ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El adjetivo no es un invento de la lingüística, los adulones, o los propensos a la demasía. Existe porque además de usted querer decir que la casa está junto al mar, pretende señalar que la "casa verde" está junto al mar.

El adjetivo, sin embargo, es como una de esas armas sarracenas con doble filo en la hoja y hasta con un estilete coronando la empuñadura: puede salvarlo en una lucha a muerte por dominar el arte de la palabra, o por lo contrario, hacer que usted se asesine por su propia mano.

En Ser escritor, una joya de 167 páginas presentada en una Feria del Libro de La Habana, el argentino Abelardo Castillo, quien además de escribir como un elegido sabe de teorías y técnicas narrativas, recomienda: "Nunca adjetives en orden decreciente, nunca digas: Era una montaña titánica, enorme, alta. Si no te das cuenta por qué, nadie puede ayudarte. Si adjetivaste en la dirección correcta tampoco te creas un gran estilista. Tal vez buscabas el último adjetivo y te olvidaste de borrar los otros dos".

No hay un solo gran escritor o periodista que dejara de señalar la preocupación por el mal uso, o desmedido uso, del adjetivo, asunto, por demás, que se enseña (o se debe enseñar) en las aulas desde el más temprano grado.

Y junto con ello, lo vacuo del lenguaje almibarado, ese querer escribir (o decir) bonito a toda costa, que pasa por la entrega a una exaltación valorativa sin freno y tras convivir con ella, terminar ahogado (el dadivoso) en un lecho de mermelada.

En el medio cultural, la opinión profesional referida a diversas manifestaciones de la esfera puede correr el riesgo de transmutarse en una agresión adjetival casi comparable con aquellos circos de nuestra infancia, en que el anfitrión de la pista —sombrero de copa y levita roja— para anunciar a un bailador de yoyo lo calificaba de excepcional, único, "desmayante", fantástico, extraterreno, venido de otro mundo para congelarnos la respiración y poner a cabalgar el corazón en el potrero incomparable de nuestras emociones.

¿Picúo verdad?

Unos cuantos años moviéndome dentro de la opinión cultural (escribiendo, leyendo, revisando) y el haber resbalado alguna que otra vez por el siempre tentador camino de la exaltación incontrolable, han servido para activar un cierto mecanismo relacionado con el ¡alerta imprescindible!:

Directores de cine que en la concreta no manejan el lenguaje del plano y el contraplano y que gracias a la valoración del amigo (perdón, de la voz crítica) son considerados algo así como un Orson Welles antillano, músicos que tocan como dioses alados del Olimpo, actores que ya quisiera la escena isabelina de la época haberlos tenido en su elenco, pintores que redescubren la misma luz con que Patinir captó a Dios padre asomándose entre dos nubes...

Nada emociona más que el merecido aplauso.

Pero el adjetivo profuso, servido como guarapo, además de poner en tela de juicio la capacidad del que opina para expresarse con objetividad en una lengua a la que le sobran riquezas, ese adjetivo, que confunde en un solo saco conceptos tales como magistral, excelente, muy bueno, bueno y menos malo, puede convertir en poco creíble, las mismas manos con que se aplaude.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gonzalo Hernández dijo:

1

13 de marzo de 2014

19:56:17


Excelente análisis. Ya viejo, comencé a escribir temas diversos para distraerme y un día me percaté del vicio de los adjetivos. Deben usarse los estrictamente necesarios y correctamente aplicables.

francisco dijo:

2

13 de marzo de 2014

18:48:32


Desde mi infancia, ,varias de mis maestras (sustantivo que no debería ser acompñado por un adjetivo) me enseñaron que no se deben usar mas de dos adjetivos para un mismo sustantivo. Luego, ya en la universidad, estudiando un poco de teoría de conjunto y otras arandelas, comprendí el consejo. Pero recuerde que en Cuba existía (existía?) la llamada "crónica social". En aquel San Nicolás del Peladero, representada por Pineli en su papel de un periodísta cxon muchos adejetivos y guatacón. Cuántos de esos están distribuidos por la prensa actual?

Idilio Lugo dijo:

3

14 de marzo de 2014

20:06:23


Mi AMIGO siga escribiendo siempre leo lo suyo. Y AHORA SIN ADJETIVOS, NO?

Alberto Folás M dijo:

4

28 de marzo de 2014

13:40:54


Buen análisis , es cierto que se debe adjetivar lo justo, y no abusar de ello , gracias por invitarnos a la reflexión ...para convertir en creibles las mismas manos con que se aplaude ...

Daniel Castellanos dijo:

5

1 de abril de 2014

15:50:10


Ese enfoque crítico presente en todos sus artículos lo hacen poseedor de una poética, a mi juicio, diferente, es un placer leer cada artículo que usted escribe.