ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«A mí no me corresponde esa tarea», «no lo hago porque no está entre mis funciones de trabajo», «a mí no me pagan por eso», son expresiones que escucho en ocasiones, y las palabras se adentran en mi interior para provocarme tristeza, circulan por las mareas del cuerpo, y diversas preguntas rebotan en mi mente, a un lado y a otro, al frente y atrás.

¿Acaso es necesaria una exigencia oral o escrita para hacer lo correcto? ¿Debemos encerrar nuestras labores en un cuadrado imaginario o ser lo más útil posible en todo momento?

¿Cuáles son nuestras responsabilidades como profesionales, obreros, estudiantes…, pero sobre todo como revolucionarios, como personas amantes de su nación e impulsores del progreso?

¿Qué logramos con decir «eso no me toca», y estar con los brazos cruzados, cuando tenemos la fuerza y la capacidad para seguir aportando a favor del colectivo y de Cuba, una nación con una importancia y un simbolismo mucho más grande que su extensión física?

La complejidad de los tiempos actuales exige mucha responsabilidad, inteligencia y voluntad de todos, como un equipo enorme de más de 11 millones de personas, capaces de conseguir cualquier meta.

Los deseos de avanzar son demasiado numerosos como para preferir la pasividad, el caminar con los ojos cerrados, el preferir el silencio antes que señalar un problema o el quedarse sentado ante cualquier necesidad o posibilidad de hacer algo favorable.

Esas no son alternativas para quienes en verdad queremos un país más próspero y podemos lograrlo, lo cual depende, en mayor parte, de nosotros mismos, de nuestra capacidad para construir, eliminar dificultades y seguir conquistando sueños.

La conciencia y la voluntad para ser protagonistas en todo momento, verdaderos seguidores del legado de Fidel y otros grandes de la historia, son fundamentales, con apego al concento de Revolución, expresado el 1ro. de mayo del año 2000 por el amigo, vestido con uniforme verdeolivo, y firmado por millones en este caimán de triunfos y anhelos.

Quienes guían los grupos, no importa el tamaño, tienen mucha responsabilidad. No basta con hablar bonito y llenar papeles de buenas ideas. Ellos deben constituir ejemplos de entrega, dedicación y voluntad a favor de todos, sin importar los horarios y aprovechando al máximo las potencialidades de cada trabajador, para lo cual es indispensable conocerlos bien, motivarlos, reconocer sus éxitos, mantener la exigencia y señalar los errores con fuerza, pero en especial indicar cuáles son las mejores maneras de realizar cada actividad.

Sería muy bueno que cada jefe sea un líder, alguien en quien los demás confíen, al cual respeten y quieran como un amigo, capaz de buscar y encontrar las soluciones más acertadas, preocuparse por ellos, abrazarlos o criticarlos según corresponda y jamás decir «es imposible» ante una tarea.

Ojalá cada cubano, cada ser humano, hiciera todo lo mejor posible, sin necesidad de «mano dura de otros», no por controles (aunque siempre serán favorables) ni por visitas de superiores.

Así tal vez eliminemos las «carreras de velocidad» para lograr en pocos días lo que era posible hacer antes con mucha más calidad y cultura del detalle, como refieren Federico Hernández Hernández, miembro del Comité Central del Partido y primer secretario en Granma, y Manuel Santiago Sobrino, presidente de la Asamblea del Poder Popular en ese oriental territorio, quienes, junto a otros directivos y el pueblo, tratan de alcanzar más éxitos y un desarrollo sostenible e integral, según las potencialidades de la provincia.

Comprendamos que la meta más luminosa es la superación infinita en todos los aspectos, más allá del cumplimiento de planes productivos o de realizar lo planificado para cada jornada laboral.

