ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Se calcula que la guerra en Irak ha costado la vida a más de un millón de personas, sobre todo población civil local. Foto: Reuters

Hace apenas dos semanas, el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a los mandatarios de Francia y Gran Bretaña, decidió –a espaldas de la ONU y de la comunidad internacional– lanzar más de cien misiles contra Siria.

La acción me hace recordar otras en las que el personaje central   –a la hora de hacer la guerra– es un presidente estadounidense.

De esa forma extraigo de mis archivos la mayor cantidad de información posible sobre lo ocurrido en Irak hace exactamente 15 años. Es entonces que me decido a hacer este comentario.

Era el 16 de marzo del 2003, cuando en la isla portuguesa de Azores se produjo una vergonzosa Cumbre en la que tres siniestros personajes: George W. Bush, entonces presidente de Estados Unidos, Tony Blair, primer ministro británico, y José María Aznar, presidente del gobierno español, decidieron, de espaldas a la ONU y a la comunidad internacional, atacar a Irak, lo que ocurrió cuatro días después.

Cada uno ocupó un lugar en la farsa montada. Se trataba, en mi opinión, de una de las acciones más criminales y a la vez ilegales que hubiera cometido gobierno alguno contra una nación soberana. Las explicaciones, en todos los casos, fueron cínicas, y la decisión fue inconsulta ante los gobiernos y parlamentos de los tres países y el Consejo de Seguridad de la ONU.

Aznar, por ejemplo, aludió a que la intervención respondía a la convicción de que el gobierno de Irak constituía una amenaza para los países occidentales.

Entre los  mandatarios del «trío», Aznar fue capaz de asegurar que «volvería a las Azores una y mil veces». Hizo oídos sordos a los sondeos que mostraban que más de un 90 % de la población española estaba en contra de esa guerra.

Solo la frase de «volver a Azores una y mil veces», caracteriza a este personaje que aún hoy arremete con mentiras de todo tipo contra países como Venezuela y Cuba, quizá buscando otra «Azores», sin querer darse cuenta de que, aunque el peligro continúa, los tiempos son otros y ya él no debe mandar ni en su propia casa.

El jefe del trío y genocida mayor, George W. Bush, afirmó por su parte que «fue una decisión correcta (…) No estoy arrepentido ni tampoco tengo remordimientos por haber ordenado las invasiones a Afganistán e Irak», aseguró el inventor de la «existencia de armas de exterminio masivo» en aquel país.

Tony Blair, entonces primer ministro de Gran Bretaña, apoyó a Bush a la usanza de cuando Irak era una colonia británica, que gobernaban y saqueaban.
La forma como Blair tomó la decisión fue sumamente disputada, incluida la interrogación sobre si había engañado al país al presentar su caso para involucrar a los militares británicos.

Hoy, cuando en la Casa Blanca hay otro personaje de horror, Tony Blair parece involucrado en una propuesta para formar parte del equipo de Donald Trump, según el periódico The Daily Mail.

El citado medio de prensa ha informado que Blair podría haber recibido un ofrecimiento para unirse al equipo de Donald Trump tras una reunión de tres horas con su yerno, Jared Kushner, en la casa de gobierno estadounidense.

El diario ha recordado que Blair no puede trabajar oficialmente para EE. UU. porque es ciudadano del Reino Unido, pero sí podría aceptar un empleo como consejero.

«Blair ha trabajado mucho para obtener ese puesto» y el equipo de Trump «lo está tomando muy en serio», comentó una fuente «fiable» del rotativo.
Respecto al entonces jefe del Gobierno español, vale recordar lo dicho por el embajador británico en Washington, Cristopher Meyer, quien aseguró que José María Aznar «presionó» a Estados Unidos para que llevase a cabo la intervención en Irak, una vez que no se pudo conseguir que saliera adelante una resolución de Naciones Unidas.

Blair, Bush y Aznar promovieron el 16 de marzo del 2003, en las Azores, una aventura bélica cuyos efectos devastadores aún persisten en Oriente Próximo. Foto: Reuters

En la demencial arremetida bélica contra Irak en el 2003, Estados Unidos y la cofradía que lo acompañó, con el nombre de OTAN o a título de servidumbre imperial, lanzó lo más moderno de sus armas, como si fueran las arenas de la nación árabe un polígono de pruebas para mostrar que tres hombres fueron capaces de emprender una guerra que dejó casi un millón de muertos y heridos en la población iraquí, y que más de 4 500 soldados estadounidenses hayan muerto y unos 30 000 fueran heridos.

Contra Irak se lanzaron 265 000 soldados, de ellos 192 000 estadounidenses y el resto de los llamados aliados como Reino Unido, Australia y Polonia, así como fuerzas paramilitares y mercenarias en número superior a los 70 000.

Aviones, tanques, misiles desde barcos, bombas con uranio empobrecido –prohibidas por las convenciones internacionales, pero usadas una y otra vez por el Pentágono– y muchos de los más modernos medios de guerra y muerte abrieron en Irak la más terrible herida, aún sin curar.

La invasión y ocupación de Irak fue tan burda y asesina que recibió el rechazo de muchos gobiernos, instituciones internacionales y de poblaciones enteras.

En la nación árabe, donde el próximo 12 de mayo se celebrarán elecciones, las propias autoridades consideran a los terroristas, nacidos del desastre dejado por la intervención militar foránea,  como sus enemigos mayores.

