ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El pasado 8 de noviembre se cumplió un año de las polémicas elecciones presidenciales de Estados Unidos, en las que resultó vencedor el candidato republicano Donald Trump, a pesar de haber obtenido dos millones de votos menos que su rival demócrata, Hillary Clinton.

La carrera por la Casa Blanca del año pasado fue la más costosa de la historia. Según el Centro para Políticas Responsables, en todo el proceso se gastaron cerca de tres mil millones de dólares, que equivalen al producto interno bruto de la República Centroafricana con sus cuatro millones y medio de habitantes.

Aunque algunas personas ponen sus esperanzas y recursos individuales en alguno de los candidatos, el grueso del dinero viene de los llamados Super Pac. Esa es la vía que utilizan las grandes corporaciones para canalizar millones de dólares a favor de sus intereses sin tener que someterse al escrutinio de las instituciones públicas.

De acuerdo con el US Election Project, un sitio web que da seguimiento al sistema electoral norteamericano, más de 95 de los 227 millones de estadounidenses en edad de votar decidieron quedarse en sus casas el día de los comicios.

Algunos ni siquiera tienen derecho a hacerlo y la mayoría de los que están limitados por la ley pertenecen a grupos minoritarios. En el estado de Virginia, uno de cada cinco afronorteamericanos está impedido de votar por haber cometido crímenes tan sencillos como portar mariguana.

La gran ausente en las elecciones estadounidenses, «el espectáculo más grande del mundo», suele ser la verdad. El ansia de llegar al Despacho Oval lleva a los políticos a prometer o hacer afirmaciones sin ningún sustento lógico.

De acuerdo con el sitio web PolitiFact, dedicado a monitorear las declaraciones de los candidatos, más del 50 % de las declaraciones del republicano Donald Trump clasifican como «mayormente falsas».

Por las razones anteriores se entiende mejor que Heather Nauert, la vocera del Departamento de Estado, considere «viciadas» unas elecciones en las que cualquier cubano puede resultar electo como representante del Poder Popular a nivel municipal y llegar hasta la Asamblea Nacional, el máximo órgano de poder del país.

Unos comicios que se definen por el mérito personal y no el dinero, la influencia política o las mentiras, son para la funcionaria estadounidense la «farsa» con la que Cuba  intenta «vender en el mundo el mito de una democracia».

«El pueblo de Cuba merece un país estable, próspero, y democrático, en el que puedan elegir a sus líderes en elecciones libres y justas», pidió por su parte el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri.

¡Cómo se extraña en el otro lado del Estrecho de la Florida los comicios «democráticos»  como el de 1954, en el que resultó electo Fulgencio Batista sin rival en las urnas! La Casa Blanca no dudó un segundo antes de reconocer en la práctica los resultados de unas elecciones en las que solo participaron la mitad de los cubanos y que todo el mundo sabía eran un intento de encubrir el golpe de Estado perpetrado dos años atrás.

El verdadero problema es que a Washington le gustaría ver electos a sus «hombres y mujeres en Cuba», esos a los que dedica millones de dólares en proyectos subversivos, pero que carecen de cualquier arraigo popular, como ellos mismos reconocen.

Pero si Estados Unidos quiere reclamarle a alguien, debería dirigirse a sus asalariados y pedirles que le devuelvan el dinero. La inversión que han hecho no ha obtenido ni obtendrá resultado alguno mientras sea el pueblo de Cuba quien escoja a sus líderes. 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Nino scro dijo:

1

30 de noviembre de 2017

03:50:14


Fantastico articolo!

Julio Antonio dijo:

2

30 de noviembre de 2017

08:28:52


que manera de hablar sandeses, ni siquiera saben de lo que escriben, por que no puede ser elegido un opositor en Cuba si el pueblo lo quiere?