Uno debe ser lo mejor posible como trabajador y ser humano, sin comparaciones con otros, porque lo más importante es hacer y aportar lo más posible, según los máximos de energía y capacidades. Así cada uno será una especie de motor pequeño, parte de ese grande, que es Cuba, para continuar impulsando el progreso, con fidelidad a las esencias y de manera consecuente con el futuro deseado para nosotros, nuestros hijos y nietos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pepe dijo:

1

18 de mayo de 2017

21:59:27


en parte entiendo lo que dice tu articulo, pero hay veces que cuando las personas hablan asi es por culpa de los mismos Jefes, ya que ellos tratan a los subordinados como si fueran trapo, por eso siempre se escucha a las personas diciendo que esa no es tarea mia.

Revenge dijo:

2

19 de mayo de 2017

03:00:33


Estimado Yasel, yo estoy de acuerdo con Ud. Desgraciadamente, la mentalidad de que 'El Estado hace como que me paga, y yo hago como que trabajo', ha lacerado enormemente el concepto de responsabilidad individual en el puesto de trabajo. En nuestro sistema no existe la practica de despedir a nadie por negligente o incapaz - no se si suceda en el turismo ; y la unica opcion de un jefe que quiere que su colectivo funcione es hacerle la vida un yogurt al indolente A VER SI pide la baja. Pero si a est@ le conviene el puesto, por cercania a su casa, horario o cualquier otro motivo, hay que cargar con el. Que pasa? Que se sobrecarga de trabajo a los capaces y dedicados. Tambien el pobre desempeño de nuestra economia, y en general el bajo nivel de cantidad y monto de las inversiones como que 'oxida' las herramientas profesionales de desempeño. Todo esto lo estoy sufriendo yo ahora mismo, cumpliendo mision, al frente de un grupo multidisciplinario de especialistas. Tenemos compañeros muy entregados y capaces pero igual tenemos cada especimen! Personas con mas de 25 años de experiencia en su campo, que no saben elaborar un informe y que no tienen la menor nocion de lo que es el trabajo en equipo. Personas que de buena fe creen que les toca menos cuantia de trabajo porque no poseen los mismos conocimientos de idioma y computacion que los otros. Personas que se pasan el dia en las tiendas y navegando por internet, para despues decir que 'sacrifican' su fin de semana trabajando para ponerse al dia. Es muy penoso, no les estoy hablando de recien graduados ni de jovenes; sino de abuelos y padres, muchos de los cuales ocupan posiciones de directivo en Cuba. De acuerdo con su articulo periodista muchas gracias!

ismael zuaznabar dijo:

3

19 de mayo de 2017

04:09:42


Este comentario me parece haberlo leído como 100 veces. Organización es la solución

pbruzon dijo:

4

19 de mayo de 2017

07:27:06


Yasel,sonar no cuesta nada,pero lamentablemente el ser humano salvo un grupo de excepciones no funciona asi,el llamado a la conciencia es valido,pero las regulaciones y mano dura son insustituibles y necesaria,para mantener la disciplina , productividad y el orden social.

pablos Respondió:


5 de junio de 2017

08:45:08

Mano dura con los que cobran sin trabajar con los jefes amiguitos y novios , no con los que hacen su trabajo y se niegan a hacer el de los vagos ,el de los protegidos y el de los ineptos.

lucy dijo:

5

19 de mayo de 2017

10:29:13


yasel es como dice ismael zuaznabar la cuestion es la organizacion desde la cabeza que es el director y demas jefes que influyen en el comportamiento del trabajador cuando ellos aprendan a valorar el esfuerzo que nosotros los subordinamos hacemos por el tabajo realizado entonces yo por lo menos hago mi trabajo y el de otra persona si es preciso.

pablos Respondió:


5 de junio de 2017

08:48:06

Jamas sera valorado el trabajo del que se esfuerza por que todo salga bien ,se empieza por un favor y se crea la obligacion y por supuesto para que felicitar al que solo cumple con su deber si su trabajo es el de hacer el trabajo de todos incluyendo el del jefe.