ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

A los 62 años de edad, Benita Adams ha recuperado su seguro médico, después de tres décadas de incertidumbre. Una operación anterior de corazón la dejó con una deuda de 67 mil dólares. “Yo solía decir: si me lastimo déjenme morir porque no puedo darme el lujo de pagar más facturas del hospital”.

Ahora es una de las beneficiadas por la Ley de Cuidados de Salud Asequibles de Estados Unidos (Affordable Care Act), firmada por el presidente Barack Obama en el 2010 y confirmada por el Tribunal Supremo en el 2012.

Conocida coloquialmente como “Obamacare”, la legislación obliga a las compañías aseguradoras a brindar su servicio independientemente de las condiciones médicas previas del ciudadano.

La reforma sanitaria era una de las principales promesas electorales del actual mandatario, y al mismo tiempo, una de sus iniciativas más polémicas. Desde su aprobación, ha enfrentado la oposición de políticos y compañías aseguradoras.

Unas 50 millones de personas no tenían seguro médico en 2010, según datos del Censo de Estados Unidos. Hasta el momento, solo la quinta parte se ha adherido a la reforma sanitaria.

Ese es el caso de la Liberty Sizemore, quien  tuvo recientemente su primera cita con un médico en siete años. “Estoy muy feliz”, dijo a BBC. “No he tenido el seguro desde que cumplí los 19.”

“Iré al hospital solo en caso de emergencia”, aseguró la joven, que todavía está pagando una factura de 10 mil dólares por la eliminación de su apéndice hace dos años.

Ahora califica además para Medicaid, el programa del gobierno que paga por el cuidado de salud para los estadounidenses más pobres.

Con la reforma el gobierno federal ofrece a los estados dinero para ampliar Medicaid. Pero Sizemore tiene suerte de vivir en Kentucky, porque la Corte Suprema dictaminó que esa disposición sería opcional para los estados.

Ese es uno de los fallos que ponen en peligro la implementación de la ley. Por otra parte, recientemente la Corte Suprema decidió que las empresas tienen derecho a negarse a proporcionar anticoncepción gratuita por razones religiosas.

Obamacare estipulaba que las empresas con más de cincuenta empleados incluirían en sus seguros de salud el subsidio de los anticonceptivos, medida que resultó polémica desde sus inicios.

El año pasado, los Institutos Nacionales de la Salud —organismos del gobierno de Washington— analizaron la situación médica en los 17 países de más altos ingresos. Estados Unidos tuvo la mayor tasa de prevalencia de mortalidad infantil, enfermedades cardíacas y pulmonares, infecciones de transmisión sexual, embarazos de adolescentes y homicidios. ¿Cómo entender entonces que el país más rico ponga frenos a la atención médica?

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-Ohio), considera que Obamacare “perjudica la economía y hace que sea más difícil para las pequeñas empresas a contratar”.

“Por eso los republicanos mantienen su compromiso de derogar la ley y reemplazarla con soluciones que reduzcan los costos de atención de salud y proteger los empleos estadounidenses.”

Hay mucho de oportunismo en sus palabras. En un país donde los gobernantes parecen más preocupados por la próxima elección que por el bienestar social, los republicanos han saboteado cada una de las iniciativas del actual presidente.

Así, por ejemplo, el ex candidato presidencial Mitt Romney implementó una reforma sanitaria en Massachusett mientras fue gobernador de ese estado. Sin embargo, cuando competía con Obama por la Casa Blanca criticó firmemente Obamacare.

Hay otros motivos para aquellos que critican la reforma. Los más conservadores —tanto políticos como ciudadanos comunes— consideran que los programas de asistencia social son un lastre.

Son los mismos que opinan que el gobierno debe ser pe-queño, que el sueño americano está al alcance de la mano, que la meritocracia siempre funciona y que, por lo tanto, los pobres lo son porque no han trabajado lo suficiente para salir de esa condición. No les alcanza la lógica para comprender que su sistema está diseñado para que las riquezas se concentren en unos pocos.

Junto con la reforma de salud, la Casa Blanca propuso subir los impuestos a los más ricos, como una forma de combatir el déficit fiscal sin recortar programas sociales. Pero los de mayores ingresos no entienden por qué deberían pagar más para que los pobres tengan acceso a atención médica.

