ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La voluntad política muchas veces anda tres o más pasos por delante de la caminata social, siempre más lenta cuando de cambios se trata. Y no es cuestión de creernos que hemos descubierto el agua tibia, porque ya de eso se ha dicho mucho. Pero también sigue pasando mucho.

Nuestros máximos dirigentes nos convocan, nos exhortan, y muchos, especialmente aquellos ubicados en algún escalón intermedio de mando, hacen como si entendieran lo dicho, como si lo asimilaran y lo interiorizaran. Pero parecer, no es ser.

A la corta, terminan vaciando de sentido lo que debió convertirse en premisa de acción, en regla suprema a la cual asirse para avanzar. Las palabras se vuelven huecas, estériles de tanto repetirse de dientes para afuera. Sin calar hondo. Engrosan, desvencijadas, un glosario de consignas.

Si contáramos las veces que hemos escuchado que urge desterrar el secretismo, que es imprescindible el análisis transparente, que no hay peor cerco que el que nos construimos nosotros mismos, ya hubiésemos perdido la cuenta. Y tampoco hubiésemos podido seguirle el curso, por interminable, a esa lista otra sobre los actos, a disímiles niveles, y en todos los sectores de la sociedad, que contradicen esos llamados. Llamados de S.O.S, sobre todo para la construcción de un proyecto social, que como el nuestro, se sabe perfectible, se actualiza sin renunciar a sus esencias, y al que, siendo unánimes y acríticos… no siempre aportamos.

El debate a fondo, a camisa quitada, falta; pero falta, fundamentalmente, de cara a quien debe recibir la producción o el servicio que ofrece la institución, entidad o empresa en cuestión. De estas ausencias, vistas como raíz de los males, se derivan otras, no menos dañinas. Podríamos llamarles, las ramas de los males, que llegan a ser árboles, grandes como los baobabs.

Siguiendo por las ramas, que en este caso no significa ser superficiales, llegamos a uno de esos baobabs, que en algún sitio, ahora mismo, en lugar de árbol podría ser arbusto y bien valdría que se lo comiera una oveja.

Existen, por fortuna, aquellos directivos que no niegan el debate franco, el examen exhaustivo, se involucran, reconocen ante todos los problemas, buscan soluciones en colectivo, y progresan. Aquí, obviamente, no crecen baobabs.

Crecen, y son bosques enteros, allí donde los jefes evaden cualquier pronunciamiento crítico, no importa si es constructivo; o donde, si bien no huyen de los cuestionamientos, prefieren mantenerlos bajo su custodia, en «secreto».

Desde su filosofía, es mejor guardar la basura debajo de la alfombra, en especial si hay visita, y más aún si esa visita es la prensa. Y es cosa muy seria (grave), para quien lo hace, reconocer determinada falencia que, como parte de la mugre, debió quedar bien escondida.

Aunque la idea no es listar lugares y sí motivar a una reflexión colectiva, los ejemplos no son aislados.

Todavía no olvidamos a aquella trabajadora de un círculo infantil que fue cuestionada por compartir con nuestro diario problemáticas del centro; o aquel dependiente de un establecimiento de comercio que luego de reconocer irregularidades en la llegada de los uniformes, recibió señalamientos; y más reciente, lo sucedido con una funcionaria de un bufete con la cual, tras identificar insuficiencias en el trabajo en las provincias, se han generado disímiles tensiones.

No existen evidencias concretas que permitan asegurar que las declaraciones a la prensa constituyan las razones de las «represalias»; pero tampoco argumentos sólidos que lo contradigan. Al indagar, las respuestas siempre apuntan a un malentendido o a la casualidad. Pero me inclino por la causalidad.
Ante estas conductas perdemos todos.

Pierde, en primerísimo lugar, el pueblo, por no contar con instituciones capaces de transparentar lo que las lastra. Resolver algo, implica reconocer ese algo y asumirlo.

Pierden también las entidades, porque son cada vez menos quienes conservan las ganas de decir y hacer, de proponer.

Y pierde, por supuesto, la prensa, que cada día encuentra fuentes más reticentes, temerosas; lidia con entrevistados cada vez más pendientes de fungir como censores que de asumir sus responsabilidades; carga con los reclamos de una agenda pública distante de la mediática; y camina por la cuerda floja de la credibilidad.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Osquel dijo:

1

10 de febrero de 2017

07:34:38


Felicidades Yudi por tu trabajo, pero faltan muchos más de este tipo, y llegada la hora, ponerles nombres, gracias a la prensa se han resueltos muchos problemas y ha salido mugre como bien dices de debajo de unas cuantas alfombras.

RBD dijo:

2

10 de febrero de 2017

08:51:58


Yudy, como estos ejemplos hay muchos, pues no son pocos los que a la hora de enfrentar a la prensa en su centro de trabajo por cualquier motivo ocultan los problemas pensando que esto los ayuda y por lo contrario, es de gran ayuda, pues gracias a sólo aparecer en la prensa un centro de trabajo con tal o mascual problema se produce una fuerte campaña para arreglar de inmediato todo, no debía ser así, pero lamentablemente así se trabaja en algunos lados. Para no caer en esto hay que ser receptivo con los planteamientos de los trabajadores en las asambleas de afiliados y darle la solución que lleva cada caso. Te felicito por hablar sobre este tema muy popular en estos tiempos en los lugares donde no se quiere cumplir con nuestros deberes y con lo que está establecido.

Agusto dijo:

3

10 de febrero de 2017

09:50:31


Muy bueno el articulo pero creo que esos problemas nunca acabarán.

pablos Respondió:


16 de febrero de 2017

08:14:02

como , cuando y quien tratara de solucionarlo .se sabe como y cuando lo que falta es el quien que todos sabemos que es un poderoso movimiento sindical que no tenemos pues este se limita a cobrar sus cuotas y nosotros nos limitamos a pagarla y MAS DE LO MISMO

pablos dijo:

4

10 de febrero de 2017

10:02:55


hay que cambiar todo lo que debe ser cambiado se esta haciendo a la inversa o sea para mal y el secretismo nos come a todos su idea no es listar lugares pero entonces su critica justa deja de ser efectiva cuantos mentirosos nos sobran ,cuantas leyes y resoluciones nos frenan y nos atemorizan y sobre todo a que le tememos que nos hacemos complices aunque sin querer oimos los discursos de nuestros altos dirigentes y cuando llegamos al mercado o al trabajo es todo lo contrario a las orientaciones de los lineamientos pues estan vigentes las resoluciones y disposiciones del siglo pasado que ya en aquella epoca eran obsoletas y de eso se agarran muchas veces

rolando dijo:

5

10 de febrero de 2017

10:10:10


Estimada Yudi, mientras los problemas y quejas se sigan viendo de manera administrativa seguiremos iguales, debe existir un ente o poder independiente que sea capas de atacar los males de la socieda.

pablos Respondió:


16 de febrero de 2017

08:15:31

LA CTC ES PARA ESO NO PARA OTRA COSA PERO FUNCIONA A NIVEL DE BASE COMO SUCURSAL O ECO DE LA ADMON.