ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Por el Estrecho de Ormuz transita cada día más del 30 % del petróleo del mundo, unos 17,5 millones de barriles. Foto: wordpress.com

Otra vez Donald Trump. Ahogar económicamente a Irán es el objetivo básico del mandatario estadounidense, que ya dispuso la imposición de nuevas sanciones contra la nación persa, incluso, la que impediría a ese país exportar su petróleo y gas, renglones fundamentales para su economía.

Y es este último paso, precisamente, el centro del actual panorama enrarecido, que podría derivar consecuencias nefastas para la humanidad.

Antes de estas medidas, en mayo pasado –dejando perplejos a socios europeos que quizá se enteraron por un tuit– Trump decidió abandonar el compromiso con el Acuerdo Nuclear iraní, que había sido firmado en el 2015, entre Irán y seis potencias mundiales: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania.

El pacto se había logrado luego de tres años de intensas negociaciones y ha sido catalogado como uno de los acuerdos más significativos de la diplomacia del diálogo en las últimas décadas. Con la retirada y otras acciones, el mandatario estadounidense ha creado un escenario mundial de incertidumbre, frágil y con muchas posibilidades de hacer catarsis y estallar.

No se puede jugar todos los días con la responsabilidad de quienes apuestan por un mundo en paz, seguro y económicamente estable.

La República Islámica de Irán ha demostrado varias veces su firmeza ante sus principios religiosos y revolucionarios, su resistencia y su capacidad de negociación sin ceder a la soberanía de la nación.

Hace unos años, otro presidente de Estados Unidos – muy parecido al actual – emprendió medidas extremas y hasta dio un ultimátum a Teherán para que pusiera fin a sus planes de desarrollo nuclear con fines pacíficos.

Hoy vuelven a dispararse las alarmas con nuevas y mayores sanciones provenientes de Washington y de otro mandatario inclinado a renunciar a todo lo que no tenga que ver con su escasa capacidad de concebir al mundo al modo estadounidense.

En este caso, las autoridades persas, con todo el derecho a defenderse y hacer respetar los acuerdos internacionales, podrían usar como respuesta el cierre del Estrecho de Ormuz, por donde transita cada día más del 30 % del petróleo del mundo, unos 17,5 millones de barriles.     


Esta posible medida parece poco viable, porque llevaría implícito un potencial estallido bélico, además de una subida inédita de los precios del crudo que podrían alcanzar más de 200 dólares el barril según especialistas.

Las nuevas sanciones unilaterales de Washington  contra Irán comenzarían, algunas en la primera semana de agosto y otras en noviembre.

Las máximas autoridades iraníes han demostrado al mundo no solo su capacidad de negociación –como se hizo para llegar al Acuerdo Nuclear–, sino su responsabilidad internacional que pasa por su preparación militar y su desarrollo económico.

Pero, aún así, solo con la percepción de lo que significaría ese cierre, ya el precio del barril de crudo ha subido por segundo día consecutivo y hay preocupación en la arena internacional.

No olvidemos que los países del Golfo Pérsico, en su conjunto, son los mayores productores del hidrocarburo del mundo, y lo exportan utilizando esa vía marítima, pues es la única salida que tienen hacia las rutas internacionales de navegación, a través de una reducida porción de mar conformada territorialmente por la península de Musandam –que es un enclave de Omán, en el extremo oriental de los Emiratos Árabes Unidos– y, por otro lado, el extremo sudoeste de Irán, el cual conecta con el mar Arábigo y de ahí directo hacia el océano Índico.

De acuerdo con despachos noticiosos del periódico argentino La Nueva, diariamente atraviesan Ormuz entre 14 y 16 navíos tanqueros. La inmensa mayoría son VLCC (Very Large Crude Carriers) y ULCC (Ultra Large Crude Carriers), es decir, con capacidad de entre 200 000 y 320 000 toneladas de desplazamiento.

Según algunas fuentes, el estrecho de Ormuz tiene entre 55 y 95 kilómetros de ancho, aunque el espacio de los carriles para el paso de los barcos en cualquier dirección es de apenas tres kilómetros.Como única vía alternativa ante un posible cierre de Ormuz,  se cuenta con un oleoducto, el Abquaiq,  que atraviesa Arabia Saudita, hacia el Mar Rojo, pero el mismo tiene tan solo una capacidad máxima estimada en cinco millones de barriles diarios.

Estados Unidos, no solo como consumidor de ese petróleo, sino por su papel de «policía mundial», ya aplicó su filosofía de considerar esa zona como determinante para la seguridad nacional estadounidense. Por esa razón, el otrora presidente George W. Bush ordenó mantener permanentemente en los mares cercanos al Estrecho, en el Golfo Pérsico, a dos portaviones, mientras la Quinta Flota, con base en Bahréin, está a cargo de garantizar la libre circulación marítima, por considerar el acceso de los norteamericanos a los hidrocarburos del Golfo Pérsico como una cuestión de seguridad nacional.

Foto: Internet

Ahora, cuando el magnate devenido en presidente trata de rendir a la nación persa a través de las sanciones, el presidente iraní, Hassan Rohani, ha advertido: «Señor Trump, somos el pueblo digno que ha garantizado la seguridad del canal de salida de la región a lo largo de la historia. No juegues con la cola del león; lo lamentarás».

