ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En veinticuatro años de profesión periodística he asistido a centenares de «operaciones de rescate».

Desde los «valores» o los bancos de determinada arteria, hasta la enseñanza de los oficios o la disciplina social. Desde los frutales o la difusión de buena música en los medios, hasta el hábito de la lectura o el control en los centros laborales. Desde la tuerca K-5 al tornillo H-7. Desde el colador de agua hasta el clavo sin cabeza. Desde la medicina verde hasta el sexo protegido…

Siempre estamos «rescatando» algo en Cuba. Tanto se ha saturado el empleo del término en apoyo de campañas fugaces (o duraderas), que en determinados momentos se vacía de sentido, resulta  reiterativo, cansa por sofocador, aleja por manido, asusta por el arribo en cascada de más de lo mismo. 

Su sobreutilización contamina o corrompe el significado del vocablo, al cual solo debería apelarse cuando cumple su función.

Solo se rescata algo si antes fue secuestrado. Sin embargo, casi nada de cuanto vamos a reencontrar, salvar o «liberar», en realidad nos fue hurtado por nadie; sino que nosotros mismos lo dejamos ir de paseo en el tiempo sin boleto de vuelta.
Sucedió a consecuencia de la abulia, la desidia, el desinterés, esos raptos coyunturales que nos dan de cogerla con algo y olvidarnos de lo otro: la asistematicidad rampante.

También sucedió de manera puntual –sea justo decirlo–, como derivación, en ciertos casos, de la agobiante falta de recursos aparejada al periodo especial.

Por ejemplo, por citar uno de los de mayor repercusión social, el de edificaciones semiderruidas ante la ausencia de mantenimientos constructivos, reparaciones hidráulicas, pintura. Agravada su condición, además, por las numerosas indisciplinas de sus habitantes, quienes lo mismo construyeron corrales para puercos en los edificios multifamiliares que se burlaron de los planos originales al modificar estructuras internas, quitar lo que iba aquí para ponerlo allá; y con ello llegó el consabido desbarajuste que a la larga perjudica de más a bastante.

Todo duraría muchísimo más, y por ende prescindiría del ulterior rescate, si de manera colectiva trabajásemos en preservarlo.

No dañar los ómnibus, no poner los pies en las paredes, no arrojar desperdicios, no efectuar talas indiscriminadas, no prender fuego en bosques o campos…, en fin, tantas elementalidades que, pese a serlo, son irrespetadas por muchísimas personas, fruto, no pocas veces, de una incorrecta educación en el seno hogareño.

La familia, la educación y la cultura son la base de todo en el mundo conocido.

Todo duraría mucho más, y prescindiría del ulterior rescate, de concretarse acciones perfiladas a la sostenibilidad en el tiempo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

cubana dijo:

1

31 de marzo de 2017

12:26:36


Excelente articulo, no podemos seguir rescatando cosas cuando por determinadas situaciones se fueron de la mano, deben concretarse medidas que detengan el deterioro de valores sociales., morales y hasta humanos.

Julio Martínez Molina dijo:

2

31 de marzo de 2017

13:43:51


Cubana: Le agradezco sus palabras y concuerdo del todo en cuanto dice. Gracias, saludos del autor.

Leonardo dijo:

3

3 de abril de 2017

12:11:59


La falta de mantenimiento es nuestro principal problema...nos acordamos del mantenimiento cuando ya practicamente es "reconstrucción", sale mas caro reconstruir que mantener...entonces ¿por qué no se planifica y se exige el cumplimiento de esto?...el gran impulso de una obra en nuestro pais es en el momento en que se ejecuta y de ahí: ¡Adios y nos vemos cuando te estes cayendo....!!!

Rogelio Prada Garcia dijo:

4

5 de abril de 2017

01:32:44


La educacion laboral es mas que sembrar boniato. La economia socialista exige rigor en las etapas de industrializacion. Pondre algunos ejemplos en la istoria el desarrollo economico. Cuanto costo el ferrocarril central ?? Si, aquel que se hizo con ayuda sovietica. dudo que alguien pueda contestar con exactitud esa pregunta pero lo mas importante sera la moraleja que dejare para el final. Cuanto costo la autopista nacional ???? mas de lo mismo imposible contestar. Cuanto costo la fabrica de pilas de linterna con tecnologia japonesa ??? Cuanto costaron los barcos de la flota pesquera e altura y donde estan ????? Donde estan los autobuses urbanos e interprovinciales. Quiero que sepan que en otros paises nadie se da el lujo de hechar a perder un autobus, el ejemplo esta en que muchos de ellos despues de desactivados por tecnologia atrasada nos lo regalan y aqui se siguen usando. No sera que se siguieron todos los ciclos de mantenimiento y se les io el cuidado merecido ???? Podria pasarme el dia haciendo preguntas de este tipo, seria interminable. Esta es la demostracion de la falta de cultura laboral, eredada de los tiempos en que la filosofia de que los medios de produccion hay que mantenerlos y eso incuestionablemente exige gasto de mantenimiento, aspecto este que no se valora suficientemente a la hora de aprobar un proyecto de desarrollo. Hace dos semanas aproximadamente se hablaba en un articulo publicado en Granma de el plan de desarrollo agricola en la Islaa de la Juventud y en mis notas escribi entre otras unas lineas referentes a las escuelas en el campo abandonadas, y asi por doquier en nuestra querida isla se han ido abandonando infraestructuras que en su momento costaron muchos millones. De los centrales azucareros no hablare , esa historia es muy conocida. La moraleja es que la educacion laboral debe incluir el ciclo completo del producto productivo que debe incluir mantenimientos programados y reparaciones incluso prever los da;os producidos por factores naturales ( ciclones, tormentas, sequias , ect) siempre debe existir una bolsa de recursos destinaos para estos casos. Aunque lo mas importante siempre seran no los calculos, ni el dinero sino la forma e pensar y actuar de los trabajadores.

Se roban los materiales dijo:

5

5 de abril de 2017

15:51:35


Ojo, y otro problema muy grave que tenemos que las reparaciones o mantenimientos lo hacemos muy mal, una de las causas, y que todo el mundo lo sabe, es que en la mayoría de las brigadas los constructores se roban los materiales de construcción y, por tal motivo, aparentemente cuando la obra está terminada se ve muy bonita, pero: ¿cómo está al año de terminada? La vemos peor de cuando empezaron. Por ejemplo, en la 5ta Avenida en Miramar, Playa, en menos de 10 años 3 veces han pintado las fachadas y pienso que las deberían de pintar cada 6 meses, porque a los 6 meses no le queda prácticamente pintura a las edificaciones.