ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En la India, el segundo país con más habitantes en el planeta, un profesor de química, el doctor Rajagopalan Vasudevan, descubrió una fórmula para reciclar los desechos plásticos y convertirlos en material para pavimentar calles, gracias a lo cual más de 20 000 kilómetros de carreteras ya han sido recubiertos, resalta un artículo del diario El País, de España.

El cambio climático, ese tema que mucho se discute y en lo que poco se concreta, me remitió a un valioso programa de Telesur en el que se proyectó recientemente un reportaje sobre España, donde parece haber consenso gubernamental para una ley que prohíba el uso de autos con diesel para el año 2050. Era lógico, las empresas fabricantes de vehículos pusieron el «grito en el cielo», en su evidente prioridad de vender, antes que no contaminar.

Estas noticias solo constituyen plausibles inicios de la concientización humana. El reciclaje del plástico es ya parte de una realidad mundial, y en muchas ciudades del planeta se prohíbe la venta y uso de ciertos polímeros. Reducir su producción actual es esencial, pues hasta 1950 solo se generaban dos millones de toneladas mundiales, y hoy se han superado los 300 millones en esta década. Pero no es suficiente; hay que buscar cómo utilizar los miles de millones de toneladas de envases plásticos existentes, buena parte de ellos en mares y océanos, que tardarán siglos en descomponerse. Y el uso del plástico en la construcción de vías contribuye a resolver otro grave problema, el de los baches, que en ese país son responsables del
10 % de los accidentes de tránsito.

«Nosotros somos el problema. El plástico no bloquearía océanos y basureros si nosotros no lo tirásemos. En cambio, es mucho lo que podemos hacer con él», explicó al diario The Guardian, el innovador indio.  Pero sus soluciones medioambientales no acaban ahí. El doctor Vasudevan ha creado un material de construcción ecológico fundiendo desechos plásticos y grava con elementos como piedra caliza, residuos de cerámica y granito, bautizado como plastone, que también es más barato y podría usarse para pavimentar aceras; reemplazando al cemento y multiplicando aún más los posibles usos del plástico reciclado.

Un presente incierto

La gravedad de este tema es ya presente. Solo por los efectos del uso intensivo del carbono mueren cada año cinco millones de personas. Según revela el segundo informe sobre Vulnerabilidad Climática elaborado por Dara, una prestigiosa organización independiente experta en temas humanitarios y de desarrollo, 400 000 personas mueren cada año por hambre y enfermedades transmisibles agravadas por el cambio climático, y 4,5 millones vinculadas a la contaminación atmosférica provocada por el carbono. Las pérdidas económicas también superan el 1,6 % del Producto Interno Bruto (PIB) Mundial, el rápido ascenso de las temperaturas y la contaminación asociada al carbono «duplicarán los costes, llegando al 3,2 % en 2030».

En los países más pobres, las pérdidas económicas pueden llegar a un 11 % del PIB promedio en el año 2030, pero las principales economías mundiales también se ven afectadas: «En menos de 20 años, China soportará la mayor parte de las pérdidas, con más de 1,2 billones de dólares», y «EE. UU. experimentará un freno en su crecimiento en un 2 % del PIB», explica el documento.

Otro ejemplo es lo que sucede en el Ártico. Según datos de la Agencia Espacial Europea, allí el volumen del hielo se ha reducido en un 36 %, con pérdida superior a los 4 500 kilómetros cúbicos.  Solo en la actual temporada invernal, en Europa y EE. UU. se observan afectaciones producidas por bajas temperaturas causadas por la división en tres partes del vórtice polar; es decir, un gran remolino de vientos alrededor del área de baja presión en la atmósfera superior sobre el Ártico, según explica el portal digital Axios. Esta fractura se debe al calentamiento repentino y drástico del aire en la estratósfera, a unos 100 000 pies sobre el Ártico que, al dividirse, envía aire frío hacia el sur.

Estas realidades no tienen mañana, por tanto, además de reciclar, hay que ejecutar otras acciones si queremos seguir viviendo en este planeta, complicado, pero que aún tiene solución.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

David dijo:

1

15 de mayo de 2019

01:15:28


LO QUE AMENAZA EL MUNDO CON TANTA POLUCION SON GOVIERNOS CORUPTOS QUE NO HACEN NADA PARA LIMPIAR EL MEDIO AMBIENTE.DEBEN DE PONER A TRABAJAR PERSONAS BAGAS QUE NO QUIEREN HACER NADA Y VIVIR LA VIDA FACIL Y PONERLOS A RECOGER DESECHOS DE BASURA. OTRA GRAN AMENAZA ES LA SOBRE POBLACION DE SERES HUMANOS DEBEMOS CASTIGAR A MUJERES QUE SON UNA FACTORIA DE FETOS QUE DESPUES NO LOS QUIDAN Y SE CONVIERTEN EN UNOS CRIMINALES. Y GOBIERNOS QUE MANTIENENA LAS PERSONAS EN UN MUNDO IGNORANTE SIN EDUCACION SEXUAL PARA CONTROLAR LA POBLACION.

Francisco Ruiz dijo:

2

15 de mayo de 2019

01:41:20


Además, no hay para dónde mudarse, ni cómo hacerlo y sería inútil tal mudada. Allá afuera las radiaciones letales matararían hasta las cucarachas. Hay que tener en cuenta el crimen de lessa vida del capitalismo salvaje. Sencillamente sólo les interesa la asesina ley de la alta ganancia. No se importan ni con la vida de sus propios hijos y nietos.