ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Esta vez la música ganó y la televisión también. De un año a otro Sonando en Cuba dio el salto que se esperaba en un programa de participación que se propone defender los géneros de la música popular cubana, promover sus valores entre los jóvenes, y, al mismo tiempo, replantear desde una perspectiva propia un tipo de espectáculo que venía ha­ciendo falta en el diseño de las transmisiones televisuales del fin de se­mana.

Habrá quien a esta hora esté de acuerdo o no con el resultado del certamen. Particularmente no le tengo mucha confianza a los concursos, pues el arte no es asunto de tiempos ni marcas. Otra cosa bien distinta son las necesarias jerarquías, a partir de conceptos y calidades.

En tal sentido las finalistas y la ma­yoría de sus compañeros asumieron repertorios y modos de hacer profundamente comprometidos con la tradición y sus actuales desarrollos. De la trova a la canción contemporánea y del son a la timba, sin olvidar cantos rituales cubanos de origen africano, en una equilibrada combinación de respeto al legado insular y de proyección personal, lo que se escuchó en la jornada final fue consecuencia de una siembra cultivada a lo largo de una temporada mucho mejor pensada que la de la entrega anterior.

Detrás de ello estuvo la inteligencia colectiva en la preparación del evento: la ductilidad de los concursantes al asimilar un entrenamiento acelerado (aunque, obviamente, in­suficiente), la responsabilidad de los mentores (Mayito Rivera, Haila y Pau­lo FG, creador del proyecto), la solvencia de la orquesta acompañante, y el aporte de diversos especialistas en el asesoramiento e instrucción de los prospectos.

Estoy seguro de que los 24 jóvenes concursantes —unos más que otros, desde luego— registraron un proceso de cambios y crecimiento espiritual. En su mayoría no partían de cero; las tres finalistas, por ejemplo, ya se habían probado. Pero nunca habían encarado un desafío de tamaña envergadura.

No hay que hacer demasiado caso a uno de los reclamos publicitarios del espacio que aludía a la búsqueda de «la nueva voz» o «la voz de oro» de la canción cubana, porque, a fin de cuentas, comenzaron a esbozarse en el horizonte nuevas voces —sí, en plural— que se transformarán en realidades solo en la medida que el estudio, la constancia y las convicciones artísticas maduren.

Por cierto, ese fue un mensaje en el que insistió la maestra Argelia Fra­goso, que compartió labores en el ju­rado con Adalberto Álvarez, Diana Fuentes y el puertorriqueño Víctor Manuelle. Ojalá todos le hagan caso.

La interpretación de la música po­pular en nuestro contexto se halla ur­gida de mayor rigor profesional y eso pasa desde la recuperación del papel del repertorista hasta el desarrollo de un pensamiento artístico, pa­sando, claro está, por el dominio de elementales recursos técnicos y expresivos. Abundan los que gritan y no cantan, los que imitan y no crean, los que confunden un minuto de fama con el triunfo del talento y a revertir estas nefastas tendencias puede contribuir Sonando en Cuba, siempre que cada meta sea un punto de partida.

Podrá revisarse, de cara a una tercera temporada, el método de selección y evaluación de los aspirantes y la pertinencia o no de mantener los agrupamientos regionales, pero no se puede negar la importancia del alcance nacional del concurso y la implicación de los públicos de cada territorio con la idea de poner por delante a la música cubana.

En otro orden, Sonando en Cuba dejó en términos televisuales un sal­do decoroso. La puesta en pantalla de Manuel Ortega consiguió una bastante balanceada visualidad y un ajustado ritmo. Atrás quedaron las cenizas del deplorable reality show —prefiero hablar, para bien o mal, de telerrealidad— prevaleciente en la ver­sión anterior, para dar paso a una aceptable conjunción de presentaciones musicales y exposición de contextos. RTV Comercial, con la ayuda de mu­chos, se empleó a fondo para sacar a flote el proyecto y atemperar el programa al pulso de nuestra realidad, como cuando se sumó al rechazo unánime al bloqueo o compartió solidaridad con los damnificados del huracán.

Con todo en algunas ocasiones la trama se dejó ganar por la manipulación sentimentalista y ciertas concesiones al populismo y el mal gusto.

Jorge Martínez en la conducción se afincó en su versatilidad y en cada emisión se fue superando a sí mis­mo, hecho más evidente aún en su compañera Yasbel Rodríguez, quien desterró en lo posible los desaguisados ostensibles en sus incursiones iniciales.

Al cuidar los detalles se fue corrigiendo el tiro. Un ejemplo: del detestable empleo del vocablo coach al mucho más nuestro mentor; de la manía a quedarnos sin palabras a las palabras dichas en su justa me­dida.

Dos conflictos tendrá que resolver Sonando en Cuba en lo inmediato. Si bien la articulación entre los procesos de formación y búsqueda de talentos vocales y el acceso al mercado artístico y laboral requiere de mecanismos más flexibles y desprejuiciados a es­tudiar y adoptar por parte de los organismos e instituciones competentes, un programa de televisión no debe ni puede ser la solución, y menos presentarse como la única alternativa. El tono airado y desafiante de uno de los mentores al pronunciarse sobre el tema nunca debió admitirse.

