ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Nicaragüenses participan en las Caravanas de la Paz, haciendo un llamado al diálogo y al cese de las acciones violentas. Foto: La Voz del Sandinismo

MANAGUA.–Nicaragua aguarda hoy por el establecimiento de un diálogo nacional que devuelva la paz al país, tras semanas de violencia, enfrentamientos y vandalismo, con un saldo de muertos, heridos y daños económicos aún por determinar.

Este domingo, si bien se reportaron algunos incidentes aislados, predominó una relativa calma luego de que la jornada del sábado se tornara en una de las más violentas desde el pasado 18 de abril, cuando una propuesta de reforma al seguro social, que más tarde fue derogada, detonó en una crisis social sin precedentes en las últimas décadas.

Las familias nicaragüenses se integraron a las Caravanas de la Paz, recorriendo diversos departamentos del país y haciendo un llamado a la paz, al diálogo y al cese de las acciones violentas, que persisten aún.

De hecho, centenares de pequeños productores de toda la nación denuncian que los tranques que ciertos grupos manipulados mantienen en las principales zonas productivas, les están ocasionando grandes pérdidas económicas, reporta La Voz del Sandinismo.

Según denuncias del Ejecutivo, estas actividades han sido protagonizadas por grupos contrarios a la paz, azuzados por la ultraderecha con el fin de obtener rédito político, que de otra manera no obtendría.

En tanto, el presidente Daniel Ortega reiteró el llamado y el compromiso de ponerle fin a la muerte y a la destrucción y que no se siga derramando sangre de hermanos.
La Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora y testigo al diálogo convocado, llamó a todas las partes, sin excepción, a respetar la vida, la dignidad de las personas, la libertad y la manifestación cívica, sin recurrir a ningún tipo de violencia o acto que pueda generarla, refiere Prensa Latina.

Por otro lado, el Ejército emitió un comunicado en el que respalda los esfuerzos del Gobierno en la búsqueda de una solución por la vía del diálogo y llamó a toda la ciudadanía a contribuir en esa dirección.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

15 de mayo de 2018

08:35:47


Queda al descubierto que se trata de una patraña del imperio gringo apoyándose en los secuaces de la derecha para desestabilizar el país y aplastar a la Revolución sandinista, colocando un gobierno neoliberal y pro yanqui en su lugar. No es necesario acudir a una violencia desmesurada si el pretexto es la medida adoptada por el gobierno sandinista sobre la reforma al seguro social, que inmediatamente fue anulada. Se trata de maniobras golpistas y terroristas que la mayoría de la población rechaza. Viva la Revolución sandinista !!!

Isadora Respondió:


15 de mayo de 2018

18:37:51

El mismo guión que en Venezuela. Copia al calco, estrategia del imperio yanqui, guerra blanda: no intervienen —por el momento—, pero si respaldan, alientan y ejecutan con sus mercenarios y enemigos de la Paz. La filosofía del imperialismo yanqui es la guerra, beneficios para el consorcio militar industrial.

Ray Donovan dijo:

2

16 de mayo de 2018

14:22:49


Y todos los muertos co.o estudiantes periodistas y pueblo quien sino el gobierno lo hizo . Sean más objetivos

Niky dijo:

3

16 de mayo de 2018

17:56:38


No son grupos minúsculos. Los campesinos agrupados en la organización campesina cuya líder es Francisca Ramírez han movilizado en menos de tres semanas cienes de miles de campesinos y marchado a Managua apoyando a los estudiantes de la UPOLI y exigiendo la salida voluntaria de la camarilla dictatorial Ortega Murillo. En tres semanas Ortega ha destruido al país. Lo que Somoza le costó hacer en 45 años ,él lo está logrando en un mes. Siempre los adeptos ven el fantasma del Imperialismo Gringo. La letanía de siempre. Una cosa es cierta : Al pueblo se le quitó el miedo y Ortega perdió al pueblo.