ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Amanecer del sábado 18 de octubre. El apacible ambiente que transpira la Avenida de los Pre­sidentes en la capital, invita a sentarse (también pudiera escribir: a sedarse) en uno de sus bancos.

Hacerlo, sin embargo, puede ser un reto a la intranquilidad, a la alteración inevitable. A ras de césped y de paseo yacen infinidad de latas, vasos plásticos, botellas, bolsos de nailon, papeles, estuches de cigarro ya vacíos…

Nunca en mis años de estudiante, G llegó a ese triste punto.“Son los jóvenes que pasan aquí toda la noche quienes hacen eso” —me dice un hombre de humilde apariencia, tez oscura y poco hablar, en cuyas manos sostiene un periódico abierto a la lectura. Rehúye la foto. Respeto su deseo. Esa es también su libertad. Un poco más allá, igualmente sentada, una Reina de estos tiempos prefiere no libar con la mirada el nada recomendable panorama, sobre todo porque no encuentra razón alguna para que —habiendo cestos a lo largo de toda la avenida— haya quienes lancen irresponsable e inaceptablemente tantos desperdicios sobre un espacio que debe brillar durante las 24 horas del día.

¿Es que ya los padres y abuelos no enseñamos aquellos buenos hábitos que siempre distinguieron a la familia cubana? ¿Es que algunos jóvenes no respetan a padres, abuelos, autoridades y códigos sociales? ¿Será que en la casa, en la escuela y en otros espacios también propicios para la educación y el buen gusto, se habla un idioma extraño al que “entienden” esas muchachas y muchachos?

Algo hay que hacer para que la mala yerba no siga desplazando, en forma de ingrato comportamiento, el lugar de la flor. De lo contrario la bella avenida que recuerda y honra a entrañables personalidades de la historia, como otras arterias de la capital y del resto del país, correrán el riesgo de seguir siendo víctimas de ese injusto y negligente vertimiento que luego, escobillón en mano, deben recoger los humildes obreros de servicios comunales.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Roberto Vázquez Viana. dijo:

1

23 de octubre de 2014

21:34:34


Hace algo más de 2 años me encuentro cumpliendo misión en la república Bolivarian de Venezuela, pero soy nacido y residente en mis años de vida de la barriada del Vedado. la Avenida de los Presidentes o Calle G como muchos le conocemos, ha sido utilizada para actos políticos y culturales, para que durante algunos meses en ella los fines de semanas se montaran expoventas de artesanos. Pero lo planteado en el trabajo periodistico, ya no es un fenomeno nuevo, y al respecto de lo que allí sucede la prensa ha sido reiterativa. Que situación social que fenomeno social, motiva a los jovenes que ahhí se vienen reuniendo desde hace ya algunos años, vale la pena preguntarse. En mi opinion ese fenomeno que se manifiesta como una indisciplina social, no es un elemento particular de la Calle G, es un elemento que lamentablemente se ha engendrado, ha crecido y ha convivido como una parte del todo que hoy se presenta entre los fenomentos sociales en nuestra querida Patria.

toyo dijo:

2

24 de octubre de 2014

08:01:07


Ese feo habito lo perdí cuando un policía me puso $500.00 por arrojar una botella vacía fuera del cesto

Pablo LML dijo:

3

24 de octubre de 2014

09:24:58


La base económica presupone la superestructura y en Cuba, mientras no arreglemos la economía no podremos arreglar estos problemas sociales que sus raíces no son solo por un tema de educación en la casa. Y mientras no entendamos que la situación económica no es solo un problema del bloqueo y que en ella intervienen errores estratégicos en la dirección económica del país, seguiremos igual o peor que ahora.

LA CIENFUEGUERA dijo:

4

24 de octubre de 2014

11:08:11


Tienen que poner mas multas a la indisciplinas sociales,el que tire un papel al piso ,pise un jardín ,rompa un banco, edemas las indisciplinas de noche , la policía tiene que hacer rondas ,nunca se ve un carro policial de noche , me recuerdo que hace años la guardia del CDR la firmaba la policía,no hay quien cuide la calles de noche por eso amanecen tantas suciedades de dia

fernando lopez dijo:

5

24 de octubre de 2014

11:08:18


La mala hierba florece, porque no se corta, si eso se hiciese, seguramente no creceria. Los jovenes de hoy, son de su tiempo, con todas las influencias, positivas y negativas. La educacion de ellos tiene mucho que ver con lo que los propios padres le ensenamos o lo que le dejamos de ensenar y al mismo tiempo permitimos que se ensenoriaran en ellos, habitos y costumbres que nada tiene que ver con lo que tratamos de inculcarles. Los tiempos de crisis son muy complejos, y nuestra crisis dura tiempo, bastante po cierto, que no sea culp de nosotros mismos, que la crisis haya llegado, es una cosa, pero al mismo tiempo se llego al punto de "tolerancia" que hemos ido a la ridiculez. En muchos lugares del mundo; ensuciar, tirar basuras en la via o lugares de recreo, escandalizar, ingerir bebidas alcoholicas y drogas, se sanciona, y con mucho rigor por cierto. Y yo no creo que sea solo un problema de espacios, creo que cabe en el termino de MODA de tal manera que esa MODA, de ya mismo conspira contra los buenos habitos y costumbres, pero bajo el precepto de que la juventud no tiene espacios (que tambien es verdad) se permitio no el sano juicio, la sana reunion, sino el desorden; yo digo que hay que atajar la cosas a tiempo, despues es mas dificil. Hasta cierto punto creo que esto ha pasado aqui. No se trata de comparaciones, hay lugares que los jovenes no tiene espacios y entonces, tienen que ir adonde pagan y si tienen dinero van, sino pues se quedan en sus casas o buscan lugares donde estar. Incluso se que algunba vez en el extranjero este espacio se ha manejado como un espacio de rebeldia. Yo creo que de todos modos la ley debe imponerse, ellos utilizan el espacio libremnte, pero es inadmisible embadurnar este lugar con basura; tengase en cuenta ademas que aqui estan representados de algun modo muchos presidentes de la America latina.