También los responsables del programa, si pretende cimentarse como proyecto cultural, se verán abocados a definir cómo encajará su anunciado redimensionamiento internacional con las premisas conceptuales que lo animan.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dornes dijo:

1

1 de noviembre de 2016

00:55:00


Me ha gustado la segunda temporada, en lo particular he visto mayor calidad que el año anterior. Si bien Yulaisy Miranda convenció, en mi opinión particular me gusta mas la voz de Dayana Batista. Lo que no me gustó fue que no se diera un segundo y tercer lugar como corresponde a la entrega y esfuerzo personal, debarian los segundos y terceros lugares recibir premios en correspondencia con el lugar alcanzado, no sabe nadie ni imagina lo que estar tanto tiempo bajo ese intenso stress. Lo que no me gustó fue el comportamiento de Mayito Rivera en esta gala final, hay que recordar que este programa se trasmite a otros países, hay que desterrar de una vez el regionalismo, había que recordar que no era necesario tanto alboroto, si tiene luego la oportunidad de celebrar con su candidata, ni siquiera soy del centro ni de oriente, soy occiidental como el pero no se puede empanar una gala de premiación con su actitud. La compañia de baile estuvo bastante bien en escena. Es mi humilde opinión. Hay que conservar la modestia.

Alain Respondió:


1 de noviembre de 2016

14:52:05

No critiques la actuación de Mayito, al ganar su concursante también gana él, porque vio el resultado de su dedicación y entrega durante todas estas semanas, o acaso Ud no vio cuando dieron electa la region Oriental como la más popular!!! no vio que Paulito casi se babea,,, póngase ud en la posicion de mayito para q veas cuanta emoción y alegria sentiría. Saludos

madelaine Respondió:


1 de noviembre de 2016

17:09:57

mire compañero dornes no hables de esa manera de mayito porque el se merecia festejar todo lo que le diera la gana ya que su concursante fue la que gano a pesar de todos los obstaculos que tuvo que pasar incluyendo que salio de un hospital para cantar y lo hizo fenomenal.no podemos negar como dices tu que dayana tiene una voz muy bonita pero yulaysi tiene viz carisma y sobre todo sabe dirgirse al publico como toda una profecional ,entonces no critiques tanto y ponte a pensar un poco en lo que digo.

aaa Respondió:


3 de noviembre de 2016

09:35:01

madelaine claro que profesional si es que yulaysi a participado en orquestas ella ya le pagaban a diferencia de Dayana que es amateur

Gisela dijo:

2

1 de noviembre de 2016

07:08:18


Pedro me parece que lo importante no fue çel tono arido y desafinate de uno de los mentores,lo importante es buscar las causas porque lo dijo.

cesar dijo:

3

1 de noviembre de 2016

07:33:18


en mi opinión sonando en cuba es lo mejor que tiene la tvc en estos momentos y una ves mas se demuestra que cuando se quiere se puede , la única pega que le pongo es que solo tratan géneros como l salsa que no me gusta nada jajajaj

Argenio dijo:

4

1 de noviembre de 2016

07:46:34


Ganó una vez más Cuba. Felicidades.

LIA dijo:

5

1 de noviembre de 2016

07:50:19


un programa bien logrado daba deseos de sentarse frente a la tele para verlo , las concursantes MARAVILLOSAS LAS 3 CUALQUIERA QUE GANARA ESTARIA BIEN ,NADA QUE VER CON LA COMPETENCIA DEL PASADO AÑO EN ESTA COMPETENCIA HSTA LOS ELIMINADOS TENIAN TREMENDA CALIDAD VOCAL

norber Respondió:


1 de noviembre de 2016

10:03:18

CReo que si, el programa está muy bien creado. EL escenario, creo que es el primero en vida que veo que se paresca a uno de los de "afuera", es decir, a cualquier otro escenario con la iluminacion requerida, y los detalles bien arreglados. Lo unico que no comparto es el jurado que fue escogido, a veces con tan pocas palabras para decir dando como resultado el chiste del personaje Panfilo con el diccionario. Y de mayito excelente musico solo decir que detrás de toda esa educación que intentaba mostrar se escondia otra cosa, la cual fue mostrada el ultimo dia que al parecer quien gano fue el y no la joven de buena voz, tanto asi que ni se podia controlar.. creo que se deberia tener un poco mas en cuenta que el espectaculo es para la televisión donde existen malos, medio y buenos televidentes y no para la calle. Bueno el programa estuvo muy bueno, luego de muchas criticas que pueda recibir tanto malas como buenas pero que creoq ue deben de ser constructiva siga mejorando para que que le de a los cubanos "algo mas" para ver, y que se divierta e identifique como lo hicieron con este.

Isabel Respondió:


1 de noviembre de 2016

11:55:13

Lia, estoy muy de acuerdo contigo, la tele nos invitó esta vez para deleitarnos con algo muy bueno, como sabemos hacer los cubanos.

miguel Respondió:


2 de noviembre de 2016

15:45:53

yo pienso que esa 24 persona que pasaron por ese bello lugar todas son maravilloso artista por el valor tan grande al pararce frente a las camaras y el publico para mi todos son ganadores solo por su corraje

yayi Respondió:


3 de noviembre de 2016

12:49:23

Estoy de acuerdo con la opinion de Lia siempre existen opiniones a favor y en contra pero creo que este año todo estuvo bien logrado el Espectaculo cada semana proponia algo nuevo y los concursantes se superaban cada vez mas los mentores lo hicieron muy bien cada uno con su estilo y su forma de ver las cosas pero en fin las tres finalistas con muy buena calidad cualquiera de ellas en mi opinion merecia el premio y la que gano estuvo fenomenal felicidades para ella y para Mayito que es un fiel defensor de la musica cubana y no tiene nada de ridiculo ni exagerado la explosion que sintio al saber que su concursante resulto ser la ganadora es normal le da la garantia que realizo muy buen trabajo con todos los de su region y salio victorioso. En fin felicidades para todos y para la musica cubana.