A propósito, tanto medios de prensa estadounidenses como de la región del Oriente Medio, refieren que la existencia del grupo terrorista Estado Islámico es una consecuencia directa de la ocupación y la destrucción de ese país por las bombas y los cohetes lanzados por aviones de Estados Unidos.

Se puede asegurar que en Irak la paz total está pendiente de alcanzarse;  igual que las heridas provocadas por la invasión, aún están por sanar.

Son miles los edificios que fueron blanco de las bombas y todavía están sin reconstruir, mientras que lugares que fueron Patrimonio de la Humanidad siguen convertidos en escombros, primero por lo hecho por las tropas de Estados Unidos y luego por la barbarie personificada por el llamado Estado Islámico.

De Irak, como de Afganistán, Libia y Siria, habrá mucho que hablar y escribir mientras en este mundo exista un imperio, y tras él personajes de la talla de George W. Bush, Tony Blair, José María Aznar o Donald Trump.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

25 de abril de 2018

08:05:54


Magnífico trabajo periodístico. Con el permiso del autor quisiera modestamente aportar algunos datos mas. La lista de estos genízaros podría ser mayor. Creo que se impone recordar a 33º presidente de usa Harry Truman, quien popularizó frases como "Yo soy el responsable", en eso tuvo mucha razón porque lo fue al ordenar el bombardeo nuclear contra la población civil de Nagasaki e Hiroshima, provocando la muerte de cientos de miles de personas inocentes. Inició la Guerra de Corea, etc, etc. Lyndon Johnson en 1964 fue quien ordenó el inicio a gran escala de la guerra fratricida contra Vietnam que costó al heroico pueblo vietnamita millones de muertes, destrucción y penurias. Richard Nixon continuó e incrementó la agresión en Vietnam para después verse obligado a firmar la derrota. George H Bush, después de ser director de la tenebrosa cia (cuantos crímenes hay que adjudicarle) ocupando la presidencia el 19 de diciembre de 1989 ordenó el bombardeo estadounidense simultáneo a Panamá y la criminal Guerra del Golfo. No se puede olvidar a Barack Obama, este sr incrementó la presencia de tropas norteamericanas en Afganistán, la intervención militar en Irak y Ucrania, inició la guerra contra siria, los bombardeos masivos y criminales contra la población siria, la creación de los grupos terroristas que todavía hoy plagan al mundo, planificó junto a su satélite Holland y la activa participación de la Clinton el ataque a Libia y el asesinato de su presidente constitucional Muamar el Gadafi, honor a quien honor merece, ostenta una buena hoja de servicios a la causa del genocidio mundial. La mayoría de las guerras desatadas por los yanquis en el mundo han sido ordenadas por presidentes demócratas, así que no son tan buenos como aparentan que digamos. dt aún es un niño de tetas si lo comparamos con estos especímenes, ojalá que no intente superarlos, ya comenzó su carrera criminal. Los datos son reales, nada fue inventado. Gracias.

Jose Luis LG dijo:

2

25 de abril de 2018

10:08:12


Excelente trabajo periodístico. pero le faltó, a mi juicio, que habrá mucho que hablar y escribir mientras que la ONU no tome realmente cartas en el asunto y asuma su papel protagónico

Isabel dijo:

3

25 de abril de 2018

10:23:35


Cada vez que veo una foto así el corazón se me oprime y siento un profundo dolor pero a la vez una rabia grandisima por ver que todos estos seres del diablo por que no se les puede llamar seres humanos han hecho con sus maldades y ambición que miles y miles de seres inocentes mueran y no puedan vivir en paz y tranquilidad en su país, la verdad es que ya no le basta con todo el poder y la situación económica que tiene el país para estar ambicionando lo poco que tiene otros países,ya basta ya de sangre derramada por gusto, de muertes de niños que no lo dejan crecer que no lo desarrollarse, estudiar y ser alguien en la vida y los ancianos que decir de esas personas que le quedan poco de vida y sufren por temor a que le llegue el día de su muerte, solo le pido a Dios que ponga su mano y termine con toda esta guerra sin sentido en esos países y en el mundo entero.

Carlos Alberto dijo:

4

26 de abril de 2018

03:07:09


"Siniestros personajes: George W. Bush, entonces presidente de Estados Unidos, Tony Blair, primer ministro británico, y José María Aznar, presidente del gobierno , B Clinton" tanto ellos como D Trump , Macron y May deben ser Condenados por Terrorismo de Estado, Agresion y Violacion del Derecho Internacional y Violacion Flagrante de la Carta de la ONU. Prohibir la Guerra e Invasiones, Nadie debe autorizar a matar y destruir paises. Nadie !!(Recordar que USA, Francia y Gran Bretaña son Agresores y a la vez Miembros del Consejo de Inseguridad) JUSTiCIA . Hay que Denunciar Fuerte y Claro , sin tapujos ni medias tintas , ellos han sido los criminales de millones d niños, mujeres y hombres comunes de pueblos, todo por la ambicion de poder y manipular los recursos de esos paises. Antes de su destruccion, tanto Irak, Libia y Siria, tenian altos standares de vida y convivian en Paz diferentes religiones y credos. Solo que eran independientes y no querian ser sometidos al poder Made in USA, Lamentablemente Latinoamerica esta retrocediendo decadas y esta , una vez mas, sometida y dominada por USA, gracias al entreguismo de los politicos y empresarios de la region, asi como la debilidad de nuestros pueblos que no acaban de comprender la importancia de la Unidad Latinoamericana para ser verdaderamente Fuertes.