ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Granma

Ya el imperio no se viste de oveja, teme a que, como en la fábula, el pastor lo tome de provisiones para los víveres de la familia. Hoy no se disfraza, está enfurecido y busca asirse a sus antepasados, desempolvando la doctrina Monroe, el macartismo y los peores momentos de la guerra fría.

Sus colmillos se clavan en Latinoamérica y el Caribe para hundirlos en los pueblos, ya sea mediante la toma del poder por oligarquías genuflexas con sus intereses, cualquier semejanza con Chile, Brasil o el autoproclamado Grupo de Lima, no es pura coincidencia; la desestabilización de gobiernos legítima y democráticamente electos, como Venezuela o Nicaragua; o por sus genocidas guerras económicas contra la Revolución Cubana.

Es fantasiosa la preocupación del gobierno de Donald Trump por las propiedades de quienes vivían en Cuba antes de 1959; el Título III de la Ley Helms-Burton y toda su letra son solo un pretexto para acabar con el modelo cubano, por excelencia humanista, que sigue clavado como espina atravesada en la garganta imperial y que le ha impedido lo que iniciaron hace 174 almanaques, en 1845.

En aquel año, México comenzó a perder la mitad de su territorio, después de que Texas cayera en 1836 en manos estadounidenses tras la desigual contienda bélica liderada por el general Sam Houston. Cumpliendo la pretensión del undécimo presidente de Estados Unidos, James K. Polk (1845-1849), quien desde que llegó a la silla de mandamás soñaba con esa apropiación, se oficializó la pertenencia de esa zona a EE.UU. La burguesía texana aplaudió la anexión, pues favorecía a sus plantaciones de algodón, donde eran explotados esclavos de origen africano.

Afirma Rafael Escalante en izquierdadiario.com, que «fue entonces donde las intenciones expansionistas de la Unión Americana se mostraron con mayor fuerza, y pusieron sus ojos en otros territorios mexicanos». En junio de 1846, Estados Unidos inició otra desigual guerra que terminó en el tratado de Guadalupe-Hidalgo (1848), con el despojo de California, Arizona, Nevada, Utah, Nuevo México y parte de Colorado y Wyoming. Ya EE.UU. tenía en juego convertir a México y posteriormente a América Latina en su patio trasero.

La suma total de esas superficies, incluyendo Texas que hoy es el segundo Estado más grande de EE.UU. es de casi dos millones de kilómetros cuadrados, más de lo que hoy aparece como extensión de México: 1 959 248 km2, según la publicación México mi país.

De acuerdo con nuestro colega Alexis Schlachter, especializado en temas de geografía y geopolítica, autor del libro Geografía sorprendente y conductor de un programa de la televisión cubana llamado La otra geografía, California es el Estado con mayor número de habitantes de Estados Unidos (34 501 130), el tercero más grande en extensión y produce la mayor cantidad y variedad de productos agrícolas del país. El común de las personas desconoce que la famosa Disneylandia y Hollywood se asientan en antiguos territorios mexicanos.

Apunta nuestro compañero que Nevada posee importantes depósitos de cobre, petróleo, plomo, oro y plata; que Utah alberga la mina de cobre a cielo abierto más grande del mundo; que Colorado, una de cuyas partes era mexicana, es visitado anualmente por un promedio de 14 millones de turistas que dejan 5 600 millones de dólares en ganancias. En cambio, Arizona cuenta con amplias riquezas minerales, en ganadería y cítricos; Nuevo México recauda casi 2 000 millones de dólares en turismo, y Wyoming es el primer productor estadounidense de lácteos y lana, sobre todo en el suroeste del Estado, arrebatado a México.

A propósito de la trasnochada e ilegal Ley Helms-Burton, ¿qué pasaría si México reclamara esos territorios a Estados Unidos? La pregunta es de John Ackerman, columnista en Russia Today, pero ¿tendrían respuesta?, o contestarían con la misma xenofobia y agresividad contra los inmigrantes, mujeres, niños y trabajadores, como hace el Presidente Trump, que ha insultado a la historia al proclamar a los cuatro vientos que «hay quienes se han aprovechado de Estados Unidos» y habla de establecer «relaciones comerciales justas» con su país.

