminario se hablaba de la existencia, al menos en esta provincia, de un procedimiento general que abarca todas las etapas de conformación del Presupuesto, el cual se actualiza todos los años y detalla cuál es la participación de cada uno de los actores que intervienen, incluso desde la etapa del anteproyecto.

Se decía, además, y en ello estriba lo preocupante, que esa herramienta no se explota en su totalidad, ni constituye el abc de las entidades. Ese mal, me imagino, no debe ser exclusivo de Mayabeque, y en otras provincias, con similar procedimiento, es muy probable que tampoco se emplee al máximo, a juzgar por los errores de planificación que saltan en cualquier territorio.

Y es justo en la planificación, reducida muchas veces a una frase hecha, vaciada de sentido, donde los especialistas sitúan la raíz de los males… y de las soluciones. En términos generales, si es mala la planificación, todo lo demás llevará el mismo signo; y si es buena, la regla también es aplicable.

Para que el Presupuesto respalde las necesidades de los territorios, al menos las fundamentales, ya sean sociales o productivas, es preciso lograr que las demandas surjan desde la base, a partir de un conocimiento real de los recursos requeridos. La planificación no puede emanar de una estructura superior que da, sino de una estructura de base que demanda, y en función de ello, ajustarse a las prioridades.

La base de la cual se habla no es más que el policlínico, la escuela, el centro deportivo… y la demanda no es otra que la conformada por sus direcciones, desde el dominio profundo de costos, niveles de actividad, normas de consumo…

Sobre esa idea se volvió mucho en la reunión preparatoria, porque, a decir verdad, cuántas veces los directivos de estos centros componen un pedido luego del análisis pormenorizado de tales variables; cuántas veces participan en ello los trabajadores, y cuántos, después, conocen su presupuesto.

Concebir de ese modo la planificación presupuestaria es tan retorcido como enfocar los análisis, siempre, o casi siempre, –que no es lo mismo, pero es igual– en los gastos, en «no me dieron» o «no me aprobaron», en lugar de examinar cuánto más gestioné o cuánto más ingresé.

Y como el comentario le sigue los pasos al deber ser, aún distante, evidentemente, del ser, resultaría, cuando menos ingenuo, obviar el control que, no puede limitarse al ejercicio de verificación del gasto como simple procedimiento contable y financiero. Debe llegar hasta el destino final del recurso, en pos de fiscalizar el uso para el cual se aprobó.

Por estos días, casi todos los actores del presupuesto han hablado de notificación y desagregación, porque son los procesos que tocan en este periodo, y porque son importantes, más lo primero que lo segundo y (ojalá fuera) también viceversa. Hubo seminarios en todas las provincias y se discutió sobre «las prioridades dentro de las prioridades».

Solo que lo dicho, de quedar ahí, de no impregnarse en el quehacer, nos obligará a volver sobre lo mismo todo el año y, al final, nos llevará a hablar de incumplimientos, de ajuste de cifras, de inejecuciones… y de males, aún hoy sin curas definitivas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

FRANK dijo:

1

21 de febrero de 2018

09:00:47


ES UN TEMA CONTROVERTIDO PERO MUY IMPORTANTE, MUCHAS PERSONAS COMENTAN SOBRE EL MISMO Y EN LA DIRECCION QUE REFIERE EL PERIODISTA, AL FINAL AUNQUE LAS METODOLOGÍAS Y LEYES ESTÁN, NO SE IMPLEMENTAN EN LA BASE, POR LO GENERAL CONSIDERO QUE SE DEBE A UNA DEFICIENTE PLANIFICACION DEL PROCESO DE CONFORMACIÓN DEL PRESUPUESTO O DE LA DEMANDA EN LA BASE Y TAMBIEN POR FALTA DE CONTROL DE LOS NIVELES INTERMEDIOS DE DIRECCION A LA EJECUCIÓN DE ESTE. MUCHAS VECES ESTA MISMA PROBLEMATICA GENERA LAS FRASES PARA QUE UN PLAN SI DESDE EL PRINCIPIO TIENE REAJUSTES Y SE INCORPORAN ACTIVIDADES QUE NO ESTABA CONCEBIDAS EN EL PLAN ANUAL Y ESTO TAMBIEN AFECTA LA PLANIFICACION Y LA EJECUCIÓN DE LA MISMA. TALES FENÓMENOS CONSIDERO QUE DEBEN ANALIZARSE DE MANERA OBJETIVA POR LOS ÓRGANOS DE PLANIFICIACIÓN Y ECONOMÍA Y REALIZARSE PROPUESTAS QUE CONTRIBUYAN A FORTALECER EL PRINCIPIO DEL SOCIALISMO SOBRE DESARROLLAR UNA ECONOMÍA PLANIFICADA DE FORMA OBJETIVA Y CONCRETA

