ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Tras casi tres horas de debates, alguien alertó que era tiempo de concluir la asamblea, no obstante con tono flexible comentó que aún se disponía de algunos minutos para escuchar a quien tuviese algo nuevo que aportar.

Sin apenas dejarlo terminar la frase, otras dos o tres manos resaltaron en el auditorio, entre ellas la de Juan Pérez, quien, aunque no quería ser reiterativo, 15 minutos después todavía castigaba a los presentes con ideas antes expresadas por sus colegas.

Como si no bastara, don Papagayo, el segundo que supuestamente tenía algo nuevo por decir, bombardeó a sus similares con frases memorables de héroes de la Patria, pues, al parecer, resulta imperdonable para este privar al resto de su dominio histórico y gran oratoria.

Así, colmada de reiteraciones innecesarias transcurren muchas de las asambleas de organizaciones políticas o de masas, balances anuales de empresas, y hasta reuniones vecinales, aun cuando estas últimas tienen un matiz más informal.

Resulta que cada día se hace más latente la necesidad que tienen muchos de escucharse a sí mismos, lo cual imprime un aire tedioso a no pocos espacios, los cuales deberían ser aprovechados para demandas oportunas y la propuesta de iniciativas concretas.

Ni siquiera escapan al vicio los más jóvenes, quienes siempre se caracterizaron por el desenfado y la osadía al hablar.

El síndrome del eco gana a diario más seguidores, por lo que es usual presenciar debates carentes de soluciones y en los que la síntesis y la precisión quedaron en la puerta, o más allá de esta.

Para muchos lo importante es sobresalir, o «anotarse otro punto con los jefes», aun cuando lo que tienen por plantear sea la mezcla de unas 30 intervenciones que le antecedieron.

Lo peor del asunto es que en no pocas ocasiones la persona que modera la actividad carece de la preparación suficiente para conducir el debate por un camino provechoso.

Entonces, el encuentro se vuelve el cuento de nunca acabar, en el que las reflexiones comienzan con frases como ¡Estoy de acuerdo con fulanito! ¡Me sumo al criterio de perencejo! o ¡Coincido con menganito!...

Mientras, las caras de quienes le rodean dibujan un evidente desinterés por aquel discurso manido que nada aporta.

Situaciones como estas provocan el rechazo de muchos por determinados encuentros en los que se requiere su presencia.

Pero la apatía nunca puede ser la solución.

Todo sería diferente si las reuniones tuviesen una mejor preparación, se extendieran solo lo preciso, involucraran a quienes realmente tienen cartas en el asunto, fueran dirigidas por personas preparadas en el tema en cuestión, redundaran en la propuesta de soluciones y abolieran las intervenciones reiterativas.

Claro, esto no significa privar a las personas del derecho a expresar sus criterios o «alertarles» con anterioridad respecto a lo que se puede o no hablar en la asamblea.

La capacidad de diálogo y la espontaneidad son dos de las grandes cualidades que tenemos los cubanos, sin embargo, todo debe tener su justa medida para evitar molestos excesos que se convierten, por lo general, en sermones y consignas vacías.

Resulta necesario despojar arraigadas mañas e imprimirle un tono fresco, renovador y práctico a los intercambios.

También se hace preciso socializar las mejores experiencias y analizar la forma de implementarlas en nuevos escenarios, a fin de contribuir al desarrollo económico del país, más allá de las palabras.

No se trata de negar el carácter democrático que ha caracterizado cada uno de los espacios de intercambio en la Isla o de silenciar la historia, sino de ir a la esencia de las cosas sin innecesarias reiteraciones y evocar frases memorables de los héroes de la Patria como preámbulo a reflexiones concretas y útiles.

Ello redundará en encuentros más fructíferos; seguramente todos los presentes lo agradecerán.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Barbarita dijo:

1

7 de julio de 2017

09:36:16


Interesante su trabajo, nuestro sistema socialista ha traído consigo las Reuniones sistemática y no todos los cuadros están debidamente preparados para dirigir una reunión y eso trae consigo la repetición de las cosas y el bla, bla, bla y se pierde el interés del objetivo de la reunión,muy bueno sería analizar su artículo en una preparación de cuadros

nelson raul dijo:

2

7 de julio de 2017

09:44:23


Buenos dias, soy un amigo tuyo del pre que cumple el mismo dia que tu y que siempre te dijo q ibas a coger periodismo y q ibas a hacer grande en tu profesión. Felicidades.

