ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Retos, metas, logros, son palabras que nunca faltan cuando estamos en medio de ese tránsito temporal que implica la despedida de un año y la bienvenida del otro. Sopesar lo vivido en relación a lo que nos queda por vivir, es un proceso que entraña profundas reflexiones y sobre todo, visiones críticas para crecer como personas, como pueblo, como nación.

El 2016 es uno de esos años destinados a pasar a la historia, de los que se van con muchas fechas marcadas en su calendario, de los que dejan igual número de huellas en el corazón de la gente. Victorias aplastantes de nuestra dignidad sobre la injusticia, ejemplos de la fortaleza inquebrantable de nuestro pueblo, dolor indescriptible y fe en el futuro pudieran, bastarían para definir este periodo vivido, pero el recuento es saludable, y nada mejor para caminar hacia un mañana.

Le tocó a abril ser testigo de un momento crucial para trazar los rumbos de nuestra sociedad: el 7mo. Congreso del Partido Comunista de Cuba. Baste decir que desde allí se presentó al pueblo la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, y el Plan Nacional de Desarrollo Económico hasta el 2030, para entender la relevancia del cónclave en pos de la sostenibilidad de nuestro sistema.

Octubre campeó por su respeto en este año. Durante la noche del martes 4, la naturaleza bajo el seudónimo de Matthew y con forma de huracán, descargó su fuerza sobre el extremo más oriental de nuestro país. Cuando al fin se alejó de la Isla, millones de ojos humedecidos observaban el destrozo y algunos apenas podían creerlo. Pero tras el primer meteoro se desató otro aún mayor, uno llamado solidaridad, en el que los cubanos somos meteorólogos expertos y ese, vuelve a poner en su lugar lo que levantaron los vientos. Pero octubre no estaba conforme, quería aún más, y el día 26 nos compensaría con creces luego del desastre.

Ni siquiera los detractores de esta Patria dudan que lo sucedido en la organización de Naciones Unidas, en apoyo a la resolución cubana contra el bloqueo, pueda calificarse de histórico. La abstención imperialista fue la concreción del reconocimiento público, hecho con anterioridad por el presidente Obama, de que esa política había provocado, no el aislamiento de Cuba, sino el de su propia nación.

Sin embargo, tras ese nuevo paso, fruto del progresivo restablecimiento de relaciones entre ambos países, estuvo el batallar incansable del pueblo. De una isla que se volvió un «avispero», y que mostró al mundo los daños del bloqueo y la capacidad de los cubanos para salir adelante. Por eso, la de la ONU, fue una victoria de todos.

Como estos pudiéramos citar otros acontecimientos, enmarcados en algún sitio entre los 12 meses que se alejan. Pero si alguien me pidiera nombrar este año, utilizar una palabra que resuma lo que ha sido para los cubanos, yo sin titubear diría, Fidel. Este 2016, es el año de Fidel.

Quién no vibró de patriotismo al escucharlo en la clausura del 7mo. Congreso, donde todos los revolucionarios decidieron en silencio seguir en marcha indetenible como Martí, Maceo y Gómez. Cuánta alegría desbordó nuestro pueblo en su 90 cumpleaños, cuando le vimos aparecer entre aplausos en aquel tierno homenaje que le regaló La Colmenita. ¿Qué corazón puro no se estremeció de dolor en la noche del 25 de noviembre, cuando la noticia de su paso a la eternidad nos sorprendió a todos? Entonces volvimos a marchar con él, nos unimos al eterno joven rebelde en otra Caravana de la Libertad, que atravesó la Isla para retornar a la heroica Santiago de Cuba.

Un nuevo aniversario de la Revolución nos espera, de esta obra social que magistralmente definió Fidel, de esta epopeya que hace mucho dejó de ser de Cuba para ser del mundo. Decimos adiós al 2016 y recibimos a su sucesor de brazos abiertos, porque tenemos sobradas razones para construir futuro, para mantener en pie esta Cuba, la que queremos para nuestros hijos, y los hijos de sus hijos… Porque a pesar de la incertidumbre en que vive la humanidad, a pesar de las encarnizadas luchas por ocupar las sillas del poder en los imperios del planeta, nosotros, seguimos de pie, nuestra unidad no se ha resquebrajado y esos son motivos, más que suficientes, para decirle al 2017: ¡Bienvenido!

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ezequiel dijo:

1

30 de diciembre de 2016

16:37:01


Seremos como fidel!

Krlos051282 dijo:

2

2 de enero de 2017

07:12:30


Con el arribo del primero de enero de 2017, a 58 años del triunfo de la Revolución Cubana, el compromiso de todos los cubanos de ser fieles el legado de nuestro invicto Comandante en Jefe y junto a Raúl y la generación histórica continuar la obra de la Revolución... VIVA FIDEL, VIVA RAÚL, VIVA LA REVOLUCIÓN, FELIZ 2017

francisco Respondió:


4 de enero de 2017

09:44:45

Si, amigo Krlos051282, que vivan el Gigante Fidel (los grandes de verdad nunca mueren). Raúl y la revolución cada día mas socialista.

rfh dijo:

3

2 de enero de 2017

08:38:54


yo soy fidel

Leony Medina dijo:

4

3 de enero de 2017

08:48:28


Desde Santiago seguiremos fieles al legado de nuestro invicto comandante en jefe FIdel Castro Ruz.

Razor dijo:

5

3 de enero de 2017

15:46:05


Nuestro comandante en Jefe estara en nuestros corazones por siempre VIVA FIDEL.