ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Archivo

Está muy claro. El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, actúa por arrebatos –con representación teatral incluida– y hasta califica la energía salida del carbón como «la más limpia», sin importarle los efectos nocivos para el medio ambiente.

«Hemos terminado la guerra contra la energía estadounidense y hemos concluido la guerra contra el hermoso y limpio carbón. Ahora estamos orgullosos de exportar energía al mundo», dijo el mandatario en su Informe sobre el Estado de la Unión, el 30 de enero del 2018.

Antes, cuando daba sus primeros pasos como magnate-Presidente, le pareció irracional y calificó como «mentira» lo del cambio climático y dio la espalda al Acuerdo de París logrado por la casi totalidad de los países del mundo –incluyendo Estados Unidos–, uno de los pactos más aplaudidos por la comunidad internacional.

Luego le resultó incoherente con su modo de pensar y actuar que los países mayores productores de petróleo –léase Venezuela y Rusia, fundamentalmente– se beneficiaran con la subida de su precio en el mercado internacional, y entonces optó por dar todo apoyo y dinero a la producción de petróleo y gas a través del método de fracking (fractura hidráulica) para la obtención del gas de esquisto, extraído de las rocas con el uso de grandes cantidades de agua y aditivos químicos que contaminan y provocan el desarrollo de enfermedades como el cáncer.

De acuerdo con previsiones de la Agencia Internacional de la Energía, la producción estadounidense alcanzará la cifra récord de diez millones de barriles de crudo diarios. Incluso, llegará a la autosuficiencia energética en el 2035, mediante la extracción acelerada del esquisto.

Se ha comprobado, mediante evidencias y estudios en lugares cercanos a los pozos con gas extraído con la fractura hidráulica, la contaminación de las fuentes de agua dulce exteriores y subterráneas, así como el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En una Reflexión del líder histórico de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro, del 5 de enero del 2012, advierte que «…la explotación de una plataforma con seis pozos puede consumir 170 000 metros cúbicos de agua e incluso provocar efectos dañinos como influir en movimientos sísmicos, contaminar aguas subterráneas y superficiales, y afectar el paisaje».

Baste señalar que entre las numerosas sustancias químicas que se inyectan con el agua para extraer este gas se encuentran el benceno y el tolueno, que son sustancias terriblemente cancerígenas.

Por todo ello, hay numerosos grupos ecologistas que han alertado de que la política de facilidades al fracking que sigue el Gobierno de Donald Trump, supone una seria amenaza para el medio ambiente.

Otra medida del actual gobernante es la suspensión de las restricciones a las exportaciones y la autorización de explotación en espacios protegidos como el Refugio Nacional para la Vida Salvaje de Alaska.

Acusaciones de todo tipo se han escuchado en todo el mundo. En un despacho de la agencia IPS se resaltan declaraciones de Robert Howarth, de la Universidad Cornell en el estado de Nueva York, donde asegura que con la extracción del gas de esquisto se generan entre 40 y 60 veces más emisiones de gases de efecto invernadero que lo convencional, lo que es peor a quemar petróleo o carbón, pues el metano tiene 105 veces más potencial para recalentar la atmósfera que el dióxido de carbono.

No queda duda alguna, la obsesión de Trump y su equipo es saturar el mercado con petróleo propio, venga de donde venga, aunque para ello hasta sus coterráneos sean expuestos a la más terrible contaminación ambiental y la presencia de enfermedades que afectan a niños y adultos.

Lo geoestratégico está  por encima de lo humano. Otro punto para Trump en su andar por los menesteres presidenciales para lo que, evidentemente, no está preparado en lo más mínimo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

lorzo dijo:

1

7 de febrero de 2018

08:37:25


ese tipejo esta loco va a acabar con la humanidad con sus locuras

manuel dijo:

2

7 de febrero de 2018

10:28:03


Por favor, publíquese sobre la formación académica del actual presidente de EEUU, su ignorancia respecto a protección del medio ambiente, respeto a la soberanía de los estados, derechos humano y civiles, sencillamente asusta a cualquiera.

Carlos Castro dijo:

3

7 de febrero de 2018

12:07:23


Como siempre, el análisis práctico, coherente, revolucionario y futurista de Fidel Castro, encamidado a preservar y defender el medio ambiente, un bien de todos.

Carlos Castro dijo:

4

7 de febrero de 2018

12:08:29


As always, the practical, coherent, revolutionary and futuristic analysis of Fidel Castro, committed to preserving and defending the environment, a good of all.

oscar dijo:

5

9 de noviembre de 2018

07:16:59


terribles consecuencias para la humanidad