ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El asunto de la explosión decibélica constituye uno de los males contemporáneos que continúa afectándonos, muy abordado pero en verdad poco resuelto.

Se trata de una agresión fratricida, nacida de una triste combinación de irrespeto, incivilidad e ignorancia.

Los domingos son jornadas especialmente difíciles en tal sentido, mucho más que lo habitual. En 1931, el húngaro Rezsô Seress compuso una canción que hasta hoy se considera entre las piezas artísticas más amargas dedicadas al séptimo día: Gloomy Sunday.

Popularizada en los 40 del pasado siglo por Billie Holliday y conocida en la historia como «la canción del suicidio» (sobre todo a causa de sus características y el destino general de sus autores/intérpretes), Gloomy Sunday representa un réquiem a –¡vaya paradoja!–, una jornada bella, de unión familiar y solaz.

Pero en el epicentro barrial de algunas ciudades cubanas a veces da ganas de escuchar la canción del magyar cuando ese punto de encuentro –el exiguo rato semanal destinado al descanso, a la necesaria paz doméstica para que el equilibrio síquico del individuo no sufra alteración–, se ve afectado impunemente por quienes asaltan en solitario, o también en grupo, con su ruido.

Cuando lo último sucede, un domingo puede convertirse, bien, dentro de un edificio multifamiliar, en lo mismo de la conocida película Infierno en la torre: en fuego. La adrenalina salpica, el estrés revienta, la presión arterial asciende…
A menos que tengas la posibilidad de insonorizar tu apartamento, serás cautivo sonoro de las montaraces predilecciones musicales vecinales; por norma las más estridentes y agresivas. Esto es un denominador común: ninguna persona educada revienta los tímpanos colectivos de ese modo. Es algo que aprendí hace mucho.

Escuchando el repertorio amplificado –qué remedio queda–, el receptor pasivo con un mínimo de discernimiento detecta los estados anímicos de los enardecidos dj locales: el electrocardiograma romántico, si todo marcha a pedir de boca, si hay algo nuevo en el ambiente…

Alejandro García (Virulo) decía en entrevista con Juventud Rebelde años atrás: «Hay algo inquietante que está sucediendo en Cuba (…): la gente que tiene más dinero es, a veces, la de menor nivel cultural, y creo que hay unas tendencias marginales en la cultura cubana actual que me parecen preocupantes».

Son a veces ellos –gente de desproporcionada correlación entre luces y solvencia–, quienes adquieren equipos de potente audio, y arremeten incluso sin la percepción clara de que contravienen normas ambientales y autoflagelan su mismo aparato biológico. Aunque no solo los antes aludidos; aquí hay de todo.

Si esta indisciplina social no continúa reprendiéndose o analizándose con más fuerza de forma puntual en los lugares donde tenga incidencia –por los mecanismos instaurados y cuando sea el caso con el necesario apoyo de las fuerzas del orden–, poco habrá que ganar en una batalla donde los afectados somos todos.

Incluso se perjudican, a la larga, hasta a sí mismos, pues con su daño implican hasta su misma descendencia, que luego reeditará su comportamiento. Y así la cadena será eterna. Luchemos, colectivamente, contra esta.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jorge Díaz dijo:

1

10 de marzo de 2017

06:53:43


Por favor periodista,si en su seguro atareado trabajo tiene tiempo lo conmino a darse una vuelta por la central Termoelectrica Otto parellada, mas conocida por Tallapiedras cuando está funcionando para que vea y oiga lo dificil que es mantener las ventanas abiertas y cuando se disparan las válvulas de seguridad el ruido es infernal(sin exageraciones) Averigue con los vecinos.....QUIEN LE PONE EL CASCABEL AL GATO.

Yo Respondió:


19 de octubre de 2017

18:42:37

Magnífico su comentario, mire que se ha hablado de la contaminación ambiental en nuestro país y Talla Piedra lejos de desactivarla, en los últimos años lo que han realizado es tratar de aumentarle capacidad, una subestación al lado construida hace 2 años por la ECIE favoreciendo la salida de la misma, una remotorización o mejor dicho cambio de aditamentos, más salidas, ahora no soterradas, sino por postes, el ruido continúa infernal, me he detenido a observar por bastante tiempo que limpian las calderas, es decir tiran humo cuando el cielo está nublado pa embarajar o esconder la cantidad de contaminación que tira al cielo, Yo creo que no es conincidencia, sin dejar de contar que las casas aledañas están siempre llenas de ceniza negra dentro de la casa (el llamado polvo constante). Pero ese humo llega a veces a la plza de la Revolución, cubre a veces el capitolio, es para donde esté el aire. Cuando las válculas de seguridad de vapor se activan, sin mentir y pueden comprobarse con equipos de medición de decibeles, a dos cuadras, no se puede hablar con la persona que tengas al lado y tiene ciudad alrededor. Por qué ese ruido y esa contaminación no la mencionamos? Además la parte que está en deshuso bien fea, con paredes cuarteadas, cayendose ventana, eso si debería ser un museo de la electricidad porque fue la 1era en e país, pero no han dejado derrubar esa parte, ni han hecho más nada con esa parte. A mi entender y busquemos las normas internacionales y hasta las cubanas, yo creo que en estos momentos ya no existe ningún país que tenga termolectricas dentro de la ciudad con población tan cerca, es verdad que nuestro país no tiene un presupuesto para cambiar una termolectrica de lugar pero porque entonces intensificar sus prestaciones o mejorarla, convirtámosla en un museo.

sachiel dijo:

2

10 de marzo de 2017

08:20:24


A ver, periodista, haga como el profesor Néstor en CUBADEBATE, y proponga que los que leen envíen tres ideas para acabar con este tema del ruido a deshoras, a destiempo e hiperdecibelico, y después de esa tormenta de ideas, reúnalas y mándeselas a la Asamblea Nacional, a ver si hacen una Ley de Ruidos...

alfredo Respondió:


21 de marzo de 2017

13:11:20

¿Cuántos años tienen que pasar para que en la ASAMBLEA NACIONAL se den cuenta de estas y otras indisciplinas, ellos viven en Cuba y son cubanos.

cubana dijo:

3

10 de marzo de 2017

10:51:17


Se habla, se dice, parece que el poblema de la contaminación sonora cae en saco roto, muy buen articulo, la falta de consideración entre vecinos, el irrespeto a las normas de convivencia no puede continuar en nuestro país esperando por la conciencia de los que por diferentes razanesla han perdido, urgen medidas ejemplarizantes que frenen actitudes que se estan haciendo habitos de conducta

EB dijo:

4

10 de marzo de 2017

11:19:33


magnifico artíulo, pero es necesario dar a conocer que se debe hacer en los casos de vecinos que aún continúan acometiendo tal indiciplina a pesar de llamarle a la PNR hasta 4 veces en una misma noche, tiene presentada denuncias con el jefe de sector y se mantiene con el mismo comportamiento de irrespeto a las normas de convivencia y casualmente encaja muy bien en el comentario de Virulu en la entrevista citada.

Cypruz Respondió:


18 de marzo de 2017

15:25:34

Cuando un jefe de sector o un oficial de la policia o inspector publico, no actuan en circunstancias como estas, están infringiendo no solo las leyes establecidas, tambien el reglamento por el que deben regirse y el codigo de ética por ellos firmado.

Mulata dijo:

5

10 de marzo de 2017

11:35:25


Lo que hace falta es accionar, se conoce el problema, solo es aplicar lo que esta establecido, existen regulaciones al respecto HAGANLAS CUMPLIR.