ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Anda mucha gente, demasiada, que parece traer puños en los ojos y en la lengua.

Las casualidades no ocurren tantas veces en tan poco tiempo, como para consolarse uno creyendo que las posturas violentas, son solo una racha de desagradables coincidencias.

Tal parece ahora que hay que andar cuidándose del tropiezo accidental, del pisar el zapato sin querer, o de algún otro incidente no intencional e imprevisto, que siempre se resolvió con una breve pero sincera disculpa.

Preocupa sobremanera la profusión creciente de actitudes con la agresividad enfundada en la piel, a modo de pistolero del oeste listo para empuñar al mínimo pretexto; que no acepta excusas y, cuando menos, chasquea los dientes, tuerce los ojos o reclama con soberbia: ¡mira por dónde vas!

Hace bastante tiempo que escucho la queja de personas elementalmente cívicas, decididas a abstenerse, incluso, de corregir a niños indisciplinados en lo público, subidos en los bancos de un parque, vociferando palabrotas, rayando una pared… por tal de no lidiar con una mala respuesta, irrespetuosamente espabilada, que sitúa en el recuerdo más lejano aquellos tiempos de la vergüenza infantil ante el regaño de un mayor.

Pero, ¿cómo esperar respeto si en el espejo que observan a diario, sean sus padres, convivientes o adultos de presencia ocasional, ven la conducta violenta como una forma de ser, de andar, de apertrecharse para que nadie «te meta el pie» o «te coja la baja»?

Habrá que ver las razones que animan tanta soberbia; si el bolsillo hinchado, la impotencia, la cobardía, porque los episodios vividos no lo dejan muy claro.

Entre los más recientes, vi a un chofer de máquina desmontar entre gritos a un señor con una jaba en sus piernas, «porque me vas a manchar el asiento, y es más, todo el mundo pa’bajo, que ya no voy a ningún lado. Me sobra el dinero. No tengo que darme estas molestias».

A la mañana siguiente un tipo con su mujer embarazada, al que en la puerta de un laboratorio clínico le piden dejarla a ella sola, que hay enfermeras, y que él debe esperar afuera, por favor, y el hombre que se vuelve entre palabrotas y amenazas al técnico que regula la entrada, «porque si se desmaya y se cae, más atrás te desmayo a ti, así que procura».

Dicen que en los meses terminales los fetos advierten el sonido de sus padres. Suerte para este que no entiende todavía los términos en que habla su progenitor; a diferencia del pequeño desdichado que tuve a pocos metros, en plena Fiesta de la Cubanía.

A la espera de una cola para helados en una cremería recién estrenada, un padre ofrece a su hijo el último caramelo de un paquete. El niño tomó la golosina y el hombre soltó el nailon a la calle, pulcra hasta entonces.

Hubo varias miradas enfadadas que el crío notó, masticando, y el padre también. Pero el adulto no puede retractarse a los ojos de su chico, porque quedará como un cobarde, y el infante debe aprender la actitud indoblegable de un varón. A ser macho.

No obstante, un atisbo de vergüenza lo movió a un gesto de enmascaramiento, a una especie de enmienda inútil que a la postre fue peor que la falta original. Como quien lo hace sin querer, puso un pie sobre el nailon, para taparlo… y en la continuidad del movimiento levantó el otro contra el muro de la verja nueva.

El niño miraba y masticaba, pero el señor mayor que iba detrás en la cola ya no se conformó con fruncir el ceño a la indecencia.

«¡Compadre, ¿usted no ve que eso está recién pintado?!».

Y el hombre, sorprendido por el requerimiento, censurado por la atención de la fila, hizo como para bajar el pie. Sin embargo, lo detuvo la mirada callada del pequeño, que lo observaba en silencio, masticando.

Entonces se echó atrás, afirmó el zapato contra el muro, y cruzando los brazos encaró a su acusador con soberbia chispeante: «¿Usted es la mamá de la pared, o qué?».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Joc dijo:

1

8 de noviembre de 2017

13:28:34


Así andamos...

