ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

No, no voy a referirme para nada a la historia del primer bolero registrado que fuera escrito en tan temprana fecha como 1885 por el cubano José «Pepe»Sánchez (Santiago de Cuba, Oriente, 16 de marzo de 1856- 3 de enero de 1918). Me voy a referir a algunas de las manifestaciones de indisciplina social que aun cuando se ha insistido muchas veces y denunciado en estas mismas páginas, continúan estando presentes en nuestra sociedad y tal parece que la población y las autoridades competentes prefieren seguir haciéndose de la vista gorda.

Andando en estos días por barrios del Cerro, Centro Habana, incluso, Plaza de la Revolución, llamó mi atención la cantidad de nuevos colectores de basura derribados en el suelo y con huecos en sus paredes a pesar de estar totalmente llenos. Se sabe que personas inescrupulosas les roban las ruedas a estos colectores, por cierto, cuya restitución significa la erogación de altas sumas de divisas al país. Sin embargo, con los que me he tropezado las han tenido intactas.

Entonces, por qué destruir sin un objetivo específico estos útiles que solo traen salud a la comunidad.

Es cierto que muchas veces estos colectores permanecen llenos, repletos, en sus lugares de origen y no son recogidos a tiempo por la entidad encargada de hacerlo, o sea Servicios Comunales, por los motivos que sean. Pero eso no nos da el derecho a destruirlos, a voltearlos de manera irresponsable provocando además de la conocida suciedad y la fetidez, la multiplicación de vectores que podría causarnos un mal peor.

Y aún sin solucionar continuamos viendo –y sufriendo– en los ómnibus de transporte urbano a personas, sobre todo jóvenes, molestando a los pasajeros con celulares y otros equipos en los cuales ponen la música a tan alto nivel que en vez de causarnos satisfacción lo que hace es irritarnos.

Consumir bebidas alcohólicas en el transporte público es otra indisciplina social que se ve cada vez con mayor frecuencia.

Algunos hasta arrojan por las ventanillas los envases vacíos, sin importarles el daño que puedan causar a quienes circulen por la vía, sin contar que ensucian la ciudad.

El que algunas de nuestras calles, o muchas de las calles secundarias no estén en buen estado, que no se recoja con tiempo la basura, que en los establecimientos públicos no haya un cesto para recoger los desechos sólidos, no justifica una conducta impropia. Al contrario, allí donde estemos debemos señalar todo lo que atente contra las buenas normas de convivencia.

Perfeccionar la sociedad en que vivimos requiere de un mayor esfuerzo de todos, especialmente en la formación de conductas adecuadas, pues el desarrollo no está solo marcado por mejoras económicas, sino también por un ambiente de respeto y civilidad.

La indiferencia ante lo mal hecho no conduce a ese camino, al contrario. Por ello no podemos cansarnos, ni los ciudadanos ni las instituciones responsables de hacer cumplir ciertas reglas y normas, no importa que haya que volver sobre el mismo tema las veces que sea necesario. Ello, como dice Calviño, vale la pena.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Adilen dijo:

1

3 de noviembre de 2017

08:31:05


Ciertamente es denigrante ver como muchas personas no cuidan el ornamento público, ni los medios de transporte, paredes, etc., pero más duele ver cómo nos hacemos cómplices silenciosos de quienes lo hacen. La indisciplina social pulula entre nosotros, como bien dice Ricardo Alonso la música alta en lugares públicos, de transporte y hasta en el vecindario, palabras obscenas gritadas a todo pulmón en medio de la calle sin el rastro de asomo de disculpa de quien lo hace, así empiezo enumerar y no termino nunca. Lo que más me maravilla es que esas mismas personas indisciplinadas, cuando tienen la posibilidad de viajar a otros países son irreconocibles , pues están a tono con quienes le rodean, por qué , sencillamente las leyes son más fuertes para quienes violan los derechos de convivencia, hay cámaras de seguridad por todas partes, te demandan etc . Entonces quiere decir que no basta con las buenas intenciones de educarlos mediante las palabras o los medios informativos. Esto no va a parar hasta que por ejemplo el chofer de la guagua, el tren o el que pongan aseguren un viaje tranquilo a los que viajan la mitad de las veces por necesidad y se les haga responsable de lo que suceda en su medio de transporte.

