ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Bolivia celebra el aniversario 193 de su independencia. Foto: Internet

La historia de la independencia de Bolivia está llena de contradicciones y de valentía. Después de sucederse el Primer Grito Libertario y el primer gobierno independentista de toda Iberoamérica, pasaron más de 15 años hasta que el 6 de agosto de 1825 se proclamó la República de Bolivia.

«El mundo sabe que el Alto Perú ha sido en el continente de América, el ara donde vertió la primera sangre de los libres y la tierra donde existe la tumba del último de los tiranos. Los departamentos del Alto Perú protestan a la faz de la tierra entera, que su resolución irrevocable es gobernarse por sí mismos».

De esta forma comienza el Acta de la Independencia de las Provincias del Alto Perú, de esta manera se otorgó la tan ansiada libertad a los bolivianos.

El pasado lunes 6 de agosto Bolivia celebró el aniversario 193 de esa fecha emancipatoria, una festividad que conmemora la declaración del acta de independencia, que puso fin al dominio español y proclamó la República de Bolivia, otorgando al país su autonomía.

Hicieron falta siglos de lucha para alcanzar la autodeterminación, un hecho que lleva a que en este día no se recuerde solo a los libertadores Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, sino a todos aquellos que lucharon antes, como Túpac Katari, Bartolina Sisa o Juana Arzurduy.

Las raíces ancestrales del boliviano de hoy mantienen firme su base cultural, que son claramente expresadas en su constitución, definiendo a Bolivia como Estado libre, independiente, soberano, multiétnico y pluricultural.

La celebración encuentra a los bolivianos en un histórico proceso de refundación del Estado, en el que se destaca una fuerte reivindicación indígena.

Bolivia tiene por primera vez en su historia contemporánea un Presidente de origen indígena, raíz que se considera afirmada en más del 60 % de los once millones de bolivianos.

UN PRESIDENTE PARA EL CAMBIO

Entre el 2001 y el 2005 Bolivia tuvo cinco presidentes. La conflictividad política despachaba mandatarios y asfixiaba ciudades. Un año después este panorama había cambiado.

La victoria electoral de Evo Morales en el 2006 encaminó a Bolivia en un sendero de crecimiento económico y pasó de ser uno los países más atrasados de la región latinoamericana a liderar con su Producto Interno Bruto (PIB), los números de la economía regional en los tres últimos años.

El crecimiento económico promedio del PIB en Bolivia ha sido del
5 % los últimos 11 años, con importaciones por valor de 76 000 millones de dólares y exportaciones por 91 000 millones de dólares.

La gestión del Presidente trajo grandes logros sociales en el país, en materia de educación, salud, seguridad social, disminución de la pobreza y de la desnutrición crónica infantil. Esto fue posible por la nacionalización de los recursos naturales del país y el rechazo a las recetas neoliberales del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En julio del 2017, Bolivia alcanzó la total independencia del FMI y del Banco Mundial (BM), que durante muchos años dictaron el destino económico de esta nación.

Con Evo Morales los bolivianos han vuelto a recuperar su independencia de grupos de poder extranjeros y potencias imperialistas, que solían manejar los recursos del país.

En Bolivia conviven ciudadanos y ciudadanas de muy diferentes culturas, que se expresan en idiomas diferentes y tienen costumbres diversas; la inclusión ha sido otro de los puntos clave en el Gobierno de Morales.

Hoy es un país gobernado por un partido compuesto por organizaciones sindicales y centrales agrarias, indígenas y campesinas. La Constitución boliviana, que impulsó su Presidente, reconoce los «usos y costumbres de los pueblos» para la elección de diputados y la administración de la justicia.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, explica que para garantizar que «nunca más habrá una Bolivia sin los pueblos indígenas; ellos deben participar en la gestión de los asuntos públicos y en el ejercicio del poder».

Un tema que todavía despierta un importante debate en Bolivia es el referido a la agenda ambiental. El Centro de Documentación e Información de Bolivia señala que, por ejemplo, en esta década se ampliaron las áreas petroleras constantemente. En tan sólo siete años, del 2005 al 2012, se incrementaron de 11 a 98 las áreas reservadas a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos llegando esto a representar aproximadamente un tercio de la superficie total de aquel país.

