ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Los pueblos son sabios y eso lo sabemos bien, sobre todo si se trata de defender la soberanía nacional y procesos sociales que hacen de los derechos y la calidad de vida de los más necesitados el eje de su atención.

De ahí que la arremetida imperialista contra los procesos de izquierda en la región latinoamericana y caribeña esté mirando ya con gran fuerza las próximas elecciones presidenciales en Bolivia.

Aunque previstas para octubre próximo, ya a inicios de este mes de abril un grupo de 12 legisladores de la oposición enviaron una carta al presidente de EE. UU., Donald Trump, solicitándole considerara la posibilidad
de «interceder en América Latina» para evitar que el presidente Evo Morales volviera a postularse para la presidencia de su país, desconociendo los avances alcanzados y los niveles sin precedentes de popularidad, que aún mantiene el mandatario.

Al respecto, el ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, dijo este sábado que «es el pueblo boliviano el que tiene que asumir la responsabilidad de condenar, de cuestionar, de interpelar estas actitudes antinacionales, antipatrióticas.

Para Quintana, esto es parte de la conocida política estadounidense de desestabilización, dirigida a eliminar de «su patio trasero a los gobiernos progresistas para dar paso nuevamente a su dominio mediante la presencia de las transnacionales de EE. UU., acostumbradas a saquear nuestros recursos naturales con la complicidad de gobiernos neoliberales y títeres».

Por eso la «sanción más efectiva» y ejemplar para las autoridades que atentan contra la soberanía de Bolivia es el «reproche» del pueblo, aseguró.

El pasado 10 de abril, el Senado de EE. UU. aprobó una resolución contra la reelección del Presidente boliviano, a lo que respondió la Asamblea Legislativa Plurinacional boliviana con una declaración de rechazo contundente a la intromisión del Senado estadounidense en los asuntos internos del país sudamericano.

Ojalá nos equivoquemos, pero la arremetida apenas comienza. Evo Morales es hoy uno de los presidentes más queridos y a la vez, más comprometidos con el desarrollo económico y social de su país, con la cooperación, la integración y la solidaridad internacional. Es también el centro de atención de muchos que, desde la Casa Blanca, siguen viéndolo como el líder que hay que quitar del medio para apuntalar el proceso de restauración capitalista y la hegemonía neoliberal en la región.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

23 de abril de 2019

03:21:03


Hace algún tiempo que me cuestiono el motivo por el cual el imperio no ha incluido al gobierno del compañero Evo en la relación de "enemigos comunistas" a combatir de forma agresiva y manifiesta. Sabía que existía una perversa causa. La experiencia debe enseñarles a estos empecinados gorilas que cuando se agrede a un pueblo, como acontece con Venezuela, Nicaragua y Cuba, se enaltecen los sentimientos de autodeterminación, soberanía y antiimperialistas, se vigoriza el patriotismo. Por tanto, no es "prudente" ante un proceso eleccionario exaltar estos valores que van en contra de sus intereses imperiales, por ahora. Deben estar estudiando quién es el judas que deben apoyar para arremeter contra Evo Morales con todas sus fuerzas. Coincido plenamente con lo planteado por la autora. Pienso que la administración de Evo conoce perfectamente la argucia de los imperialistas yanquis. Guerra avisada no puede tomarnos desprevenidos.

Gonzalo dijo:

2

23 de abril de 2019

07:55:17


Evo es indestructible por el imperio por el imperio yankee y sus lacayos, pues goza del apollo de su pueblo y resto del mundo

Lucía dijo:

3

23 de abril de 2019

09:02:54


Que nadie tenga dudas que Bolivia está en la amplia mirilla del imperio, no sólo Venezuela, Nicaragua y Cuba. Todo lo que huela a gobiernos progresistas que quieren lo mejor para su pueblo, que nacionalizan empresas, consorcios y otros extranjeros, recuperando las riquezas de su suelo para sus conciudadanos huele a peligro para el imperio, América Latina desde el Río Bravo hasta la Patagonia tiene que estar alerta, desgraciadamente si los gobiernos de occidente se pliegan a los designios del imperio que no harán los títeres que siempre han existido en nuestra América.

gimano dijo:

4

23 de abril de 2019

11:00:27


los yankis dando pataletas de ahogado ,saben que se le va acabando su imperio del dólar ,,por tanto harán todo lo posible por salvarse ,,cuidado ,,el pueblo de Bolivia sigue en la ignorancia de que el dios dólar los salvaría no se de que ,, evo a desmostrado que se pueden desarrollar sin ellos ,,pero ,,nadie escarmienta por cabeza ajena ,,todavía hay muchos confundidos ,,los cosas están clara ,,pero hay pueblos muy testarudo ,,miren lo que pasa en ecuador ,,se descompuso ,,en menos de dos años lo que a costado 10 ,,,la complicidad del silencio de los pueblos ,,ya se vio en el referendo con evo morales ,,aun siendo servil a su pueblo la gente voto por el no ,,de su continuidad ,,ignorancia o servilismo a los yanquis )=/=?,,,no se pero no basta con ser fiel a su pueblo hay que educar dentro de los mejores valores ,,sin descuidar que los yanquis ,,no dejaran de jo,,,..