Pedro Respondió:


30 de noviembre de 2017

09:21:19

Eso es precisamente lo que no han logrado, que el pueblo los escoja. Tienen mil excusas pero lo cierto es que no tienen apoyo.

rafael g Respondió:


9 de diciembre de 2017

10:51:32

julio antonio parece que tu eres uno de ellos pero uds estan tan desfallados que nadie le cree ni les apoya sus mentira jamas seran elegidos porque ninguno tiene moral para ser elegidos el pueblo esta coinciende de eso. viva la real demogracia que vivimos en CUBA

Miguel Angel dijo:

3

30 de noviembre de 2017

10:39:25


El compañero Sergio Alejandro debería ser lanzador de béisbol, porque siempre lanza cerca de las 95 millas, domina a la perfección varios lanzamientos y siempre trabaja en la zona difícil para el adversario, no es posible conectarle. Excelente trabajo, no tiene desperdicio y pudo escribir mucho mas, pero sólo con lo expuesto es suficiente para desenmascarar cualquier intención del enemigo, aplastarla, las elecciones en usa, así como en la mayoría de los países occidentales son una farsa absoluta. El 26 de octubre de 1881, Martí opinó acerca de las elecciones en usa, después de haber observado varias de ellas: "En uno y otro partido se habían creado corporaciones tenaces y absorbentes, encaminadas, antes que al triunfo de los ideales políticos, al logro y goce de los empleos públicos”. “odioso; el cabecilla de partido; el que prepara las elecciones, las tuerce, las aprovecha, las da a sus amigos, las niega a sus enemigos, las vende a sus adversarios; el que domina los cuerpos electorales; (…) el que impone al partido los candidatos, que son siempre tenaces tenedores de ricos oficios ante lo cual se evidenciaba la apatía de quienes “desertaban de las urnas”."Es recia, y nauseabunda, una campaña presidencial en los Estados Unidos"; “Las elecciones cuestan mucho. Los capitalistas y empresas ayudan en los gastos de ellas a los candidatos necesitados; y estos, una vez vencedores, pagan con su voto servil el anticipo de los capitalistas.” Fino retrato de lo que observó Martí en aquella época, q se reitera en esta farsa, es una payasada, un teatro vernáculo de mal gusto y muy vulgar, el pueblo de Cuba lo conoce perfectamente. El Sr Julio Antonio se cocina en su propia salsa, se consume el hígado sin razón alguna. Simplemente ningún "opositor" como el le denomina posee liderazgo, ni la mas mínima moral para ser elegido por el pueblo, ni cualquier virtud para ejercer tan importante mandato, porque en realidad son "mercenarios", perciben un salario del imperio para vociferar un poco y cumplir las mas ladinas misiones, traicionando a su pueblo y a su Patria. El pueblo de Cuba tiene una elevada cultura política y conoce perfectamente quienes deben representarlos en su gestión de gobierno, porque: "Los Hombres van en dos bandos. Los que aman y construyen y los que odian y destruyen". Lo siento sr Julio, pero us está perdido en un campo de lechuga. Saludos cordiales. Gracias.

Cubano de a pie dijo:

4

30 de noviembre de 2017

13:09:04


Se ve que el Sr. Julio Antonio no conoce como funciona el sistema electoral en Cuba, que desde la base los vecinos publicamente eligen a un candidato a su circuncripcion y de todos los candidatos de ella se elige a uno y de alli eligen delegados provincial y Diputados Nacionales ( y este senor pensara que eso esta predeteminado pero Yo he visto que ha salido por el voto secreto de los delegados alguien que no era el que estaba sonando) y ademas exizte el voto negative a unas elecciones que solo se vota de so o no para sacar al delegado. En USA han salido para presidentes escogido por ( como 500 personas que tienen la facultadad de no tomar en cuenta los votos del pueblo - caso de la Clinton y Al Gore que ganaron el voto del pueblo). El Sr. Julio Antonio debris haber mencionado eso. En el caso de Canada se elige al partido que el pueblo desee y el jefe del partido sera el Primer Ministro. El representante de la reina TIENE LA FACULTAD DE DISOLVER AL PARLAMENTO Y CONVOCAR A NUEVAS ELECCIONES en donde casi siempre el pueblo le pasa la cuenta al partido que estaba en el poder por lo que los distintos partidos casi siempre trartan de ponerse de acuerdo " para que no se tranque el domino". Perdonen que no esta explicado cientificamente pero en el lenguaje del pueblo se entiende.

elliott dijo:

5

30 de noviembre de 2017

13:12:05


Este es el gobierno del pueblo. Nos cansamos hace mucho del cuento de la "democracia". El que aun se lo crea que se vaya e intente hacer y vivir de la politica en otros lares. Aqui opositores no hacen falta mas bien "unidores"... opositor=mercenario... dime con quien andas. Chao