ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Era la crónica de una decisión anunciada. El juez federal, Claudio Bonadío, procesó a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner por considerarla jefa de una asociación ilícita destinada a exigir y cobrar sobornos de empresarios vinculados a las obras públicas.

Como se sabe, este no es un caso aislado: el sometimiento político del poder judicial hacia la derecha, hace que los procesos judiciales contra líderes progresistas de la región estén amañados de antemano.

Desde el final de la guerra fría, Estados Unidos prefiere mantener el control sobre Latinoamérica por vías
de apariencia «democrática», aunque la realidad indica que nada tienen que ver con el poder del pueblo y sí con el empleo de poderes judiciales y legislativos contra aquellos que le resulten «incómodos» y quitar del camino de una forma –al menos aparentemente– menos impuesta.

Dilma Rousseff, Fernando Lugo, Cristina Fernández de Kirchner, Luiz Inácio Lula da Silva, Rafael Correa, Jorge Glas…, todos ellos han sido objeto de esta estrategia que los inmoviliza políticamente. Es, ante todo, parte de esa una nueva táctica de guerra no convencional que se conoce también como Lawfare.

El objetivo: desacreditarlos a ellos y a las fuerzas políticas que representan, equiparándolos a delincuentes comunes e inhabilitándolos electoralmente.

Se trata de una «guerra jurídica» que se despliega a través del uso ilegítimo del derecho interno o internacional con la intención de dañar al contrario, paralizándolos política y financieramente, inmovilizándolos judicialmente para que no puedan perseguir sus objetivos ni presentar sus candidaturas a cargos públicos.

Con el paso de los días el lawfare se muestra con mayor intensidad, acompañando a las fuerzas neoliberales que diseñan la nueva estrategia de combate y desprestigio contra los movimientos políticos de izquierda.  

La guerra jurídica implica un gran retroceso en el fortalecimiento institucional de los países de la región, es parte del juego del que quieren hacernos partícipes, de la mentira que nos quieren imponer y para la cual, también los medios de comunicación desempeñan un papel vital. ¿Tanto le temen a lo que han representado y aún representan los que hoy quieren juzgar, sin el más mínimo respeto por sus derechos y por la obra colectiva que han impulsado? ¿Por qué será?

Luiz Inácio Lula da Silva
«No sirve de nada intentar frenar mis sueños, porque cuando deje de soñar, yo soñaré a través de sus cabezas y de sus sueños».

Rafael Correa
«En América Latina ya no hay solo cuartelazos para sustituir a gobernantes, como ocurría en el pasado, sino que ahora hay golpes de corte, que buscan socavar a los grupos progresistas que han ganado legítimamente el poder».

Cristina Fernández
«Es la nueva estrategia regional para proscribir dirigentes, movimientos y fuerzas políticas que hicieron salir de la pobreza a millones de personas».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

William Vilaú Viant dijo:

1

19 de septiembre de 2018

07:54:09


Es horrible lo que la derecha está haciendo a estos magníficos líderes que lo único que han hecho es luchar a favor de su pueblo.

Indignado dijo:

2

19 de septiembre de 2018

10:04:19


¿Y no existe defensa contra esa estrategia de la derecha? Es hora de que los estrategas de izquierda se movilicen y definan un plan de acción para contrarrestar la violencia judicial de la derecha.

Miguel Angel dijo:

3

19 de septiembre de 2018

11:20:59


La guerra contra las fuerzas de izquierda y contra democracia en nuestra región es evidente, ya hace algunos años los sectores mas ultra derechistas dirigidos y apoyados por el imperio gringo, emplean métodos "más suaves", como el denominado "lawfare", aunque persiguiendo los mismos abyectos objetivos que el Plan Cóndor de la década de los 70, que provocó la muerte y la desaparición de decenas de miles de personas. El 22 de junio de 2012 se efectuó un golpe de estado parlamentario contra Fernando Lugo. El 1 de septiembre de 2016 el Senado de Brasil destituyó a Dilma Rousseff de la presidencia del país en un “juicio político” en el que resultó condenada por supuestamente haber manipulado el presupuesto público. Entre el 2 de noviembre de 2017 y el 6 de marzo de 2018, la expresidenta argentina Cristina Kirchner recibió tres procesamientos judiciales, dos por presuntos delitos de corrupción y uno por interferir presuntamente en la investigación del atentado de la AMIA, ocurrido en Buenos Aires en el año 1994. El 24 de enero de 2018 el Tribunal Supremo de Brasil ratifica la sentencia contra el que fuera presidente del país y actual candidato mejor situado en las encuestas para las próximas elecciones presidenciales, Lula da Silva, condenado a 12 años de prisión por corrupción. El 3 de julio de 2018 se dicta por un tribunal de Ecuador una orden de prisión y captura internacional contra el ex presidente Rafael Correa. Previamente, el 14 de diciembre de 2017, era condenado a seis años de prisión el vicepresidente Jorge Glas, acusado de corrupción. Existen otros casos de líderes de izquierda que sufrieron hechos similares. Hay que ser miope o muy necio para admitir que la cadena de tales hechos no responde a una manipulación política para dañar, desacreditar y eliminar de la escena política a estos líderes o incluso los propios procesos revolucionarios o progresistas. La izquierda de la región debe elaborar una estrategia para detener y eliminar esta patraña.

Frank dijo:

4

20 de septiembre de 2018

00:06:00


Sres del periódico Granma. Veo q no han publicado las opiniones q les envié en la mañana. Bueno sino lo hacen me van a confirmar lo q me dijeron unos conocidos Cubanos q ese periódico censura las opiniones, yo no les creí porque aunque se q es un diario del Partido Comunista Cubano he dado opiniones en otros artículos y han sido reflejadas.Solo quiero agregarles lo siguiente: Estoy jubilado, soy apacionado de la política pero nunca he vivido de ella ni he militado en ningún partido. Cuando ejerzo mi voto lo hago por los políticos que considero van a servir mejor al pueblo sean de izquierda o la derecha. Se que muchos pueden discrepar de los criterios que les envíe. Pero son mis humildes critrios. Mis saludos.

Carmen dijo:

5

24 de septiembre de 2018

14:32:20


No conozco mucho de izquierdas y derechas. En las últimas elecciones que hubo en mi país voté por el candidato que según he leido pertenece a la izquierda, pero sin en la trayectoria de su mandado ese presidente se empeña en aplicar políticas que conlleven a la implantación de un régimen similar a los que hoy existen en Venezuela o Nicaragua que según he leído son gobiernos de la izquierda. No dudaría en rechazarlo y combatirlo con todas mis energías.