ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Granma

Más de 200 años han transcurrido desde que Bolívar escribiera la Carta de Jamaica y a pesar de la distancia temporal y el contexto, pareciera que nos transmite lecciones para hoy.
Mucho se ha hablado de su valor literario e histórico, pero su basamento, como guía indiscutible de una América Nuestra que debía y tenía que ser liberada por esfuerzo y derecho propio, resume la magnitud de aquellas letras que se alzaron como testimonio de lucha de nuestros pueblos.
Con aquellas palabras, el Libertador no reclamaba, confiaba y patentizaba que solo la unión –en ideas y acciones– de los que deseaban luchar por la verdadera independencia de estas tierras americanas, sin importar dónde estaban o de dónde vinieran, podía trazar el camino, costara lo que costara, para la liberación de la Patria sin fronteras que debía ser la preocupación máxima de todos los hombres de bien.
Conocía las amenazas, los peligros que se cernían, los había alertado y confiaba en la capacidad de los hombres y mujeres de este continente para levantarse y seguir, para construir a través de sus luchas y sus esfuerzos propios la tan anhelada independencia,  eliminar la tan aborrecida esclavitud y lograr la mayor justicia posible.
Con una belleza incalculable, Bolívar realzaba ese deseo enorme de «ver formar en América la más grande nación del mundo, menor por su extensión y sus riquezas que por su libertad y gloria», una nación grandiosa «con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión…».
Más allá de la belleza de estas letras, parecieran presagiar e indicar por lo que mucho se lucharía durante siglos, aquello que los pueblos de estas tierras del Río Bravo hasta la Patagonia reconocieran como el mayor y más importante reto común, y lo forjaran en unidad, compromiso, cooperación, solidaridad.
«Siempre las almas generosas se interesan en la suerte de un pueblo que se esmera por recobrar los derechos con que el creador y la naturaleza le han dotado; y es necesario estar bien fascinado por el error o por las pasiones para no abrigar esta noble sensación», reafirmaba Bolívar, a la vez que hablaba de su Venezuela querida y lo que hasta entonces había sido como tierra dotada de riquezas y hombres buenos, pero saqueada en todas sus dimensiones.
Con esa misma ternura y firmeza reclamaría también la integración de las islas de este continente, el reconocimiento a esa insularidad que no significa en absoluto que tuvieran que ser vendidas o explotadas, pues merecían el mismo derecho a ser libres e independientes.
«Han transcurrido 203 años desde que el Padre de la Patria marcó el rumbo de los pueblos libres de América; nos dejó la Carta de Jamaica y en ella la importancia de la unión para formar de todo el mundo nuevo una sola nación». Hoy seguimos construyendo la Patria Grande. Así escribió este 6 de agosto el presidente Nicolás Maduro en su cuenta oficial en Twitter, recordando a Bolívar y a la Carta de Jamaica.
Será menester volver siempre al Libertador, a sus razones que siguen siendo las nuestras, a sus alertas que deberán darnos la luz y la firmeza para retomar los caminos cuando pareciera que pretenden imponerse por la fuerza, los desmanes del mismo enemigo que el propio Libertador dijera que plagaría a la América de miserias en nombre de la libertad.
Los tiempos han cambiado, los pueblos son sabios, pero los peligros son muchos, han adquirido nuevas formas, actúan por otros métodos, tienen otros rostros. La esencia de nuestra lucha será siempre seguir adelante, defender la fe,  el optimismo, y no decaer, con la savia infinita de los que nos trajeron hasta aquí y con las enseñanzas de Bolívar –que hoy nos hace más falta que nunca– como una de nuestras banderas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

wilfredo Falcón Quintero dijo:

1

8 de septiembre de 2018

08:52:31


uy buen artículo. tiene toda la razón compañera. la carta de Jamaica tiene mucha vigencia porque los problemas y los enemigos de la America son de la misma naturaleza que hace 200 años. El enemigo es mas fuerte y más malvado. Está en crisis definitiva y sus golpes son desesperados. martí dijo hace más de 100 años que "Los que Bolívar no hizo, por hacer está . aún en América. ya en este momento se ha hecho mucho, pero falta mucho por hacer en materia de unión y desarrollo de nuestros pueblos. El santanderismo vive como un enemigo de la idea unitaria de Bolívar, como guía ideológica de la burguesía proimperialista y pro sionista de Colombia, y como aliado del decadente imperialismo yanquí. Pero nosotros tenemos a Bolívar su Carta de jamaica y su pensamiento libertatario, unitario y humanista que continúa siendo un faro de la liberación y el desarrollo de América latina para alcanzar el sueño realizable del libertador de «ver formar en América la más grande nación del mundo, menor por su extensión y sus riquezas que por su libertad y gloria», una nación grandiosa «con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión…». Seguiremos luchado y construyendo ese sueños entre todas las almas generosas de América, entre las cuales, los cubanos tenemos el orgullo de contribuir modestamente con este pueblo en la realización de ese grandioso sueño.

Daimi dijo:

2

8 de septiembre de 2018

16:51:07


gracias por el artículo...es increíble la vigencia del pensamiento bolivariano, ya en aquellos tiempos se hablaba de unidad, cosa que aún se tambalea en Nuesta América, pero no es sueño ni utopía, porque los pueblos hoy más que nunca levantan sus voces contra las injusticias y mezquindades...

Juan Víctor Capuñay Paz dijo:

3

8 de septiembre de 2018

21:24:16


Efectivamente EE.UU sigue plaganado al mundo de miserias en nombre de la libertad, ejemplos: Irak, Siria, Libia, etc., etc.0

Miguel Angel dijo:

4

9 de septiembre de 2018

08:09:01


“Hay hombres que hasta después de muertos, dan luz de aurora”. Es el caso de los hombres extraordinarios que guían a pueblos enteros durante siglos, representan un paradigma imperecedero. Ejemplos sobran. El más grande en su tiempo fue Simón Bolívar, sin descartar a otros gigantes de la historia de Nuestra América: Hidalgo, San Martín, Sucre, Morelos, O'Higgins, Martí y muchos otros. En la historia más reciente es imprescindible destacar a Fidel, Ernesto Che Guevara y Chávez. Su legado es inmortal, su ideario y ejemplo constituyen el faro para llevar acabo la lucha por un mundo mejor, en beneficio de las grandes mayorías de la Patria Grande. El sueño de Simón Bolívar y José Martí, hecho realidad por Fidel y Chávez. Es el futuro inexorable de las naciones de Nuestra América.

Juan Carlos dijo:

5

9 de septiembre de 2018

08:51:27


Sr. de redaccion. Buen dia. Pregunto: de que ha servido el esfuerzo de este gran hombre llamado Simon Bolivar? Llevamos 200 años de independencia de España y esos mismos años de lucha entre lo que llamamos izquierda y derecha. Nuestros paises de Latinoamerica estan mal porque los gobiernan politicos corruptos y no por tipo el sistema politico que tengamos. Mejorardo para reducir la corrupcion podremos tener una sociedad con un nivel de vida mucho mayor.