ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los colaboradores de Escuintla continúan con guardias de 12 horas en la Escuela Tipo Federativa José Martí, uno de los muchos albergues habilitados para atender a las personas. Foto: William Trujillo

ESCUINTLA, Guatemala.–La misión estatal de Cuba en Guatemala confirmó ayer que en próximas horas llegaría a Escuintla un refuerzo de médicos proveniente de los departamentos de este país donde la Brigada Médica Cubana (BMC) tiene presencia.

El grupo de 20 galenos se sumará a los 26 que viven y trabajan en el sureño departamento, uno de los más afectados por la potente erupción del Volcán de Fuego el pasado domingo 3 de junio.

Mientras esperan a sus compañeros, los colaboradores de Escuintla continúan con guardias de 12 horas en la Escuela Tipo Federativa José Martí, uno de los muchos albergues habilitados para atender a las personas que lo perdieron todo.

De hecho, desde que se supo de la magnitud de la tragedia, el pequeño ejército de batas blancas cubre allí, diariamente, turnos nocturnos rotativos después de concluir su jornada de trabajo en el hospital de esa localidad cabecera.

Los cooperantes asumen voluntariamente el cuidado y atención de las cerca de 200 familias que lograron sobrevivir a la tragedia y permanecen en los centros de evacuación desde hace una semana, reportó PL.

Por su parte, el embajador de la Isla en tierras guatemaltecas, Carlos de Céspedes, precisó que se ajustaron detalles y la estrategia con la directora del área, María Isabel Pedroza, para la ubicación de esa fuerza adicional de especialistas en Epidemiología, Medicina General Integral y Pediatría.

La mayoría de estos doctores integran el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, el cual fue compuesto en el 2005 por iniciativa del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Con la llegada de más personal, los cubanos tendrán presencia todo el día no solo en la Escuela Tipo Federativa  José Martí, sino también en otros centros que requieren de ayuda.

De Céspedes reiteró además la plena disposición de los más de 400 integrantes de la BMC de estar junto al pueblo guatemalteco, como hace 20 años, y poner sus conocimientos en función de ayudar a más de 1,7 millones de damnificados, según cifras oficiales.

Cabe recordar que la BMC llegó a Guatemala el 5 de noviembre de 1998, luego del desastre provocado por el huracán Mitch en Centroamérica, y desde entonces permanece en los rincones de más difícil acceso de esa geografía.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.