ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Internet

Fidel como discípulo de José Martí, a 22 días del triunfo revolucionario de 1959, y en su primera visita a Caracas, exponía un pensamiento integracionista, válido para hoy y para todos los tiempos:« Quiero que el concepto patria tenga mayor alcance, que al decir patria nos estemos refiriendo a la gran América que componen nuestras pequeñas patrias».

Quedaba muy claro que el visionario Fidel, pensaba y se proponía construir esa Patria grande, sueño frustrado durante más de cien años de colonia y república mediatizada.

El nacimiento del ALBA, en diciembre del 2004, constituyó, sin duda alguna, una de las expresiones de unidad y solidaridad más grandes que recuerde la historia latinoamericana y caribeña.

El ALBA es una institución tan esperanzadora como necesaria, y debe constituir un patrimonio único, al que hay que cuidar, afianzar y saber defender. Renunciar a la unión en estos tiempos es la peor acción que puedan cometer hombres y gobiernos, que harían con ello el juego vil al imperio que nos acecha, agrede y quiere volver a conquistar aplicando recetas colonialistas como la Doctrina Monroe.

Aquella rúbrica de dos de los hombres más sobresalientes de los siglos XX y XXI americanos, Fidel y Chávez, escenificada en Cuba el 14 de diciembre de 2004, muy pronto comenzó a dar frutos.           

Cinco años después, el 19 de octubre del 2009, escribió Fidel en una de sus Reflexiones: «El ALBA, creado por la República Bolivariana de Venezuela y Cuba, inspiradas en las ideas de Bolívar y Martí, como un ejemplo sin precedentes de solidaridad revolucionaria ha demostrado cuánto puede hacerse en apenas cinco años de cooperación pacífica».

De ese principio irradiaron las misiones médicas de cientos de miles de galenos cubanos que han prestado sus servicios valiosos en los más intrincados espacios geográficos de América Latina, el Caribe, África y Asia.

Recordarán para siempre, los pueblos ecuatoriano, nicaragüense y otros, aquella misión de especialistas cubanos que hizo el estudio genético para luego emprender la batalla mayor de rehabilitar discapacitados o favorecer la cura y mejorar la calidad de vida entre cientos de miles de hijos de los desposeídos de este mundo.

Ante el impresionante avance de planes y programas de salud, educación, cultura, deporte y otros, Fidel, en la primera graduación de la Escuela Latinoamericana de Medicina, el 20 de agosto de 2005, expresaba: «Cuanto he dicho es, sin embargo, pálido al lado del colosal movimiento de formación de médicos de vanguardia que a la luz del alba bolivariana están llevando a cabo Venezuela y Cuba. De esta forma, y en pleno desarrollo de la Misión Barrio Adentro, concebida por el Presidente Hugo Chávez, 22 043 bachilleres venezolanos cursan (en el año 2005) estudios premédicos en los 7 898 consultorios de Barrio Adentro, en estrecha cooperación con los ministerios venezolanos de Enseñanza Superior y Salud Pública. El 3 de octubre iniciarán los estudios de primer curso de Medicina. En solo diez años se graduarán 40 000 por esta vía».

Hasta  septiembre de 2018 la Misión Milagro había realizado 5 millones 600 000 operaciones, en 37 países.

A través del Programa cubano Yo si puedo, hasta febrero de 2019 se habían alfabetizado a  más de 10 millones de personas, de 32 países y tres naciones ya han sido declaradas libres de analfabetismo.

El ALBA, no importan las tempestades ni alguna que otra flaqueza, es el corazón de la unidad y la solidaridad entre nuestros pueblos, y como tal debemos defenderla y consolidarla.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.