Isis diez dijo:

2

21 de febrero de 2018

10:02:00


Considero muy acertada la reflexiòn realizada ajala todos asumieros estos retos como manejar el presupuesto ese que nos da y que en ocaciones no lo retribuimos con el nivel de ibngresos palnificados .excelente refelxiòn mis felicitaciones

yuniel dijo:

3

21 de febrero de 2018

14:08:11


Me parece correcto bindarle atención al asunto, nuestro diseño economico exige poner todo el empeño en esta etapa que si se elabora a la ligera trae como consecuencia lo que sufren luego el pais y los trabajadores.existen tendencias en las entidades q elaboran el presupuesto a ponerlo sin un estudio o analisis bien apretado en los indicadores vinculados a los aseguramientos productivos y se les afloja la mano en lo destinado al pago a cuentapropistas, igual sin fundamentos, despues de esta mala elaboracion del presupuesto nacen las justificaciones sin sentido : el no se puede, no hay financiamiento, hay que esperar al proximo año ,el organismo central, el bloqueo economico, etc ...

Daniel DB dijo:

4

21 de febrero de 2018

18:36:54


En base a lo que plantea este escrito deberiamos incluir otros síndromes como el de la sordera (engenación de los problemas que tienen las personas en la base). Ya hay lugares que desde que se hace el plan de las necesidades de recursos -hecho conservadoramente- se sabe que no se va a cumplir. Incluso cuando esos planes puedan incluir acciones planificadas dentro de la actividad fundamental de centro en cuestion. Cuando se trata de educacion, aunque la actividad planificada sea la fundamental, esta siempre es un elástico que se puede replegar todo cuanto haga falta por que al final a los que hay que preparar salen igual un poco mas o menos no importa al final salen (aunque la actividad es la "fundamental"). El otro sindrome es el sindrome del esnob (lo que esta 'de moda' se practica a ultranza sino estás descontextualizado, no importan los análisis y lo que diga la practica, mas importante es seguir el ritmo de la musica que analizar el contenido de la letra) Puedes pagar por una actividad rutinaria una suma exuberante pero estas justificado porque te ampara lo que está de moda. En cambio si tienes que sacar un 20% de lo que estas pagando por esa actividad rutinaria para buscar los recursos de un problema que te está haciendo una crisis interna (una tuberia de albañal vertiendo en un pasillo de una escuela, una tuberia rota inundandose un aula, entoces aparecen cuarenta justifcaciones: Eso no estaba previsto hace dos años en el presupuesto, ningun centro tiene ya caja chica para pagar un gasto de urgencia, eso no lo hay en almacen...... blac blac blac. El socialismo no es peor que ningun sistema, quienes lo hacemos peor somos los que tenemos que reaccionar frente a los problemas y tenemos el escudo de que esta ley no permite esto y no permite lo otro y por eso los problemas pueden estar ahi veinte años y no pasa nada. Asi cualquera le pierde la fe al socialismo y considera que cualquier mercachifleria de mercado puede ser la solucion a nuestros problemas. Es el síndrome del esnob complicado co el sindrome de la sordera esa liga puede ser fatal.

Royni dijo:

5

23 de febrero de 2018

10:58:43


Coincido plenamente con la reseña plasmada por la periodista. El tema de cómo se maneja el archi conocido presupuesto y me atrevo a decir que en el 90% de nuestro pais es algo que se va tornando insostenible tanto para el desarrollo social propiamente como para el del pais como Revolución Socialista donde supuestamente el presupuesto se elebora sobre la base de la igualdad plena; bueno al menos es lo que escucho desde que tengo uso de razón y comencé mi aducación. Es real que, muchísimas veces además de mal elaborado, también se incumplen y lo peor es que se caen en reajustes, en malas ejecuciones e incluso en mentiras plasmadas en informes donde no siempre se comprueba la realidad de lo que se dice y así por mucho que se quiera hacer por mejorar la economía de este país, nunca se logra. Pero lo mas llamativo es que en muchos lugares he podido observar en cuadros y afiches muy bonitos y decorativos la frase del General de Ejército que para resumir dice "que el presupuesto y los planes son para cumplirlos y son inviolables". Gracias