BOLIVIA BAJO RESISTENCIA

Bolivia se mantiene acechada, pero firme en su camino de soberanía política e independencia económica.

Contra el proceso de cambio boliviano, se han desarrollado desde el principio todas las acciones de
desestabilización oligárquica e imperial, con el propósito de interrumpir el proceso político más profundo de toda la historia de este país.

El primer intento por derrocar a Morales sucedió en el período 2006-2009. Las oligarquías y sus amos imperiales no querían un Gobierno que de entrada nacionalizó el petróleo, recuperó los recursos naturales y las empresas para el Estado, convocó a una Asamblea Constituyente y empezó a ejercer soberanía estatal en todos los campos.

El segundo intento se llevó adelante entre diciembre del 2015 y febrero del 2016, frente al proyecto gubernamental de modificar –vía referéndum– el artículo 168 de la Constitución Política del Estado, para habilitar el binomio Evo Morales-Álvaro García Linera, con vistas a las elecciones del 2019. Esa fue una conspiración político-mediática activada por Estados Unidos.

Ahora el mismo imperio y la derecha boliviana se encuentran desplegando su tercer gran intento de revertir la revolución boliviana.

El motivo esta vez es el rechazo a la anunciada candidatura de Evo Morales para las elecciones del 2019. La razón de fondo es interrumpir la continuidad del proceso de cambio.  Las herramientas empleadas son las plataformas en las redes sociales y el apoyo financiero de partidos opositores y de agencias estadounidenses.

Pero Estados Unidos y la derecha han fracasado con una Bolivia que sigue proponiendo transformaciones, sigue apostando por el crecimiento de su economía, su cultura y su identidad.

NÚMEROS QUE HACEN HISTORIA

- En el 2005 la extrema pobreza en el área urbana de Bolivia era de 24,3 % y en la rural de 62,9 %, pero en el 2015 esas cifras bajaron a 9,3 y 33,3 %, respectivamente, en tanto la pobreza moderada descendió del 60,6 % en el 2005 al 38,6 % en el 2016.

- El incremento de ingresos del sector poblacional que se ubica como clase media aumentó del 13 al
32 %, mientras que la desigualdad de ingresos entre el 10 % más rico frente al 10 % más pobre, se redujo en los últimos 11 años a 37 veces.

- Más del 50 % de sus 166 legisladores titulares son mujeres, 41 puestos están ocupados por representantes de los pueblos indígenas y 29 por jóvenes.

- La reducción de las tasas de mortalidad infantil y desnutrición crónica son importantes logros en esta nueva Bolivia, se vacuna contra 19 enfermedades y entregan medicamentos sin costo a los de escasos recursos.

- En el 2001 el índice de analfabetismo en el país rebasaba el 13 % de la población, mientras que en la actualidad es solo de 2,8%.

FUENTE: INFORME ANUAL PRESENTADO POR EVO MORALES EL 21 DE ENERO DEL 2017

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Raiza Kozulina de Rusia dijo:

1

8 de agosto de 2018

18:38:41


Observo con especial interés los eventos en Bolivia desde mediados de la década 1970. En esos años yo comencé a trabajar en la escuela. Nosotros tuvimos muchos amigos de Cuba y de otros 7 países de América Latina que estudiaron en Voronezh. Relaciones muy cálidas eran con del posgraduado de la universidad de Voronezh de Bolivia Tomas Molina Cespedes un amigo sincero de la Unión Soviética y de Cuba. Historia y política del país de nuestro amigo eran de gran importancia para nosotros y son importantes hoy, aunque han pasado muchos años. Espero que Tomas lea "Granma" y recuerda a sus jóvenes amigos de la escuela del pueblo de Tresorukovo al cual contaba sobre el Che tan mucho y con tanto amor. Estamos contentos a los cambios en Bolivia en estos años. Aprovecho esta oportunidad quisiera felicitar con fiesta de Independencia a Bolivia y a nuestro amigo Tomas.