ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Ni plazas ni calles con tu nombre. Ni efigie donde ponerte flores. Alejado de la frialdad de las estatuas. Distante de mármoles y bronces que, inertes, ha de erosionar el tiempo. Tus ideas multiplicadas en los hombres, ese será tu monumento.

Aborrecías cualquier asomo de culto a la personalidad, cualquier ex­­ceso de veneración, porque es co­sa de grandes parecer no serlo y de­jar atrapadas las glorias, sublimes o épicas, en pequeños granos de maíz. La continuidad está en plantarlos.

Soy de las que imaginó, al menos una escultura, vestido de guerrilla, trepado sobre cualquier montaña de la Sierra, con la vista posada allá bien lejos, dicen que en el futuro. Allá donde solías ir y volver.

Mientras duró tu peregrinar por cada sitio que antes bautizara de li­bertad la caravana, se fue haciendo mayor el mito de la inmortalidad, de la presencia eterna, sin encumbramientos o idealizaciones que olviden el material con que se hacen los héroes: carne y hueso.  Se fue ha­ciendo más claro cómo un hombre se hace pueblo, cómo la historia lo re­verencia y cómo sus ideas, to­das, nacen de lo justo.

Y se me fue haciendo menos ne­cesario ese espacio singular donde adorarte.

A fin de cuentas, mili­métri­ca­men­­te diseñado, no existirá, más allá de esa roca con un corazón de cenizas tuyas. Pero existirá Cuba, toda am­plia para echar tu suerte, con ca­da una de sus esquinas y ca­lles para recordarte.

Cuando veamos una concentración inusual o una cola extendida nos preguntaremos si es que vas a hablar; cuando sepamos de alguna injusticia o de alguna respuesta dilatada diremos que en tu tiempo, eso no habría ocurrido, al menos si tú lo sabías; cuando queramos ir a la raíz de los problemas, entenderlo todo, y arriesgarlo todo por salvarlo todo, diremos que eso era lo que hacías. Y seguirás naciendo en todo aquello que nos sea fatuo, en cada obra perfectible que nos dignifique.

Desde mucho antes de tu partida, muchos eran los que, colgados a tu cuadro en la pared, te pedían mi­lagros como se le pide a un Dios, o le pedían a un Dios que te cuidara, que te diera salud y vida larga, porque tu existencia era un anclaje para la fe. Ahora habrá poco que pedir y sí mu­cho por hacer. Y los «milagros» ha­bremos de construirlos con las mismas manos.

Decía Raúl Torres en su canción, himno de estos días, que se había visto cabalgar «delante de la caravana, lentamente sin jinete, un caballo para ti». Y a caballo anda Changó, ese orisha de la fuerza y la justicia que festeja la religión Yoruba, justo cuando decidiste darle vida de guerrero a una roca.

No habrá escuela, hospital o avenida con tu nombre. Un país será tu monumento. Un país echando pa’­lan­te.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Marta Alejandra dijo:

1

5 de diciembre de 2016

02:34:51


Qué hermosa nota, tan sentida. La imagen correcta. #YoSoyFidel sin haber nacido en Cuba. No tienen importancia las fronteras en la Solidaridad. Y es seguro que #Cuba será su Monumento. #FidelEsCuba.

Angélica dijo:

2

5 de diciembre de 2016

08:50:54


Sencillamente, hermoso. Cuba será tu monumento, Fidel.

odalis Martínez Bueno dijo:

3

5 de diciembre de 2016

10:49:28


No podremos hacerte monumentos, estatuas, busto, no podremos nombrar calles, escuelas, hospitales con tu nombre, no importa, desde hace mucho hemos levantado monumentos y altares en nuestros corazones, hace mucho, que hasta para los ateos como yo, te has convertido en San Fidel. Sabemos que nunca te ha gustado el culto a la personalidad pero, el idealizarte, es más fuerte que nuestra propia conciencia. Por naturaleza, el hombre necesita creer en algo, tener donde reafirmar esa creencia. El Apóstol en Santa Efigenía, en la la Plaza de la Revolución y en cada busto de escuela, hospital, el Ché en Santa Clara y en cada monumento erigido a todo lo largo y ancho del país, Camilo, en el inmenso mar que nos rodea. Para mi tus monumentos serán cada Caguairán y cada Cedro que crezca en nuestra hermosa y heroica tierra.

Yaniuska Respondió:


5 de diciembre de 2016

12:19:36

Sabias palabras, Fidel es CUBA y por eso hay un monumento en el corazón de cada cubano, ademas todos los dias nace un Fidel Alejandro para continuar sus ideales..

Yaniuska dijo:

4

5 de diciembre de 2016

13:58:02


Nosotro somos tu monumento.

amelia dijo:

5

5 de diciembre de 2016

14:13:42


asi sera comandante, tal y como ha dicho la autora en su escrito, #FidelEsCuba.

Luis Massagué Respondió:


12 de diciembre de 2016

15:59:32

Muy linda la nota, en cada niño que nazca, en cada enfermo que sane, en cada discapacitado que se atienda, en cada obra que siga naciendo en nuestro verde caimán estrás por siempre FIDEL.