ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El aniversario 235 del natalicio de Simón Bolívar y el 64 de Hugo Chávez Frías fueron conmemorados en Cuba.

Simón Bolívar es una de las figuras más relevantes de la historiografía latinoamericana. De él se ha dicho que era un «mozo feroz», que era «ansioso y menudo», «orgulloso y altanero», que bailaba con destreza, que tenía modales finos y una capacidad envidiable para resistir el hambre y la fatiga; incluso, el General José de San Martín lo reconoció como «el hombre más asombroso que haya producido América del Sur».

Pero Bolívar sigue siendo un retrato inacabado: aquel hombre que nació rico, quedó huérfano a edad temprana, fue prematuramente viudo, emancipó a cinco países, alcanzó la máxima gloria de su carrera militar y murió en el destierro a los 47 años, nos deja un legado intangible.

Este martes se cumplió el aniversario 235 de su natalicio, conocido como «El Libertador» y considerado por su obra como el gran «Hombre de América».

En su Venezuela querida se celebra, recuerda y aprende de él. Así lo expresó el presidente Nicolás Maduro a través de un mensaje en la red social Twitter, donde ratificó la voluntad del Gobierno y el pueblo venezolanos de continuar la ruta de independencia trazada por El Libertador de la nación sudamericana

«Conmemoramos 235 años del natalicio de nuestro Padre de la Patria, Simón Bolívar; gigante de todos los tiempos, referente universal de unión e integración de los pueblos. Hoy sus hijos e hijas, como dignos bolivarianos, continuamos su camino hacia la independencia definitiva», escribió el mandatario.

Distantes por los tiempos, pero cercanos en ideas, 65 años después de la muerte de Simón Bolívar, advertía Martí que lo que no había hecho El Libertador en este continente estaba por hacerse todavía. Supo tempranamente el Apóstol cubano que América no era lo que el venezolano había soñado; sabía de la desigualdad, de la miseria de una región que dejaba que le pisotearan la libertad por la que tanto se había luchado.

Gracias a la unidad de acción y pensamiento de estos dos grandes hombres, el respeto y la solidaridad han caracterizado los vínculos de Cuba y Venezuela, naciones que han compartido momentos difíciles de la historia de América Latina y el Caribe, pero también victorias y alegrías. Los cubanos y venezolanos se han fundido en los últimos años en una fuerte alianza para unidos trabajar por el bienestar de sus ciudadanos y la unidad e integración de nuestros pueblos, los del Río Bravo hasta la Patagonia.

De la mano de Martí llegó Bolívar a esta Isla caribeña, por eso los cubanos también rendimos homenaje a una de las figuras más destacadas de la emancipación hispanoamericana y bebemos todos los días de sus enseñanzas.

Por eso al amanecer de este 24 de julio en muchos lugares de Cuba se le rindió tributo al Libertador y en la capital cubana, flores en nombre de este pueblo fueron depositadas en el Monumento erigido en su honor, en la Avenida de los Presidentes del Vedado capitalino.

Otra cita para el tributo tuvo lugar en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), y allí se rememoraron las ideas del héroe venezolano, pero también para seguir sus acciones.

«La revolución nacional en Venezuela y progresivamente en el continente, constituye el legado histórico y la consecuencia dialéctica del legado del  prócer caraqueño. Los ideales de Bolívar abrazan con firmeza la espalda martillada y sufrida, pero esperanzada de nuestro  continente», expresó Fernando González Llort, presidente del ICAP al referirse al héroe venezolano.

Y como si no fuera poco recordar hoy a un grande de este continente, sirvió este espacio para rendir tributo a otro: Hugo Chávez, quien cumpliría este 28 de julio, 64 años.

«Le correspondió a Chávez continuar su obra, gigante que transformó el legado de Bolívar en un para siempre, un hombre que se fundió en el alma de Venezuela y que hoy lo vemos en la mirada esperanzada de un pueblo al cual le devolvió la dignidad y la firme convicción de construir una sociedad de iguales».

Seguidores del ejemplo de Bolívar y Martí, Hugo Chávez y Fidel Castro hicieron nacer una nueva esperanza para América, y de la semilla que en nuestros pueblos dejaran estos cuatro grandes, germinaron en otros sueños integracionistas, alianzas de amor y esperanzas que buscan hacer de estas tierras –al decir de El Libertador– la «más dichosa y bella de la humanidad».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.