ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Pompeo y Tillerson Foto: RT

La salida de RexTillerson del Departamento de Estado no clasifica como sorpresa, mucho menos en una administración republicana marcada por las renuncias y los escándalos a un ritmo casi diario.

El antiguo director de la petrolera Exxon Mobile jamás se retractó de haber llamado «imbécil» al presidente Donald Trump en privado. Fuentes cercanas a la Casa Blanca venían reportando que Tillerson se encontraba en las antípodas con varias posturas del mandatario en temas claves como el traslado de la embajada de Israel a Jerusalén y el manejo del acuerdo nuclear con Irán.

Durante sus 14 meses al frente de la diplomacia estadounidense, el depuesto secretario de Estado tuvo varios enfrentamientos con funcionarios de carrera, se ganó fama de autoritario y mantuvo vacantes cerca de 80 puestos de embajadores a lo largo del mundo.

Casi todos los analistas daban por sentada su salida. La incógnita hasta este martes era su reemplazo.

Trump finalmente se decidió por Mike Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), antiguo congresistas por el estado de Kansas y conocido por sus posiciones radicales.

Cercano al ultraconservador Tea Party, Pompeo es uno de los más duros críticos del acuerdo alcanzado con Irán y, según la mayoría de los analistas, está más cerca del presidente en asuntos como el conflicto con la República Popular Democrática de Corea y la guerra comercial contra China.

El nuevo secretario de Estado se graduó de la academia militar de West Point y sirvió en Europa durante la Guerra Fría. Comenzó su carrera comercial en Kansas, donde fundó una empresa de tecnología con el apoyo de los multimillonarios hermanos Koch.

Fueron precisamente los Koch, conservadores con gran influencia entre los republicanos, quienes lo llevaron a la Cámara de Representantes y a un asiento en el Comité de Inteligencia que le permitió ganar protagonismo en temas de política exterior entre 2011 y 2017.

Dada las credenciales de Pampeo, el periódico The New York Times aseguró este martes en un editorial que Trump puede lograr que el mundo extrañe a RexTillerson.

El nuevo secretario de Estado ocupará su oficina en medio del caos de la actual administración y con temas importantes en el horizonte, entre ellos la reunión planteada con el presidente Kim Jon-un y la próxima Cumbre de las Américas en Lima, Perú, donde Trump tendrá un difícil cara a cara con los líderes de la región.

Asimismo, será quien tenga a su cargo las futuras decisiones sobre el estatus de la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, que desde septiembre pasado se encuentra prácticamente paralizada afectando a cientos de miles de cubanos a ambos lados del Estrecho de la Florida.

Por otra parte, el cambio de Pompeo conllevó el ascenso de Gina Haspel, la antigua subdirectora que ahora se convierte en la primera mujer que dirige la principal agencia de inteligencia norteamericana.

A sus 61 años, Haspel es conocida por su participación en el esquema de detenciones ilegales y prisiones secretas elaborado por Washington tras los ataques del 11 de septiembre.Varios medios de prensa revelaron que estuvo involucrada personalmente en la supervisión de torturas a sospechosos en un centro encubierto en Tailandia.

Los movimientos de este martes se suman a una larga lista de renuncias de asesores claves y despidos por parte del actual mandatario republicano, cuyo estilo caótico de gobierno tensa todas las prácticas tradicionales de Washington.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose R Oro dijo:

