ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Las Tunas no está exenta del empeño que sigue poniendo la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en todo el país para sindicalizar a las personas que se han acogido a modalidades de trabajo por cuenta propia. Aunque opcional, voluntaria y sin camisa de fuerza alguna para el trabajador, esa alternativa merece al menos un breve ejercicio de meditación.

Independientemente de que algunas provincias, municipios, sindicatos o sectores puedan mostrar cifras más a tono con los nobles propósitos del proceso, todo indica que aún la afiliación de ese importante segmento laboral no está al ritmo ni al nivel de los deseos y de las potencialidades. Esta provincia, por ejemplo, ha logrado atraer a poco más de 8 500 de los casi 13 000 trabajadores no estatales que el movimiento obrero se ha propuesto incorporar a su seno.

Refiere Mailín Mir Corrales, miembro del secretariado provincial de la CTC, que si bien hay quienes por diversas razones no desean afiliarse, también es cierto que no en todos los lugares el sindicato ha llegado como corresponde a ese universo de trabajadores, cuyo peso debe acentuarse en el panorama nacional de la producción y de los servicios.

Y es lamentable, porque más allá de las insuficiencias que en su funcionamiento puedan tener las secciones sindicales —responsabilidad por lo general más imputable a quienes las dirigen que a lo establecido— el sindicato sí abre un espacio que todo trabajador no estatal inteligente jamás desperdiciaría, si de verdad desea sentirse representado y defendido.

Con frecuencia afloran quejas acerca del “inmerecido acoso” en que supuestamente incurren los inspectores, las “excesivas multas” que suelen aplicar, la ausencia de procedimientos preventivos, la imposibilidad de acceder a un almacén mayorista o espacio donde adquirir las materias primas, recursos y aseguramientos que intervienen o respaldan la actividad autorizada… ¿Pueden ser canalizadas esas y otras preocupaciones con la misma efectividad desde el punto de vista individual o aislado, que bajo un prisma colectivo, colegiado, mejor argumentado?

Muchos trabajadores que antes obraban dispersos, hoy notan diferencias luego de haberse concentrado junto a otros, en espacios, áreas o inmuebles más propicios para la actividad y para el intercambio.“El sindicato no puede dar recursos —insiste Mailín— pero sí puede representar a los trabajadores, defenderlos, escucharlos, tramitar sus inquietudes a cualquier nivel, ayudar a buscar soluciones… Lejos estamos de lo que queremos lograr, pero se avanza. Por ejemplo, a partir de nexos más concretos con los organismos de relación (Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Oficina Nacional de Administración Tri­bu­taria, cuerpo de inspectores, especialistas de planificación…) se le ha dado respuesta a preocupaciones lógicas de esos trabajadores”.

La vieja frase “vista hace fe” puede operar cada vez más en el transcurso de la afiliación. Basta percatarse —además— de la representatividad que a distintos niveles puede lograrse. Dos trabajadores no estatales tuneros están en el Comité Provincial de la CTC. Un vendedor de alimentos ligeros y un carretonero del territorio asistieron como delegados al XX Congreso de la organización; no pocos en el país integran asambleas del Poder Popular, desde su condición de delegados de base…

Afiliarse ahora es no andar a solas hoy o mañana, sino de la mano. Es aprovechar ese espacio de bien común para sentirse y estar representado, es elegir solo a quienes mejor puedan encarnar a los demás, es la posibilidad de funcionar sin cinchas de reunionismo, de burocratismo y de otras verrugas que nada bueno dejan sobre la piel del movimiento obrero, tanto en las estructuras estatales como en las también decisivas y bienvenidas ramificaciones de la actividad no estatal.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

toyo dijo:

1

18 de octubre de 2014

11:14:39


Muy de acuerdo con el autor,siempre que la filiacion sea estrictamente voluntaria y no bajo presion de ningun tipo

Pepe dijo:

2

21 de octubre de 2014

08:17:49


A veces hay personas que no desean afiliarse porque sencillamente no les interesa y son vistos como personas conflictivas, disidentes con las conocidas "consecuencias" en los centros de trabajo

celia dijo:

3

21 de octubre de 2014

21:32:42


tiene razon periodista, es mejor estar afiliados que solo, y debemos rescatar el papel de los sindicatos en la vida laborAL, que jueguen el papel que les corresponde como representante de los verdaderos dueños de los medios de produccion, no solo en la pequeña empresa privada, tambien en la estatal, que los trabajdores se sientan representados, eliminar el binomio admisnitracion-sindicato, que a veces trae graves consecuencias para la eficiencia de la empresa, y pienso que si los cuentapropistas deben afiliarse, estar unidos es mejor que aislados, solo les queda elegir bien a quienes los representa.

Eugenia Fajardo Ramírez dijo:

4

22 de octubre de 2014

11:53:40


Buenos días, soy la secretaria del sindicato de La Filial Ciencias médicas. Bayamo.Granma, veo lo que dicen algunos trabajadores, no hay algo mejor que funcionar en defensa de los trabajdores, pero también´existen trabajadores que no cumplen con sus deberes, y no se esta fusionado a la admnistración, pero si hay exigir por la eficiencia y aprovechamiento de la joranada laboral, eso tambi´ñen le toca a los sindicatos y alos trabajaores, velar por una economia eficiente, rentable y trabajar, exigiendo derechos y cumpliendo deberes. si no es así, no logramos loq ue se quiere en este pais una economía sólida

Omar dijo:

5

24 de octubre de 2014

11:18:10


Tengo 48 años trabajo desde los 18 años y nunca he visto el Sindicato, como algo necesario. La afiliación debe ser voluntaria, no por compromiso, porque ahí se pierde la esencia de lo que pudiera ser. Y además debe ser una fuerza que proteja al trabajador y no a la administración, como pasa en muchos casos.