ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El activista proarmas Philip Van Cleave participa en un video infantil, junto a Baron Cohen disfrazado, donde invita a niños y niñas a usar armas de fuego. Foto: Youtube

Una recién presentada serie televisiva en Estados Unidos, en su primer capítulo estuvo dirigida a enseñar a niños de cuatro a 12 años a utilizar armas y así poder defenderse de ataques frecuentes en escuelas de ese país. Es catalogada como una sátira bien elaborada que se propone ridiculizar al llamado «sueño americano».

Se imagina usted que encienda el televisor y, de pronto, aparezcan en pantalla personajes famosos impartiendo una «clase» en la que se enseña a niños estadounidenses de cuatro a 12 años, a manejar armas para defenderse de atentados. Incluso, que un excongresista, Joe Walsh, asegure que viendo ese programa, «en menos de un mes un niño de primer grado puede convertirse en un lanzador de granadas».

Todo eso y más puede verse en una telecomedia de siete capítulos, con la que el actor británico Sacha Baron Cohen ha vuelto a la televisión y ha querido desenmascarar una enfermedad intrínseca al sistema. El programa Who is América? (¿Quién es América?) está conducido por personajes ficticios finamente elaborados y maquillados. Cada capítulo de media hora se burla del llamado sueño americano.

Calificada por algunos como fino humor negro, los reportes sobre la serie aparecidos en varios medios recrean varias opiniones de políticos de Estados Unidos, principalmente republicanos, que  aplauden la iniciativa de llevar a la pantalla lo que para ellos ayudaría a que los niños aprendan a manejar armas.

El congresista republicano, Joe Wilson, defiende la idea del programa «infantil» con el argumento de que  «un niño no puede defenderse de un rifle de asalto lanzando un bolígrafo de Hello Kitty».

«Hoy vamos a enseñarte cómo detener a estos hombres malos y hacerlos tomar una larga siesta», dice al inicio de la serie el presidente de la Liga de Defensa de Ciudadanos de Virginia (VCDL, por sus siglas en inglés), según aparece en un despacho de BBC Mundo.

El personaje se muestra en la pantalla sujetando el «Puppy pistol» (pistola de cachorro), un arma adornada con un peluche, y a continuación explica cómo cargarla. «Toma la lonchera (en este caso el cargador) e introdúcela en su pancita», dice. Y concluye: «Recuerda apuntar la boca de Puppy Pistol justo al medio del hombre malo. Si tiene una barriga gorda y grande, apunta hacia allí», señala el citado reporte de prensa.

Según aparece en algunos medios, el sketch que fundamenta el video comienza con el artista presentándose como el coronel israelí Erran Morad, quien asegura que «la NRA (Asociación Nacional del Rifle de EE. UU.) quiere armar a los maestros. Esto es una locura, ¡deberían armar a los niños!», asegura.

En el programa televisivo también se muestran contenidos de índole racista y xenofóbico. Foto: Youtube

Un artículo de La Red21, un medio de noticias digital uruguayo, señala, que «ha llegado la hora de sacar la artillería pesada para poner al descubierto las miserias de la América actual. Ha llegado Sacha Baron Cohen para dejarse de medias tintas, de dardos sin fuerza y de metáforas. Para Cohen solo existe una forma de hacer despertar: el tortazo con la mano abierta, que en su forma de entender el cine y la televisión quiere decir humor tan obvio y de brocha gorda como se pueda, pero todo con la intención clara de contar el lado más oscuro y siniestro de EE. UU. en la actualidad. Su Who is America?».

Consultando varias fuentes sobre el tema, permítanme interiorizar un poco sobre este fenómeno de las armas dentro de la sociedad estadounidense. Todo, a partir de una enmienda constitucional que favorece que las personas puedan adquirirlas, portarlas y usarlas.

Bajo ese prisma, en Estados Unidos, con una población de aproximadamente 329 millones 252 400 habitantes existen, según datos del 18 de junio del 2018, más de 393,3 millones de armas en manos de la población. Hay ciudadanos que no tienen ninguna y hay otros que cuentan con verdaderos arsenales.

Vale recordar que, como promedio, 13 000 personas mueren cada año y dos personas son heridas por cada una asesinadas en ese país a consecuencia de las armas, sin incluir en esas cifras los que mueren en guerras en otros países donde el Pentágono participa.

 En mi opinión, ese libertinaje bélico es casi imposible de controlar, más cuando son el Complejo Militar Industrial y la Asociación Nacional del Rifle, elementos determinantes en el hilo conductor de una sociedad cada vez más hundida en el terreno fangoso de obtener dinero de cualquier forma y a cualquier precio, aunque sea el de la vida de sus propios conciudadanos.

Todo intento relacionado con el supuesto «control» de armas se esfuma en un laberinto donde la realidad es otra: políticos –incluyendo presidentes– forman parte del entramado en el que los lobbys de los consorcios armamentísticos dentro de las estructuras de poder –Parlamento, Congreso, Pentágono, Departamento de Estado y otros– son beneficiados con el dinero proveniente de las armas.

Solo un ejemplo: la Asociación Nacional del Rifle gastó 30 millones de dólares en la campaña presidencial de Donald Trump. De igual forma, el Congreso,  dominado por los republicanos, se ha opuesto a la prohibición de vender fusiles de asalto de tipo militar y cargadores de alta capacidad, aun después de las masacres ocurridas en escuelas de ese país con decenas de menores muertos, como recalcan los despachos noticiosos citados.

En la filosofía de ese sistema, armar a la población, incluyendo a los menores de edad, es parte de una realidad que pasa por autoproclamarse el derecho a declarar guerras en cualquier sitio que así considere, y con ello, tanto las armas que compran sus ciudadanos como  las que se venden o envían allende los mares, incentivan a un Complejo Militar por sus grandes beneficios financieros.

No es casual que algunas fuentes hasta aseguren que es el Complejo Militar Industrial el sostén de ese sistema.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Lee dijo:

1

24 de julio de 2018

09:44:58


Sacha Baron Cohen pasa su carrera satirizando a la idiotez.

maguero dijo:

2

24 de julio de 2018

13:31:10


en este pais todo vale , que se puede esperarde ellos

Javier dijo:

3

25 de julio de 2018

15:39:31


Pero en secundaria basica, no teníamos una asignatura que se llamaba "preparación militar", sin intención de defender al NRA y muchísimo menos a las Armas. El programa ridiculiza a los politicos y famosos. No seria genial que se pudiera hacer esto en todo el mundo con todos los politicos y famosos.