ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En la siguiente parada una voz anuncia cerca de la puerta de entrada que una embarazada ha subido y que requiere un asiento. Casi al unísono otra voz dice que también necesita donde sentarse una mujer con un niño pequeño.
La guagua retoma su camino. Todos escucharon, pero nadie se mueve. En el asiento que está próximo a la puerta de atrás un muchacho se ajusta los audífonos y una mujer mira "distraída" por la ventanilla. Del otro lado del pasillo una niña de alrededor de diez años se mueve intranquila en la silla y la madre, sentada a su lado, la regaña.
Mujeres, hombres... más jóvenes, con más años... con maletines grandes, sin ellos... todos sentados... todos miran a cualquier lugar mientras alguien grita otra vez que la embarazada está de pie.
Una nueva parada queda en la ruta. En medio del sudor, de los tumbos que provocan los baches en la carretera, del brazo de este que se confunde con el de aquel, se escucha una voz femenina amenazante: "Cuando yo tenía mi panza como la tuya, reclamaba mi asiento". Y comienza un debate porque la guagua sigue indetenible y la mujer que espera un hijo está de pie. Un debate en el que no participan el joven de los audífonos ni la que está a su lado, ni la madre que obliga a la niña de diez años a quedarse quieta en su asiento, cuando esta hace un ademán de pararse para ayudar.
Un poco más atrás un muchacho se ha puesto colorado, pero no se levanta. Un señor se pasa las manos por el pelo cano, pero no se levanta. Un hombre baja la cabeza, pero no se levanta.
La guagua sigue rodando. Se aproxima otra parada. El de los audífonos deja su asiento y se acerca a la puerta y de paso le ofrece a la embarazada el sitio que ha dejado vacío, pero ya alguien más había hecho lo mismo y ella toma el otro lugar. El carro se detiene. Unos bajan, otros suben y todo parece volver a la paz habitual de un ómnibus en horario pico.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.