1

13 de marzo de 2018

22:27:30


Excelente artículo de joven y destacado periodista cubano Sergio Alejandro Gómez, con muy buen análisis del proceso de cambio de Secretario de Estado en los EE.UU. de acuerdo que no "clasifica como sorpresa" Deben decidirse de inmediato en los EE.UU. muchas cuestiones importantes de política exterior acumuladas: ¿Dónde tendrá lugar esta cumbre con la RPDC? ¿Quién acompañará a DT en el viaje? ¿Qué sucede si la RPDC como es de esperar hace demandas como la eliminación de las sanciones antes de que la Cumbre pueda tener lugar? ¿Pedirá la administración un plan de que RPDC hará para parar su programa de armas nucleares y que garantías habrá que darle?¿Qué ofrecerá DT y sus aliados Corea del Sur y Japón a la RPDC si está dispuesta a desnuclearizarse? ¿Estados Unidos y sus aliados, por ejemplo, abrirán lazos diplomáticos con la RPDC? ¿Firmar un Tratado de paz reconociendo la completa soberanía de la RPDC? ¿La retirada de las fuerzas militares estadounidenses de Corea del Sur y una efectiva desnuclearización de toda la península coreana? Todas estas cuestiones hay que combinarlos con temas como la renegociación del TLCAN (el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica), el acuerdo nuclear de Irán, qué hacer en Siria donde las fuerzas legítimas apoyadas por Rusia están ganando la guerra, las siempre complejas relaciones con Rusia y la RPCh, el problema de Palestina, Israel y el Medio Oriente, la así llamada “lucha contra el terrorismo”, la Cumbre de las Americas en Lima, las relaciones con la Venezuela Bolivariana (y con Cuba) hoy virtualmente en manos de Marco Rubio y satélites. Todo ello es muy difícil dado la retrógrada e intervencionista política de los EE.UU. DT tenía la necesidad de buscar un “chivo expiatorio” en Tillerson y descargar en el Secretario de Estado saliente los muchos errores y promesas políticas incumplidas. En esta misma línea de ideas: ¿Quien es el próximo que se va o lo van del equipo ejecutivo de DT? DT necesita eliminar cualquier otro funcionario que no le acomode. Pienso que el asesor de seguridad nacional H.R. McMaster puede ser el siguiente en entrar en la máquina de moler carne de DT. Rex Tillerson, ahora ex – Secretario de Estado y Mike Pence Vice – Presidente (a quien DT no puede botar, por ser electo por el voto popular) et al, que representan entre otros las formas más extremas de la ultraderecha y el fascismo estadounidense, quizás más que el propio DT (siempre hay espacio para el asombro en Washington DC). Creo que DT está ante la disyuntiva de seguir con ellos y ver reducida a un mínimo la preponderancia republicana en el Congreso en las elecciones intermedias de noviembre.

emilio Fernández lobeiras dijo:

2

14 de marzo de 2018

05:27:20


Si se hace un serio análisis, cobra sentido, lo que siempre se ha dicho: USA, el policía del mundo,..los buenos americanos, con sus "escuchas", telefónicas, sus seguimientos de redes, su infinita paranoia, nos vienen a proteger, del mal perverso " del populacho en el poder", ....así van las cosas en USA, el team de diplomáticos por nombrar en USA, ya tenemos una idea de dónde saldrá.... Sin comentarios

Miguel Angel dijo:

3

14 de marzo de 2018

06:53:18


dt fortalece su gabinete con "excelentes cuadros" para la aplicación de la política agresiva, injerencista, mas imperial, guerrerista, de sumisión a sus "decisiones", sin réplicas, que aconsejen lo que desea, en fin, el "dream team". Rex Tillerson pasó como una estrella fugaz rápidamente al ostracismo político, sin gloria alguna. Prueba por aquí y por allá, pero no hay magia posible, su política imperial está condenada al mas estrepitante fracaso. Pero no queda ahí, vendrán otros movimientos en el complicado dominó, quizás algunos de los colocados hoy, es impredecible. Nosotros siempre alertas, no importa que el enemigo se levante temprano para realizar sus inmundas fechorías, el aguerrido y heroico pueblo cubano nunca duerme.

Amaya dijo:

4

14 de marzo de 2018

07:26:48


Mas fascistas en su gobierno que mas temprano que tarde quedara también aislado internacionalmente, pues todas esas politicas actualmente son rechazadas hasta por los aliados tradicionales

jose garcia dijo:

5

14 de marzo de 2018

07:41:54


Con todo respeto deseo llamar su atención a un posible error tipográfico. El nombre correcto de la posible nueva directora de la CIA es Gina Haspel.