Josefina Barrabia Ortiz dijo:

2

8 de noviembre de 2017

13:49:13


Saludos, Diver , muchiiiiiiiiiiisimas gracias por tocar este tema en el periódico , pienso que ya era hora de encarar esta desagradable situación que se esta viviendo en nuestra Cuba bella , lo más triste del caso es que ya hasta los educadores se manifiestan de esa manera , hay que visitar un circulo infantil, una escuela primaria , para no cansar todos los niveles de educación para ver que ese mal está generalizado a todo nivel del país, quien tiene una mínima educación formal se da cuenta que ya las personas no hablan , lo que hacen es ladrar y ya la población lo encuentra normal , que hacer en esta situación ?, quien le pone el cascabel al gato?, esto es un asunto que a mi en lo personal me preocupa mucho porque tengo una nieta de 4 años que la vivimos requiriendo por la manera que habla cuando llega del circulo infantil , pero es lo que ve y oye en ese hermoso lugar y que ella ama tanto , pero educación y la familia tiene que tomar parte en esto ,además de los medios de información que existen en este país , me disculpa la extensión de mi comentario , pero lo creí necesario , pases buen día.

cubana dijo:

3

9 de noviembre de 2017

12:10:41


El tema de la violencia, las manifestaciones de brabuconeria, guaperia, el lenguaje vulgar y grosero lo sentimos a diario, nuestras niñas y niños son esponjitas que replican estas incorrectas formas de hacer y decir, los padres estan educando en algunos casos como si estuvieramos en una batalla campal, que nuevas generaciones seran si les enseñamos a salir como fieras ante cualquier percance, si no les enseñamos a pedir, por favor, a decir gracias a convivir con las normas mas elementales de educacion formal.

Azulita Sky dijo:

4

9 de noviembre de 2017

12:28:36


Quiero darte las gracias porque aunque no resolverá el problema, tu escrito, en alguna medida encenderá la mechita para el análisis... Necesitamos, con urgencia, hacer un alto en la marcha, volver sobre nuestros pasos y valorar cuánto hemos perdido desde que decidimos involucionar. Cuánto hemos retrocedido desde que olvidamos el buenos días en las mañanas, el buenas tardes o noches según sea el caso, las gracias ante un favor o gesto favorecedor, el permiso, el por favor, en fin... desde que iniciamos el camino de deshumanizarnos intencionadamente o no. A los padres, recordarles que la vida es un espejo que solo te devuelve lo que pongas en él... A los que se sienten fuertes hoy porque gozan de juventud, recordarles que el tiempo avanzará, pues no puede detenerse, y mañana, si no hacemos algo hoy, estarán en el lugar de los que hoy se ven forzados a aceptar las embestidas airadas de semejantes especimenes... Seguir el nefasto juego de imitar patrones equivocados nos llevará por un camino de autodestrucción. Ser amables no puede ser, en forma alguna, sinónimo de debilidad y sí de fortaleza. Pensemos ... y ACTUEMOS! POR FAVOR...

tomyone dijo:

5

10 de noviembre de 2017

12:07:27


Dilbert , lamentablemente la epoca de los 4 piñazos al final de la sesion de clase en primaria y despues tan amigos como siempre termino y empezo otra mucho mas violenta , negativa y lamentable para los cubanos , todo esto esta colgado de la frustacion , los problemas de la economia y la falta de acometividad de las instituciones que deben encargarse de las soluciones , Graciela Pogolotti lo etiqueteo como la permisibilidad que raya en la ignorancia de los problemas que nos aquejan y que parece no importarle al Estado paternalista qye impusimos y ahora no tiene como parar la falta de solidaridad, apatia e incredulidad de la gente ante lo que es desviado y nos empeñamos en hacerlo ver normal. trabajo en un hospital y lo que veo eriza la piel , es raro el fin de semana que no llegen puñaladas y resultados de vendetas por celos, riñas, estafas o deudas de juego , con amenzas para los que no mueren en el acto realizado y la impunidad de quienes se creen que por tener dinera y pagar a corruptos no trendan consecuencias de sus actos y eso es lo peor de todo la impunidad que si profundizas las veras si no generalizadas si muy abundantes, ojala al sociedad logre controlar eso ella misma pues es probado que si las personas no tienen resueltos los problemas acogen mal o no acogen las principios y virtudes de la etica, saludos y recuerda que hay que hAcer algo practico, con decirlo no basta , solo mira CUBADICE, el publico ya esta planteando que no salga mas CUBADICE sino que salga CUBAHACE ,