ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

BOGOTÁ.–El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó el regreso inmediato a esta capital del equipo negociador del gobierno con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), tras un atentado a un oleoducto atribuido en Bogotá a esa guerrilla.

En alocución dirigida a todo el país, Santos deploró la decisión del ELN de reanudar lo que calificó de «ataques terroristas contra la población civil, las fuerzas armadas y la infraestructura».

Añadió que su gobierno estuvo siempre dispuesto a prorrogar el cese el fuego bilateral y negociar uno nuevo.

El presidente señaló que el ELN retomó las acciones ofensivas el día que se debía iniciar un nuevo ciclo de negociaciones en Quito.

Según PL, Santos expresó que ante el atentado (al oleoducto Caño Limón Coveñas, en el departamento de Arauca), conversó con Gustavo Bell, jefe del equipo negociador del gobierno, para que regresara al país y poder evaluar el futuro del proceso.

Manifestó el gobernante que su compromiso con la paz «ha sido y será indeclinable. Pero a la paz se llega con voluntad y hechos concretos de paz. No solo con palabras».

Por su parte, la delegación del ELN en la mesa de diálogo dijo a través de un comunicado que «los incidentes sucedidos en el oriente colombiano ocurren en medio de la compleja situación de conflicto que sufre el país; pero pese a ellos, no debe alterarse el curso de las conversaciones, para lograr una salida política del conflicto».

Recordó el ELN que se había previsto en el quinto ciclo de negociaciones –que debía iniciar ayer en Quito– evaluar el cese al fuego recién terminado, para mantener sus logros y resolver los problemas que enfrentó.

En ese contexto, la guerrilla se mantuvo firme en la resolución de mantener el diálogo como herramienta fundamental para la consecución final de un acuerdo de paz.

Tanto el gobierno como la guerrilla se disponían a reanudar las negociaciones con reiterada disposición para construir la paz y con el reconocimiento de que en los últimos tres meses no se enfrentaron militarmente, lo que no había ocurrido en más de medio siglo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Josue dijo:

1

11 de enero de 2018

09:47:47


Ante todo hay que hacerse una pregunta: Habra Paz en Colombia algun dia?. Personalmente, creo que NO. Para que el ELN, llegue a un acuerdo de "PAZ" con el Pdte. Santos, tendra que darles los mismos derechos y privilegios que a las FAR; y si esta situacion se da; entonces HABRA MUCHOS COLOMBIANOS (QUE SON MILLONES) que iran a las armas. Recordemos que el Pueblo de Colombia voto por el NO a los "acuerdos" de Paz con las FAR. Esperemos, el tiempo dara la razon a quien la tenga.

Miguel Angel dijo:

2

12 de enero de 2018

03:44:17


Yo pienso, al igual que millones de personas, entre ellas personalidades políticas, sociales, religiosas, estadistas, científicos y otros, que el diálogo sensato y civilizado es la única vía para alcanzar la ansiada paz en Colombia después de decenas de años de guerra destructiva y sangrienta, donde el único perdedor ha sido el pueblo. Por tanto, la paz es indispensable para todos, no un capricho o lujo. Tampoco es una quimera, es realizable. Nadie pensó que sería una camino de rosas sin espinas y serios escollos. Vamos a recordar algo: 6 377 464 votantes por el Sí 49,79%, 6 431 372 por el No 50,21%. Bien apretado, criterios muy similares por parte de la población. A mi juicio, el papel de los detractores de este proceso de paz influyeron decisivamente en fraccionar las opiniones. En primer lugar el ex presidente y furibundo opositor a cualquier proceso que signifique progreso y paz, representante de los intereses yanquis, quienes se oponen a la paz en cualquier rincón del mundo, innecesario argumentar su razón para ello. Se llevó a cabo una poderosa y grosera campaña mediática en contra del proceso de paz, argumentando una cifra colosal de mentiras y patrañas, no obstante el sr Santos insistió en conciliar las fuerzas políticas para continuar el diálogo (reconocimiento por su papel), apoyado por los deseos de los colombianos de acabar con este sangriento conflicto, no cabe la menor duda que el pueblo colombiano ansía la paz. La afirmación de que millones de personas irán a las armas es disparatada, lo que precisamente se desea casi por unanimidad, salvo las deshonrosas excepciones mencionadas, es que desaparezca el lenguaje de las armas, de la guerra, de la violencia, del derramamiento de sangre. La paz se hará realidad en Colombia, porque es una causa justa y humana, porque es deseada por la inmensa mayoría de los colombianos, de los pueblos de Nuestra América y de la comunidad internacional. Gracias.

Miguel Angel dijo:

3

12 de enero de 2018

04:39:18


A propósito del tema, quisiera compartir esta información. Sociedad colombiana: la más perjudicada por el cese del diálogo. Especialistas señalan que la suspensión temporal de las negociaciones entre el ELN y el Gobierno colombiano perjudicará mayoritariamente a los sectores de la sociedad civil. De alto impacto son las consecuencias que trae consigo la decisión de suspender de las mesas de diálogo entre el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), como anunció este martes el presidente del país Juan Manuel Santos.En 2015 se conoció que ambos actores instalarían una mesa de negociaciones en Ecuador y en 2016 se firmó el histórico acuerdo entre las antiguas Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno colombiano, para poner fin al conflicto armado que desde hace casi 50 años existe en el país.La solución para un conflicto que afecta a Colombia desde hace más de 50 años, es dilatada por las masacres, asesinatos selectivos y desplazamientos forzados de la población civil perpetrados por grupos paramilitares. La presencia del paramilitarismo en Colombia data de la década de los años 80 en el siglo XX. En esa época surgen como el resultado de una práctica política de las élites colombianas para afianzarse en el poder. Según expertos en el conflicto, el Estado colombiano asumió como política contrainsurgente el formar, entrenar, armar y utilizar a organizaciones armadas clandestinas contra aquellos que podrían considerar sus enemigos. Aquí está el meollo del arroz con pollo. Se crean los frankesteins que se convierten incontrolables. Quién arma, financia, y apoya estos grupos paramilitares?????