Trump en su cuenta oficial en twitter dijo con mayúsculas que Irán afrontaría «CONSECUENCIAS QUE POCOS EN LA HISTORIA HAN SUFRIDO».

Juega Trump con la cola del león y el pasatiempo del magnate puede resultar muy peligroso. Esperemos, pero sin perder de vista este asunto.

EN CONTEXTO:

- En julio del 2015 los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido y Francia), además de Alemania, sellaron un acuerdo por el que Teherán reducía su programa nuclear a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que dañaban considerablemente su economía.

- Entró en vigor en enero del 2016.

- Irán se comprometía a desconectar dos tercios de sus centrifugadoras, sacar del país el 98 % de su uranio enriquecido y llenar de cemento su principal reactor de plutonio.

- Según la ONU, Teherán estaba cumpliendo esas condiciones, aunque buena parte de las restricciones debían tener vigencia solo por 15 años.

- En mayo del 2018 Donald Trump anunció la retirada de Estados Unidos del Acuerdo, lo cual recibió fuertes críticas del resto de los firmantes.

- Las nuevas sanciones de Estados Unidos contra Irán comenzarán a aplicarse el 7 de agosto.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis dijo:

1

1 de agosto de 2018

00:34:35


Ha llegado la hora de aplicar sanciones contra el gobierno de Estados Unidos. El gobierno de Trump pone en peligro la paz y la seguridad de los pueblos del mundo.

Norberto Respondió:


1 de agosto de 2018

09:12:20

Luis: Usted pudiera decirme quien o quienes van a aplicarles sanciones a los yanquis.

Luis Respondió:


2 de agosto de 2018

23:14:21

Hay muchas maneras de "sancionar" al gobierno de Estados Unidos y a los intereses vinculados. Una de ellas puede ser el no comprar armamentos (y software relacionado) estadounidenses---los de otros países que respeten los derechos de los pueblos, los pueden sustituir y hasta resultar mejor y mas adecuados. Igualmente con productos de las grandes corporaciones estadounidenses---muchas de las cuales suministran al gobierno de EU---en cualquier renglón. Cualquirer cosa que se fabrique hoy en Estados Unidos ya es fabricada en algún otro país. Otra medida es restringir a cualquier empresa estadounidense a proyectos de emprendimiento conjunto (joint venture) con empresas del país, con un máximo del 49 por ciento del control de dichas operaciones. Si lo pensamos bien, encontraremos muchas otras medidas. Las sanciones no tienen que ser de estado a estado, sino que pueden ser en multitud de cosas y decisiones, que no inviten represalias por parte del imperialismo.

Rogelio dijo:

2

1 de agosto de 2018

06:41:32


Existe , sin duda , una tensión subyacente en la política internacional que en cualquier momento podria desembocar en un conflicto bélico en el medio oriente y si la atencion se centra en el estrecho de Omus la llave del problema la sigue teniendo Siria. Los conflictos civiles armados tanto en Siria como en el Yemen estan basados en la no solución del transporte del petroleo hacia europa y los EEUU. En Siria el primer objetivo siempre ha sido destruir al pais para poder crear un oleoducto a travez de su territorio que posibilitara el transporte de crudo desde Irak y Arabia Saudita hasta el mediterraneo. De momento los Yankys han perdido la partida ( el fanatismo imperial hace que para los que aprietan las teclas de la política mundial estas acciones tan terribles que crean tanto dolor , muerte y miseria sean tomadas a la sazon de un simple juego de poker). Las fuerzas militares rusas han contenido a los terroristas temporalmente , lo que obliga a los Rusos a no retirarse totalmente de la zona de conflicto amen a la reactivacion de la guerra y la perdida de posiciones estratégicas. Visto el hecho territorial de la imposibilidad de implementar ese oleoducto a travez de Siria , ahora Yemen ocupa un espacio impotante, en el cual la barrera a modo de "colador" decide quien pasa y quien no pasa a travez de ese enclave geográfico. Para los señors imperiales siempre será más productivo BLOQUEAR a sus enemigos que desatar un conflicto que conlleve a la guerra nuclear. Eso queda demostrado por las acciones que desde decenas de años han utilizado contra Cuba, ahora contra Rusia , Iran, y China. Habra que decidir cuando extirpar el origen de todos los males. ?????

camilo dijo:

3

1 de agosto de 2018

09:27:12


LO peor de todo es que esos personajes no se hacen Presidentes solos, lo eligen millones de personas. a veces pienso que la humanidad tiene con frecuencia culpa de su propio destino. Quiere paz y elige a dirigentes irresponsables y guerreristas.

Efrain Nuñez Funes dijo:

4

1 de agosto de 2018

10:14:06


Es justo que Iran defienda sus principios y su soberania frente a las pretensiones hegemónicas del imperialismo norteamricano, si eso hace recibira el apoyo de todos los pueblos del mundo. Hay que correr riesgos y no dejar de luchar.

Enrique R. Martínez Díaz dijo:

5

1 de agosto de 2018

11:07:10


Saludos. Hay cosas importantes a tener en cuenta; ¿aceptarán los países europeos, y otros, como India y China, acatar las sanciones norteamericanas, y reducirán las compras de petróleo a Iran? ; ¿a qué paises afectaría mas el cierre del Estrecho de Hormuz (u Ormuz, como prefieran)?¿ a quién beneficiaría una nueva guerra en el Medio Oriente?