ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Somos construcciones. Edificios de nuestras herencias paternas y maternas, de lo que leemos, de lo que aprendemos, de quienes nos acompañan en el camino, de lo que amamos. Somos, por eso, también resultado de nuestros maestros.

Detrás de cada gran hombre, puede haber una gran mujer, pero siempre hay un maestro, de profesión o vocación, a veces las dos juntas. Martí tuvo a Mendive, Bolívar a Simón Rodríguez, Alejandro Magno a Aristóteles.

Nos marcan, para bien o para mal, porque hay de todo, aunque hoy solo quiero hablar de los buenos: ya los malos tendrán el olvido y la mueca.

Yo los conocí, a esos, los mejores. Guardo sus nombres y sus rostros. Los saludo cuando los veo en la calle, los abrazo. Ellos me retribuyen dibujándome mejor de lo que nunca fui. Yo les agradezco el recuerdo, a fin de cuentas, cuántos niños pasaron por sus manos, a cuántos dijeron lo mismo que a mí, cuántos buenos, regulares y malos alumnos conocieron.

Ellos fueron, a veces, mi columna, cuando todo lo demás se desvanecía, cuando los tiempos eran tan malos que no era posible imaginarlos peores, y cuando contra toda lógica, lo fueron.

Algunos se fueron, se volvieron gastronómicos o se sumaron a las plantillas anónimas de alguna institución, trabajadores por cuenta propia o albañiles, o más lejos, lejos de escuela, alumnos y país.

La mayoría se quedó. Permaneció a pesar de todo, que en mis años de estudiante era mucho. Lo sé, soy capaz de reconocerlo ahora. Valoro cada gota de sudor estampada en su ropa, la hora de sueño robada para llegar puntual al aula, la inusual belleza de las uñas sin pintar de quien no tuvo un fin de semana lo suficientemente largo, las noches calificando pruebas y comprobaciones, la pulcritud de sus ropas, el rostro bien afeitado, el patriotismo sin grito ni consigna, la sonrisa, el sí puedo, la capacidad de soñar, de soñarnos mejores a todos y cada uno de quienes fuimos sus alumnos.

No habrá sido fácil para ellos. Lo sé. Entonces no era capaz de percibirlo, ellos simplemente no me dejaron sentir sus tormentas. Fueron cobija a toda prueba, aunque quizá por dentro cargaran torrenciales.

Construirnos, ladrillo a ladrillo, valor, saber, ingenio, confianza…, fue su misión sagrada, la de todos, los de antes y los de ahora, la misión de los buenos.

Y buenos siempre hay, y habrá, no importa que no sean exactamente iguales a los de mis recuerdos: a fin de cuentas, tampoco son idénticos los tiempos, la sociedad, los valores, el mundo, la familia, la idea del triunfador, de lo que es importante en la vida.

No la tienen fácil estos tampoco, como aquellos. Pero no temo. Los he visto crecerse cuando entienden que son constructores de almas, y transformarse en árbol de copa generosa.

Son de una sola estirpe, esos maestros buenos, y se reproducen, quizá sin proponérselo. Así es que confío: A la sombra de cada gran maestro, florece otro igual de bueno, o mejor: así es y será. (Tomado de Venceremos)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

La More dijo:

1

23 de diciembre de 2016

09:00:28


La educación, quién no lo sabe, es una obra de infinito amor y mucho amor a la profesión es lo que se necesita en estos tiempos para educar a las nuevas generaciones. Felicito a todos los maestros que de una forma u otra se mantienen en el sector poniendo en lo más alto de la cima las ideas del excelentísimo maestro de todos los tiempos nuestro querido Fidel.

anonimo dijo:

2

23 de diciembre de 2016

11:57:26


FELIZ DIA DEL EDUCADOR PARA LOS MAESTROS DE CUBA

el luisi dijo:

3

23 de diciembre de 2016

11:59:46


Bellas las palabras de La More nuestro gran maestro es FIDEL

francisco Respondió:


24 de diciembre de 2016

06:30:27

Forista el luiso, usted lo ha expresado excelentemente: nuestro eterno Gigante Fidel es (siempre en presente) maestro de maestros. Soy maestro y tengo muchoso maestros en mi familia, y todos hemos aprendido mucho de su ejemplo, donde se conjugan perfectamente pensamiento y acción. Y así debemos actuar todos los maestros.

yusbamny dijo:

4

26 de diciembre de 2016

12:42:02


soy de los maestros que un día en el 2012 decidí tomar el camino de enseñar desde otra perspectiva, hoy no estoy en el sector pero vivo orgullozo de ser educador y sigo impartiendo conocimientos en el Ministerio de la Agricultura. Felicidades a todos

Raiko Borroto Andarcio dijo:

5

26 de diciembre de 2016

13:05:30


Los maestros... "herramientas útiles de nuestra sociedad" Así los caracterizo en estos tiempos, son constructores del mañana, reparadores de sueños, protectores del futuro de cualquier nación, y aun cuando en esta fecha, ya ha pasado un buen trecho, creo que es válido el comentar lo importante que son para la vida, no solo de nuestros niños y jóvenes, sino para todos aquellos que quieren aprender. Para los maestros de toda Cuba, llegue mi más sincero reconocimientos: Felicidades Educador.