ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Ya a las 4 de la madrugada de este 30 de abril, los grandes estrategas de la política exterior estadounidense, el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el asesor de Seguridad Nacional John Bolton y el no se sabe qué, Marco Rubio, se habían adelantado a lo que ocurriría en Venezuela este día y hasta se atrevían a aplaudir la asonada golpista y hacían llamados a los militares para que se sumaran a quienes pretendían sacar del poder a Nicolás Maduro y echar abajo la Revolución Bolivariana.

Uno de sus mayores inspiradores, el terrorista Leopoldo López que cumple una condena de 13 años y fue sacado en la madrugada de su arresto domiciliario, apareció en las redes sociales gritando a todo gaznate: ¡Todos a la calle, todos a la calle!, posando para las fotos al lado del autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó. Unas horas después, Leopoldo López se autoexilió en la embajada de Chile en Caracas, y Guaidó fue para su escondite, frustrado por ni siquiera llamar la atención entre sus acólitos. La intentona golpista había fracasado.

Ha sido una acción montada con el guión estadounidense. Funcionarios del más alto nivel del gobierno de Donald Trump, aparecían desde bien temprano inundando las redes con sus tuits que llamaban directamente a las Fuerzas Armadas de Venezuela a sublevarse contra el gobierno nacional. Se lanzaron de cabeza y fracasaron. Ahora solo merecen una prolongada trompetilla.

El más aberrante de estos cuatro jinetes del Apocalipsis, John Bolton, hasta quiso hacer creer al mundo que tres altos funcionarios del gobierno venezolano, entre ellos el Ministro de Defensa, habían decidido contribuir para apartar a Maduro del poder. «Todos ellos están de acuerdo en que Maduro debe irse», dijo Bolton a los periodistas en la Casa Blanca.

«Esto claramente no es un golpe de Estado», sentenció Bolton, al argumentar que Guaidó es el presidente legítimo de Venezuela.
Luego opinó que éste es «un momento potencialmente positivo» para Venezuela, pero también uno «muy delicado». «Si este esfuerzo fracasa, se hundirán en una dictadura a la cual hay muy pocas alternativas posibles», alertó.

Se trataba, sin lugar a dudas, de la siembra de una matriz mediática que creara incertidumbre entre las fuerzas castrenses, basada en fundamentaciones falsas.

Por su parte el secretario de estado, Mike Pompeo, aseguró que «la democracia no será vencida» y se mostró a gusto con el nombre dado al Golpe que habían preparado de «Operación libertad».

Marco Rubio, el siniestro personaje del sur de La Florida, declaró bien temprano en su cuenta en tuiter: «Este es el momento de que todos los militares de Venezuela cumplan con su juramento a la constitución y defiendan al presidente interino Juan Guaidó en su lucha por restablecer la democracia.

Ustedes pueden escribir la historia en las horas y los días que están por venir».

En la lista de los que se pronunciaban a favor del golpe no podía faltar el secretario general de la OEA, Luis Almagro que calificó lo que ocurría en Caracas como un paso necesario en el «proceso de transición democrática en forma pacífica».

«Saludamos adhesión de militares a la Constitución y al Presidente encargado de Venezuela», ha dicho Almagro en un mensaje publicado en su cuenta de tuiter.

El Grupo de Lima, engendro injerencista utilizado por Washington como punta de lanza contra Venezuela, expresó bien temprano su  «pleno respaldo a la ofensiva opositora» y su rechazo a «que dicho proceso sea calificado como golpe de Estado» y pidió «pleno respaldo a los militares venezolanos para que se unan a Guaidó». El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, en su cuenta de tuiter, confirmó la presencia en su embajada en Caracas de Leopoldo López y familia.

Al respecto el presidente chileno, Sebastián Piñera, escribió en tuiter: Reiteramos Ntro total apoyo al Pdte Guaido y democracia en http://Venezuela.

La  dictadura de Maduro debe terminar.

Desde Brasil, el ministro brasileño de Seguridad Institucional, el general retirado Augusto Heleno, ha explicado en su cuenta de tuiter las conclusiones de la reunión de emergencia convocada por el presidente, Jair Bolsonaro: el anuncio de Guaidó «fue colocado después en la dimensión correcta, o sea, había un cierto apoyo de las Fuerzas Armadas, pero eso no llegaba a alcanzar a los escalafones altos, se quedaba ahí, en el escalón más bajo». El ministro ha añadido que Brasil no vislumbra una «solución a corto plazo».

Este es un resumen de lo dicho o escrito por los fracasados que se proponían celebrar este primero de mayo con el derrumbe de la Revolución Bolivariana y con un presidente interino farsante al frente del país.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

emilio Fernández lobeiras dijo:

1

30 de abril de 2019

21:16:27


Es el ridículo total. El Sr. Trump o el titiritero en jefe, de su comando de fracasados, debe, si no quiere ser soberanamente ser el Hazme reír mundial, deshacerse del payaso, o payasos De la corte: los guaidos, los rubios, y los Bolton....Nada, no valen, y el "César del imperio" lo sabe...y los títeres estarán temblando ante la furia del emperador...pobre de ellos.

Miguel dijo:

2

1 de mayo de 2019

12:57:45


La raiz de la palabra "trompetilla" viene de la palabra "trump", un augurio del fracaso?.

Mike dijo:

3

2 de mayo de 2019

05:51:32


Les viene llegando la hora a todos HP!

Avelino dijo:

4

2 de mayo de 2019

14:08:02


VAMOS BIEN!!!!! PORQUE VAMOS CON TODO!!!!