Jorky dijo:

3

7 de julio de 2017

11:58:30


Este trabajo es muy interesante por varias razones que veo desde mi punto de vista, tocas las causas que generan esta situación, la falta de preparación del que dirige la reunión, los que siempre necesitan hablar en todo los espacios para hacerse notar. esto trae consigo que se pierda el interés por el o los temas análisados debido a que el tiempo no todos estamos dispuestos de perderlo en situaciones como estas. Esta es una situación que se está generalizando mucho más de lo que podemos ver por eso se necesitan trabajos como este para alertar y accionar al respecto.

foro latinoamericano dijo:

4

7 de julio de 2017

18:21:41


Hola Darelia! Saludos fraternos, desde Suecia. Somos un grupo de latinos y vinimos hace muchos años a este país por razones que ya se habrá de imaginar. Agradezco el haber podido leer su artículo ya que gracias a su contenido pone palabras a lo que hemos querido expresar en el debate de ideas a nivel mediatico con gente que se dice ser "revolucionaria" y sin embargo propalan las "verdades del twitter contra la Isla". Argumentos como siempre sobran de un lado y otro. Es que hay gente que se convierte en eco de lo que otros dicen y en ese "eso que dicen" muchas veces con imagenes manipuladas van el veneno, la manipulación, tergiversación y más que engañan a otros buenos creyentes de las ideas de avanzada, humanas, históricas. Gente de "buena voluntad" es engañada o llevada justo o adonde quienes hacen esos "comentarios" justamente los quieren llevar. Foro Latinoamericano quiere contribuir al debate sincero, abierto, basado en verdades históricas, innegables y hacia adelante. Gracias por este artículo, pedimos su autorización para emplear ese término y citando su artículo periodistico.

Darelia Respondió:


8 de julio de 2017

12:22:40

Le agradezo a Foro Latinoamericano por leer mi artículo y encontrar en este un sustento para sus ideas. El periodismo cubano además de tener la misión de informar, tiene un rol esencialmente educativo, por tanto, todo lo que podamos aportar desde nuestra profesión para contribuir al mejoramiento de la sociedad forma parte de nuestro deber. Lamentablemente, en no pocas ocasiones nuestras reflexiones caen en saco roto, pero no podemos cansarnos, tenemos que seguir insistiendo y señalando aquello que nos afecta hasta lograr que cambie todo aquello que deba ser cambiado. También es cierto que en el mundo hay muchos que por un poco de dinero dicen cualquier cosa, aun cuando lo que expresan carece de veracidad, pero la mentira tiene “patas cortas” y al final la verdad se impone en esa carrera de la vida. Por mi parte, apoyo todos los debates sinceros, abiertos y sobre todo, basados en verdades históricas. Entonces, si mi trabajo puede ser un granito de arena en ese mar de cosas que tenemos que transformar, estaré satisfecha.

sergio dijo:

5

8 de julio de 2017

08:56:23


EL SECTOR EMPRESARIAL CUBANO ESTA ASFIXIADO CON EL REUNIONISMO Y LA PERDIDA DE TIEMPO POR PARTE DE LOS DIRECTIVOS CUBANOS QUE UTILIZAN GRAN PARTE DEL TIEMPO EN REUNIONES QUE EN LA MAYORIA ES PARA REPETIR HASTA EL CANSANCIO LAS COSAS,SE HABLA MUCHO DEMASIADO Y PARTE DE ESE TIEMPO DEBERIA UTILIZARSE EN LLEGAR HASTA EL OBRERO Y TENER MAS CONTACTO CON EL PUEBLO.NO CREO QUE SEAMOS CAPACES DE CAMBIAR ESTO,SON MUCHOS AÑOS CON ESTE SISTEMA DE TRABAJO.