ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El desarrollo tecnológico ha hecho que niños y jóvenes miren desconcertados a sus padres y abuelos cuando estos les reprochan no haber leído uno solo de los libros que ellos, "en su tiempo", devoraron.
Recriminación ante la cual los aludidos se defienden alegando que los progenitores vivieron en la edad de piedra, sin "Play Station Portable", y otras delicias electrónicas que hacen grata la vida.
El entretenimiento nació para hacerle frente al aburrimiento y como tal no puede criticársele, pero gradualmente la industria globalizada que lo aúpa se ha ido introduciendo en el campo de la cultura y la desvaloriza por día, tratando de reducirla al concepto de espectáculo vendible.
Es más fácil entonces vender filmes sustentados en los efectos especiales, que cualquier cinta de calidad premiada en prestigiosos festivales para satisfacción de aquellos que todavía creen en la naturaleza de la creación artística y la defienden a cualquier precio.
La trivialización de la cultura trae aparejada confusiones y desconciertos. los encargados de lidiar con ella tienen la responsabilidad de conocer el terreno que pisan para no convertirse en tontos eficaces, divulgadores de lo que fabrican otros, la mayor parte de las veces con una intención nada ingenua en lo que a ideología y política respecta.
Hoy son unos cuantos los que consideran demodé y hasta cansino el análisis teórico de lo que se consume en el campo del "entretenimiento cultural", mientras que los fabricantes de esos productos se aprovechan del repliegue de neuronas para seguir difundiendo a los cuatro vientos la misma bazofia contaminante y, para ellos, millonaria.
El desarrollo tecnológico de las últimas décadas ha traído un aire renovador en no pocos aspectos de la creación artística y también en sus soportes de divulgación, por lo tanto, restituir la cultura al sitio que le corresponde no es devolverla mecánicamente a los cánones del pasado.
Pero la cultura tiene que seguir siendo cultura y ello deben saberlo tanto los que la juzgan y la difunden, como los que la crean.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.