ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Algunos dicen con orgullo «cumplimos todas las metas», y agregan datos estadísticos para confirmarlo. A veces, hasta escuchan el sonido, real o imaginario, de los aplausos, retocan la corbata inexistente y sonríen con satisfacción.
Resulta muy favorable la existencia de planes productivos, siempre que se correspondan con las potencialidades de los colectivos, pero en ocasiones no basta con alcanzarlos.

Las metas más favorables, las más luminosas, son esforzarse siempre al máximo y tratar de ser lo mejor posible en todos los aspectos, lo cual jamás debe significar competencias con otros.

Uno debe aspirar a la superación infinita, como trabajador y ser humano, consciente de la importancia de hacer y aportar, según los máximos de energía y capacidades.

Recuerdo la etapa en la universidad, cuando no importaba si convalidaban un examen sobre una materia determinada, pues uno estudiaba esa asignatura u otra, leía un libro o escribía hasta tarde, seguro de que lo más importante era aprender, aunque ya tuviera la máxima puntuación asegurada.

Garabateábamos ideas sobre papel o el aire, sentados en una escalera, un banco… o caminando por los pasillos de la casa de altos estudios. Nos sumergíamos en proyectos y sonreíamos con el entusiasmo de sentirnos útiles.

Hace poco una joven, muy bella por cierto, me aseguró: «lo que más admiro en una persona es su inteligencia», y sonreí.

«Yo valoro más el esfuerzo y el deseo de ayudar, sin importar las circunstancias», le respondí, y quedó en silencio.

Más allá de la preparación en escuelas, muchos aprenden con facilidad, simplemente porque nacieron con esa posibilidad. Resulta muy lamentable que algunos de ellos no sean voluntariosos, no apliquen sus conocimientos con esmero… y digan expresiones como: «A mí no me corresponde eso», «no lo hago porque no está entre mis funciones», «a mí no me pagan por cumplir esa tarea...».

¿Qué logramos con permanecer con los brazos cruzados, cuando tenemos la fuerza y la capacidad para aportar a favor de todos?

Siento algo especial hacia quienes expresan «yo voy», «yo lo hago»…, y se esfuerzan por lograrlo con calidad, aunque signifique más horas de labor. Resulta esencial cultivar la belleza, entendida como afán de perfección, bondad y pasión por el trabajo, la historia y el país, como pretensión permanente de contribuir a la excelencia en todo.

Por supuesto que el ejemplo debe comenzar por quienes guían colectivos, grandes o pequeños, pues es difícil que alguien se comporte de la forma sugerida, cuando su jefe no es consecuente con esa forma de pensar. No basta con hablar bonito y llenar papeles de buenas ideas. Ellos deben constituir paradigmas de entrega y dedicación, caballeros a favor de la unidad y los ambientes agradables, sin importar los horarios.

Cada centro laboral ha de constituir un grupo de amigos, una familia unida por el objetivo común de alcanzar éxitos colectivos, por eso es muy importante la comunicación y motivación interna, para aprovechar al máximo las potencialidades de cada quien, siempre con exigencia, señalando los errores y especialmente las maneras de hacerlo bien.

Sería muy favorable que cada ser humano, haga todo lo mejor posible, sin necesidad de mano dura, no por controles (aunque siempre serán favorables) ni por visitas de superiores.

Más allá de logros parciales, los objetivos más luminosos no tienen dimensiones. Los pasos deberán ser siempre firmes en el camino de la superación y las conquistas. Todos juntos y llenos de voluntad siempre llegaremos más lejos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

olga dijo:

1

26 de octubre de 2017

14:33:58


Excelente su articulo, coincido con usted que es posible y sobre todo necesario aprovechar las potencialidades .

Yb dijo:

2

26 de octubre de 2017

15:07:34


Muy interesante lo que comentas a veses hacemos las cosas en el momento de tener una visita y creo importante que hay que hacerlo en todo momento y ha toda hora y con la calidad requerida sin tener nesesariamente que esperar llegar ha este punto y lo que mas valoro es la honestidad y todos debemos ayudarnos mutuamente en un centro de trabajo y hay que saber de todo un poquito .Me encanto lo que escribiste se vive diariamente eso le toca a fulano hacerlo no ha mi y asi cosas por el estilo y pienso que tenemos que trabajar tanmto politica como idiologicamente para que algunas personas cambian esa forma de pensar estamos para ayudarnos todo

Revenge dijo:

3

27 de octubre de 2017

02:50:06


Yasel. Todos estamos en el el deber de ayudar y enseñar, porque lo poco o lo mucho que sabemos, se lo debemos no solo a nuestra inteligencia natural, sino a que alguien, previamente, compartio su saber con nosotrso. Asi me conduzco en la vida, y asi he enseñado a mis hijos. Sucede que nuestra sociedad es un poco paternalista e igualitarista, y sobre todo los jefes identifican enseguida al 'preocupado' y al 'lento'. Al 'preocupado' l eendilgan todo lo urgente,, lo importante, lo complejo... en fin, lo sobrecargan de trabajo para compensar lo que no hace el 'lento'. Sin pararse a pensar que el 'lento' casi nunca lo es por falta de capacidad, sino porque no dedica tiempo a superarse o no aprovecha bien la jornada laboral. Esta tambien la gente que enarbola sus problemas personales como justificacion para no hacer lo que le toca, pretendiendo hacer sentir culpable y con mas obligacion de asumir tareas al que no tiene una enfermedad cronica, hijos pequeños, adultos mayores ingresados, una casa a medio construir o alguna otra situacion que los afecte. Eso si, ni al 'lento' ni a la gente con problemas se les puede tocar su estimulacion, su salario o su divisa. Ahi si se sienten a la par de los demas y exigen que se les pague lo mismo, sin un quilo de menos. En conclusion Yasel, sin caer en el egoismo; si cada cual aspira al empleo u ocupacion que esta en capacidad de desempeñar, y si cada quien hace lo que equitativamente le toca, hay muy poca necesidad de estarse ayudando.

Romelia dijo:

4

27 de octubre de 2017

09:31:02


Muy bello, inmensamente real lo que expresa en tu escrito, todos debemos mirarnos bien por dentro de la forma como lo manifiestas, con esa claridad y trasparancia que lo haces, admiro tu talento, deseandote que continues con esa linda profesion que desempeñas demostrandole al mundo entero que todos justos y unidos podemos llegar muy lejos y lograr nuestro objetivo.

jose osmany dijo:

5

27 de octubre de 2017

11:30:31


Estoy de acuerdo al 100% con usted.