Estados Unidos se aparece con su tejado de vidrio a demandar a Cuba con la Helms-Burton, una violación flagrante del Derecho Internacional y una agresión inaceptable a la autodeterminación de los pueblos del mundo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Labrada dijo:

1

16 de mayo de 2019

01:20:37


Excelente. Es el tema que comenté en Facebook por no tener tiempo para escribir. Allí reflexioné sobre cuántos ciudadanos norteamericanos, pueblos originarios, podrían usar el precedente jurídico de la HB para reclamar todas aquellas propiedades de sus ancestros expropiadas fronteras afuera de las Trece Colonias. E incluyo naturalmente a México, Hawái, Islas Vírgenes entre otros.

Ricardo dijo:

2

16 de mayo de 2019

09:45:02


Según creo, los EE.UU. no han terminado la expansión de su territorio a costa de otros. Ellos no completaron la expansión hacia el sur, donde por cierto está Cuba. Si les dejamos como propio el territorio inicial de las 13 colonias, el resto ha sido robado, quitado por la fuerza o como parte de la Florida que fue una triquiñuela. Me dirán, pero la Luisiana fue comprada a Napoleón, pero averiguen las cirscuntancias. Una vez más recuerdo el legado martiano. . "Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber -puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas, y de proclamarse en lo que son, levantarían dificultedes demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin".

federico Respondió:


20 de mayo de 2019

15:52:47

las trece colonias fueron tambien robadas, como han sido robados los territorios de todos los paises en este hemisferio. desde Canada hasta la Patagonia, los colonizadores se robaron el territorio de los aborigenes. A los tainos y siboneyes en Cuba los espanoles los exterminaron, a los aztecas, mayas, incas y otras poblaciones aborigenes las desplazaron a lugares inhabitables. A los nativos del norte, los ingleses y franceses les robaron territorios y los obligaron a vivir en "reservas". en fin, que la historia del continente americano en general es muy oscura.

Wilfredo dijo:

3

16 de mayo de 2019

10:58:29


Cierto! Como el depredador salvage, pero hambriento y enjaulado . Ya no es, tan, gendarme del mundo. Poco a Poco, el mismo, se va cortando las alas.

Moraima dijo:

4

16 de mayo de 2019

11:26:21


Artículo de Manuel Yepe “Los orígenes de una larga confrontación”, del 12-:07-2011: “Basta citar que ya en 1805, en el marco de la rivalidad de entonces entre Estados Unidos y Gran Bretaña por América Latina, el presidente Thomas Jefferson anunció al gobierno británico que, de entrar en guerra con España, Washington podría apoderarse de la isla de Cuba, cuya conquista le era necesaria para la defensa de Luisiana y Florida y, además, le resultaría fácil. En agosto de 1807, Jefferson acariciaba la idea de que Cuba, por iniciativa propia, se agregaría a la confederación y, en 1809, ya siendo ex-Presidente, en carta a su sucesor, James Madison, le ratificó que él siempre había visto en Cuba “la más interesante adición que se puede hacer a nuestro sistema de estados”. Ya la idea de apoderarse de Cuba surgió en 1805, y no han desistido. 214 años!!

Guillermo dijo:

5

18 de mayo de 2019

13:31:54


Sí de devolver se trata, devuelva el gobierno yanqui los territorios usurpados a los mal llamados "pieles rojas", legítimos propietarios de esa tierra, devuelva el territorio de Puerto Rico, devuelva el ilegal espacio robado en Guantánamo, Trump es marioneta del odio y pasará a la historia sólo como eso, nosotros seguiremos escribiendo la nuestra que es ya conocida y respetada por muchos en el mundo, a la HB, le levanto el dedo medio de mi mano izquierda, del lado del corazón y de las causas justas.