ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

“¿Ves si tengo razón? Tú no me ayudas en nada  —se queja enojada y en exigente tono la adolescente—  mañana tengo que entregar el trabajo y todavía no me lo has hecho”.

Penosamente exhausta, por el intenso ritmo laboral, más la agobiante sumatoria de quehaceres en el hogar sin la correspondiente ayuda, la madre apenas atina a suspirar, toma el bolso y enrumba otra vez hacia su empresa, para bajar de Internet (tal vez de la misma Ecured que la muchacha tiene en su escuela o cerca de allí, en el Joven Club de Compu­ta­ción) los contenidos que seleccionará, redactará e imprimirá para que la hija cumpla la tarea y se mantenga entre los mejores alumnos de su colectivo.

¿Quién niega que sucede así en una buena cantidad de hogares? Supongo que nadie.

¿Ocurría de ese modo 30 o 40 años atrás? Muy poco o nunca.

¿Es esa dañina tendencia o práctica expresión de fraude? A mi modo de ver, sí.

Quizá no todo el mundo coincida con tal punto de vista. Yo solo invito a meditar si se aviene a los objetivos de la Educación cubana que un estudiante presente como suyo el trabajo que, prácticamente de principio a fin, le ha hecho el padre, la madre, el tío, la abuela…

En primer lugar, es un engaño al profesor, quien, por cierto, debe estar apto para determinar si el estilo de redacción, profundidad del contenido y presentación general del material, coinciden con lo que habitualmente él aprecia en clase.

Y es, sobre todo, un autoengaño que mañana, en el recinto universitario, o después de la graduación, cobrará amargo precio para el estudiante (huérfano de conocimientos e incapaz de valerse por sí mismo para investigar, enfrentar y resolver una situación determinada), así como para la familia, que solo entonces “despertará”, demasiado tarde, frente a la ya irreparable deformación.

Acerca del asunto he hablado con varias personas y hay quienes remontan los orígenes del fenómeno a la complejidad, envergadura o falta de claridad en las tareas que, desde la enseñanza primaria, sin excluir luego a la secundaria básica, orientan algunos maestros, a veces imposibles de realizar por los alumnos solos.

Ello, sin embargo, no justifica nada. Usted puede AYUDAR a la niña o al niño, facilitarle incluso elementos, ideas, argumentos, pero no hacerle íntegramente el trabajo. Puede usted indicarle dónde y cómo buscar información, de qué modo redactar, cómo darle no solo elegancia formal sino también consistencia y rigor al contenido.

Pero incurrir en el facilismo y en la errónea sobreprotección de hacerle todo a su hijo, puede conducir, sin remedio, al fraude en clase cuando por sí mismo no sepa qué responder, o al  “copia, corta y pega” con que a veces el plagio campea entre investigaciones, tesis y otros espacios, no precisamente en las enseñanzas media, técnico profesional o media superior.

Seguro estoy de que si ahora le aplicamos una encuesta a mil padres, los mil condenarán la repudiable práctica del fraude, por considerarla ajena a los valores de una sociedad como la que queremos edificar.

La otra pregunta, en cambio, sería: ¿Pero, en el plano individual, usted lleva, de verdad, a fondo esa convicción en casa?
Quede, la respuesta, como tarea… para usted y para su hijo. (Tomado de Invasor)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Tamakun dijo:

11

23 de agosto de 2016

09:25:40


¿Y que dice el MINED sobre esto?, ¿Qué indicaciones metodológicas se le dan a los maestros sobre los trabajos que deben elaborar los estudiantes?, ¿Cómo se controla el cuplimiento por los maestros de esas indicaciones?

david dijo:

12

23 de agosto de 2016

10:08:38


Buen artículo más ahora que inicia un nuevo curso escolar comparto tus criterios profesionales sobre el tema y al mismo tiempo repaso si como dicen los que me anteceden es copiar o plagiar de acuerdo a la fuente.No sera que la tarea estuvo mal explicada? qué ganamos conque el alumno copie o plagie si lo que se busca en una investigación de este tipo es que aporte sus conocimientos sobre un tema determinado, no es copiar por copiar, es traducir a su estilo y en correspondencia con su tiempo los que está escrito por otros y eso amigos ni los profesores se percatan de ello, quien dice que un niño de 5to o 6to tenga que reescribir lo dicho por los antiguos escritores, o hacer un trabajo de varias páginas copiando lo ya dicho, por qué no darle la oportunidd de exponer sus valoraciones del tema pero acorde a su edad, no realizado por los mayores de la casa para que el niño tenga tiempo de hacer otras cosas menos importantes pero más interesantes para su edad(juegos,videos, etc) así no podrán saber de dónde salen y qué formulas hay que aplicar para hacer un juego o convertirse en internauta.

JOSE dijo:

13

23 de agosto de 2016

10:09:38


GENIAL!!!!!!!!!!

alexander dijo:

14

23 de agosto de 2016

12:17:38


Albert, es usted un genio... Las citas deben hacerse de las fuentes originales. Cuando se habló de los veinte mil cubanos: 1- Se dijo "casi". O sea, no es una cifra exacta. 2- No se habló refiriendose sólo a Batista, sino al periodo neocolonial, aunque a Batista le corresponden buena cantidad de esos muertos. En este periodo fueron asesinados muchos cubanos ¿O no? Le pido que busque la información sobre las "Pascuas sangrientas" y verá que si hubo varios sólo en una noche. 3- En realidad a mi en lo personal me da lo mismo si fueron 20 mil o 10. Fueron asesinados por luchar contra un golpista, asesino, ladrón, vende-patria y todo lo que se pueda imaginar de malo en este mundo. 4- Ya que usted sacó la cuenta,¿Por que no publica los nombres de los muertos y así tal vez lo ayudemos nosotros a completarla? 5- ¿Sabe usted cuando se dijo por primera vez la cifra de 20 mil cubanos muertos? Es usted un genio. Los famosos programas que usted menciona sólo se pueden utilizar en computadoras, no en papel. Se los pueden dar a los profesores, no hace falta la UCI pueden descargarlos. Incluso no permitir la edición en los documentos es mas barato. El problema está en que mi computadora yo pongo lo que quiero y de esa estamos hablando. Consejo que siempre le he dado a mis hijos. Estudien mas para saber que para aprobar. Desgraciadamente muchos de esos padres si fueron criados así cuando no había computadora y tambien se entregaban trabajos prácticos. Muchos de ellos dirigen empresas en nuestro país o tienen cargos en alguna instancia. No saben pero tienen el título.

Albert Respondió:


24 de agosto de 2016

00:22:30

Alexander: Gracias por lo de genio. No merezco ese honor. Discrepo con usted solo en lo referente a los programas anti- plagio. Yo estudie en un college en EE.UU y cuando los profesores pedian un trabajo por escrito, simplemente lo escaneaban en turn it in y automaticamente aparecia el porciento de plagio. Te obligaban a "parir" lo pedido. No habia escape, creame. No pretendo comparar paises ni sistemas politicos; creo que seria una herramienta muy util a la hora de educar a nuestros hijos. Lo de la UCI solo fue una sugerencia. Gracias.

jorge dijo:

15

23 de agosto de 2016

13:06:39


¨¿Ocurría de ese modo 30 o 40 años atrás? Muy poco o nunca¨. En eso Usted tiene mucha razón, es verdad, en ese tiempo se decía mucha verdad. Y justo después de ese tiempo comenzó a funcionar la mentira, suficiente aquello de que ¨todos están aprobados¨, y llegó la tecnología, y comenzó el facilismo contra el esfuerzo, los círculos de interés desaparecieron, cuidado con desaprobar a un alumno, pobre del maestro honesto. El fraude, periodista, no nació en la casa, nació en las escuelas, se desarrolló en las escuelas,..., y llegó el copia, corta y pega, y casi se extinguen los maestros que de verdad revisan el contenido de los trabajos investigativos, y se cambiaron los días de educador por el día de las escuelas-quincallas, y tenemos cada vez más escuelas, y cada vez faltan más quienes de verdad inculquen buenos valores a los escolares, y seguimos sumando y sumando números, cuántos y cuántos de ellos SIN CUALIDADES.