ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Clausura de la XVI Cumbre del ALBA-TCP, presidida por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba; Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba; y Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela.Presentes además, Evo Morales, presidente de Bolivia; Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, y otros dirigentes del Caribe. Foto: Juvenal Balán

«En las relaciones internacionales, practicamos nuestra solidaridad con hechos, no con bellas palabras», dijo Fidel al definir –como solo él podía hacerlo– el carácter y la esencia de la política exterior cubana a lo largo de estos 60 años de Revolución. Desde el pasado 23 de diciembre, la diplomacia cubana comenzó a recorrer también sus 60 años de existencia.

«Un año difícil, de resultados encomiables y alentadores y de una política exterior que sigue y seguirá siendo fiel a nuestra tradición independentista y patriótica, y a nuestra tradición revolucionaria, que es de profunda entraña popular», así definió el 2018 el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, durante las recientes sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Cuba es una nación pequeña, no posee abundantes recursos económicos, pero ha mantenido una política exterior basada en principios, con alcance e influencia en países afines y no afines a nuestro sistema social.
El año que recién termina estuvo marcado por constantes aprendizajes, victorias y desafíos, pero también por la posibilidad de seguir demostrando la dignidad que nos identifica como pueblo.

En cuanto a las relaciones con Estados Unidos, como ha expresado el propio Canciller, desde el 17 de diciembre de 2014 hasta el 2017, se había logrado alcanzar «cierto progreso en la relación bilateral con el país norteño; sin embargo, el pasado 2018 fue un año de retrocesos, marcado por la obstinada insistencia de la administración Trump de poner obstáculos y recrudecer el bloqueo».

Con Trump al frente de la Casa Blanca, las políticas agresivas, ilegales y extraterritoriales de Washington se hicieron más fuertes. Se puede mencionar una gran lista de hechos que van desde el sinsentido hasta la indignación: teorías de ataques sónicos, cierres de servicios consulares, trabas migratorias, prohibición de viajar a la Isla, recrudecimiento del bloqueo, financiación de la contrarrevolución, provocaciones, intentos de deslegitimar el proceso revolucionario, de confundir y presionar, entre otras arbitrariedades, a la comunidad internacional… En fin, argucias que resultaron ser tan arrogantes, que suscitaron un casi unánime rechazo del mundo y llevaron a niveles muy altos el apoyo y la solidaridad con Cuba.

Prueba de ello fue la última votación de la Asamblea General de las Naciones Unidas contra el bloqueo, donde 189 países se pronunciaron por la eliminación de este flagelo y solo dos, Estados Unidos e Israel, estuvieron a favor de mantenerlo.

Sobre la relación con el vecino del norte, el pasado 1ro. de enero al conmemorar el aniversario 60 de la Revolución, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido, insistía: «Reitero nuestra disposición a convivir civilizadamente, pese a las diferencias, en una relación de paz, respeto y beneficio mutuo con los Estados Unidos. También hemos señalado con toda claridad que los cubanos estamos preparados para resistir un escenario de confrontación, que no deseamos, y esperamos que las mentes más equilibradas en el Gobierno norteamericano lo puedan evitar».

Muy importante fue también la respuesta internacional que se produjo a la elección del presidente Miguel Díaz-Canel, como expresión de conciencia de la legitimidad de nuestras elecciones a escala regional y mundial. «El cambio generacional en nuestro Gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la Revolución. Somos la continuidad, no la ruptura», expresó el Presidente cubano al ser elegido.

Fue significativa, la presencia de Díaz-Canel en la Asamblea General de las Naciones Unidas; la manera en que fue percibido su discurso, los encuentros que sostuvo con diversos sectores de la sociedad estadounidense y con varios jefes de Estado y otras personalidades; su gira por la Federación de Rusia, la República Popular Democrática de Corea, la República Popular China, la República Socialista de Vietnam, la República Democrática Lao. Al calificar el recorrido, el Canciller cubano dijo: «fue también muy importante en el sentido de la prioridad que tienen los vínculos respectivos en todos los ámbitos, incluida la concertación política y las relaciones económicas, comerciales y financieras».

El 2018 también trajo un renovado auge de las relaciones con los países del Sur, en especial con América Latina, el Caribe y África. Con ello, se dio continuidad a nuestros principios y propósitos en los organismos internacionales, se privilegió la búsqueda de la paz, la voluntad de integración y colaboración.

Sobre la situación en América Latina y el Caribe, Cuba continúa defendiendo los principios de solidaridad e integración entre las naciones. Así lo ha puesto de manifiesto en la Cumbre de la Celac, la Asociación de Estados del Caribe (aec), y la Cumbre del alba, que sesionó en La Habana en diciembre pasado, y antes en el mes de julio durante el Foro de Sao Paulo, que fue muy significativo en la articulación de las fuerzas políticas de izquierda, con los movimientos populares y sociales y con los gobiernos revolucionarios y progresistas de la región.

Cuba, donde se firmó en ocasión de la ii Cumbre de la Celac en el 2014 la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, ha continuado tributando a ese decisivo escenario, de lo cual ha sido una nítida expresión el proceso de paz en Colombia.

A esto también el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, el pasado 1ro. de enero, dedicó sus reflexiones; al decir que esa contribución se ha hecho por solicitud expresa del Gobierno colombiano, tanto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, como con el Ejército de Liberación Nacional, «y lo seguiremos haciendo, por encima de riesgos, agravios y dificultades.

Son importantes también los cambios en el balance político regional, donde se han hecho evidentes los intentos de aplicar nuevamente la Doctrina Monroe.

Ni las mentiras y tergiversaciones del presidente brasileño Jair Bolsonaro al cuestionar la preparación de nuestros médicos y condicionar su permanencia en el programa Más Médicos, que llevaron al Ministerio de Salud de la Isla a retirar a sus galenos, pudieron evitar el respaldo de la comunidad internacional a la obra de infinito amor que realizaban en las zonas más apartadas del gigante sudamericano nuestros médicos.

«Habrá que defender la aplicación de la proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Habrá que defender sus postulados frente al imperialismo norteamericano, frente a poderes externos y frente a la complicidad de algunas fuerzas radicales de extrema derecha, e incluso neofascistas, que se abren paso en la región», dijo Rodríguez Parrilla sobre los retos del próximo año 2019.

Visitas oficiales de jefes de Estado y de Gobierno a Cuba en el 2018

Enero

Presidente de Etiopía
Presidenta de Chile

Marzo
Presidente de Kenya
Secretario General del Partido Comunista de Vietnam

Abril
Presidente de Venezuela
Presidente de Bolivia

Mayo
Secretario General de la onu
Presidente de Palestina

Junio
Presidente de la India

Julio
Primer Ministro de la Mancomunidad de Dominica
Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas

Agosto
Presidente de Surinam

Octubre
Presidente de El Salvador
Presidente de Panamá
Presidente de Venezuela

Noviembre
Presidente de España

Diciembre
Presidente de Haití
Presidente de la República Árabe Saharaui Democrática.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.