Loriet dijo:

2

3 de noviembre de 2017

09:16:41


Buenos días ante todo, Ricardo creo que es muy atinado que se publiquen artículos como el suyo llamando al orden, la cordura y el respeto a los demás a partir del respeto al derecho ajeno y a los bienes sociales que son de todos, a pesar de que muchos piensan nop son de nadie, yo creo que los ciudadanos, como usted dice tenemos que incorporarnos a la acción de lograr que la sociedad funcione bien., para el bien de todos, pero tyambién es cierto que el llamado tiene que partir de que cada quien haga lo que le corresponde, Comunales debe cumplir su función con eficiencia y para eso tiene directivos que trampoco hacen lo que les toca: EXIGIR, los agentes del orden público tienen una función social muy importante: velar porque no ocurran indisciplinas socuiales y aplicar con todo rigor la ley, donde están los directivos que deben exigir esto, los inspectores integrales están diseñados para controlar que muchos procesos sociales funcionen bien, tampoco cumplen con eficiencia su labor sino por qué tantas violaciones de precios, estafas en las ventas, malas pesadas, etc, etc. Se trata, creo yo de que cada Institución se evalue desde los altos niveles ministeriales hasta la base y que pongamos el dedo sobre la llaga y no tendremos que lamentar el deterioro social que nos lacera y empaña un modelo social que tiene como fin supremo el bienestar humano.

Loriet dijo:

3

3 de noviembre de 2017

09:21:22


Disculpe olvidé un aspecto importante, la prensa debe ser más incisiva en el señalamiento crítico de los procesos donde se distorsiona la sociedad que aspiramos, no basta con un programa Cuba dice, que está necesitado de urgar en quien no responde cuandop Cuba dice, recordemos al apóstol cuando dijo que criticar no es morder, sino señalar con mano piadosa el lunar que ensomb rece la obra para mejorarla, a mi juicio la prensa no satisface a los ciudadanos en su papel crítico, está muy impregnada de decir lo que algunos quieren oir y nop lo que debemops decir para que el que no cumpla con sus funciones deje de ejercer el puesto que no ha sabido ejercer, así usted y los demás ciudadanos no tendremos que estar tristes y nuestro modelo se engrandecerá de tal form,a que será ejemplo de convivencia para todos.

manolo dijo:

4

3 de noviembre de 2017

09:24:52


La INDIFERENCIA e INCAPACIDAD OFICIAL sumada a la indisciplina social estan convirtiendo a La Habana (ciudad maravilla ????? ) en un gran vertedero y una sociedad semi-fallida... HASTA CUANDO ??? Espero que las nuevas autoridades que se elijan proximamente sean capaces de enfrentar esta situación que cada vez hace empeorar la imagen de la capital de TODOS LOS CUBANOS...

parker Respondió:


6 de noviembre de 2017

08:55:26

Me da la impresión de que cada vez que se habla de algo siempre se está pensando en la capital. Estas cosas a las que se refiere el artículo suceden a lo largo y ancho de nuestro pais , y no por pertenecer los medios de difusión a la capital quiere decir que estos problemas sean únicos de ella, esto es un problema Nacional, no Capital.

cubana dijo:

5

3 de noviembre de 2017

10:59:48


Los esfuerzos del gobierno, el pueblo decente y trabajador se ven lastrados por estas personas con conductas inescrupulosas y dañinas que proliferan en nuestras calles y barrios, hay que hacer cumplir las normas de convivencia y orden social, necesitamos un cambio en lo establecido en materia de contravenciones por estas conductas y un cuerpo de inspectores que respete su trabajo y lo cumpla.