Es un problema cultural, argumenta Luis Felipe Arango, Director General del Programa de Pacientes Internacionales de la Universidad de California en San Diego. “Estados Unidos tiene que aprender también que tiene pobres y que tiene que ejercitar el músculo de la solidaridad, dormido hace 200 años”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

geraldo dijo:

1

30 de julio de 2014

02:33:28


Es muy sencillo y lo pueden ver en una pelicula de Michael Moore llamada "Sicko". En USA la salud es un negocio, como lo es la educacion. Se ha querido hacerle creer al mundo que el capitalismo funciona para todos y este hecho solo muestra que la industria farmaceutica, las corporaciones de seguro, y algunos medicos se hacen inmensamente ricos llevando a la miseria a los enfermos que en su gran mayoria pertenecen a la clase trabajadora. USA y el mundo entero deben aprender de la salud y la educacion en Cuba, pero se hace dificil con tantas mentiras de CNN, Fox, Univision, Telemundo, y los mecanismos de difusion masiva, en control de los poderosos.

Robespierre dijo:

2

30 de julio de 2014

09:28:37


Buenos Dias Srta. Dalia tiempo ha que no leia nada nuevo de Ud,pero ya esta de vuelta siempre con temas candentes como este de la salud donde hay tela mas que suficiente por donde cortar y las opiniones han de ser diversas pero no siempre respetadas por los portadores de la verdad absoluta

Jesús Osberto Camacho dijo:

3

30 de julio de 2014

10:01:27


Hay que verle el lado positivo al asunto y sólo viviendo en Estados Unidos se puede apreciar mejor la realidad de las cosas. Dalia chica, te has apuntado un cien con éste artículo, digo si lo escribiste tú. Le diste el enfoque objetivo que la situación amerita. Pues para muchos en edad y situación laboral productiva no es fácil tener que pagar hasta cien dolares semanales, léelo bien: semanales, de seguro médico y todavía tener que ir al médico solamente en casos de emergencias porque siempre hay un deducible que pagar de por lo menos 4o dolares cada vez que visitas al médico. Dichosos ustedes de ese lado del Mar Caribe, allí en Cuba!

Daniel Franco dijo:

4

30 de julio de 2014

11:43:34


Voy a resumirle mi experiencia personal. Al llegar a este pais, el gob. me dio Medicaid por 8 meses para que me hiciera un studio detallado de mi salud y este seg. lo cubria TODO. Cuando commence a trabajar commence ha pagar un seg. donde paga 8 dolares semanales y el resto lo pagaba la compania con la que trabajaba. Cada vez que hiba al medico tenia que pagar un pequeno deducible, valia la pena pues recibia atencion de primera. Despues de haber llegado a la jubilacion disfruto del Dedicare que lo cubre todo, pues fue lo acumulado durante mis anos de trabajo. Muchos companeros de trabajo no pagaban su seguro pues decian que no estaban enfermos y sin embargo pagaban mensualidades de hasta 500 dollars para manejar autos del ultimo ano y si los visitabas Vivian como magnates disfrutando todo. Solo pensaban en el dia a dia y no se ocupaban de lo que pudiera pasarles en el future. Yo siempre vivi de acuerdo a mis posibilidades y siempre priorice el cuidado de la salud mia y de mi familia. Si aqui le van a dar medicina gratis a Todos, como se podria costear el cuidado de salud de los mas necesitados. Aqui en los EU. existen las posibilidades de recibir el major cuidado de salud para todos, aunque otros digan que no es cierto. Aqui nadie se queda sin una operacion o un tratamiento para el cancer porque no tenga dinero. Lo que pasa , como pasa en Cuba y otros paises, que las personas quieren gozar la vida y que el estado se preocupe por su salud y otras necesidades. En este mundo (es mi opinion) cada persona con una vida normal es el primer responsible de su persona y de su familia y no estar esperando que el estado se este preocupando y dandole lo que el debia de proporcionarse. Cree Ud. que es justo que Silvio Rodriguez, Pablito Milanes, Amaury Perez y ahora muchos deportistas que ganan cientos de miles de dollars reciban las mismas gratuidades que los que cortan cana, limpian las calles u ordenan las vacas? Hay que ser realistas.

Patricio dijo:

5

30 de julio de 2014

13:37:52


Me parece que Ud. olvida lo más obvio. La reforma a la salubridad del Sr. Obama es la completa mercantilización de la ciudadanía de este país a las compañías de seguro quienes ahora tienen (con la nueva ley) garantizadas sus ganancias multimillonarias. El gobierno se convierte en el mayor subsidiario de estas. Se debe también aclarar que el sistema continua discriminando contra los más pobres y necesitados puesto que el seguro al que uno tiene acceso depende de los ingresos personales. El que más tiene puede acceder al mejor seguro y el que menos al peor. El seguro dental para los de más bajo ingreso, por ejemplo, solo cubre el costo de la limpieza y el chequeo anual cualquier otro gasto debe ser cubierto por el paciente. Arreglar una carie cuesta $300.00. El equivalente de 41.38 horas de trabajo de un trabajador que gane el salario mínimo.