ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Alrededor de 14 millones de chilenos están llamados para elegir al sucesor de Bachelet. Foto: EFE

Este domingo alrededor de 14 millones de chilenos están llamados para elegir, de entre ocho candidatos, al sucesor de la actual presidenta Michelle Bachelet.

En la jornada, además del próximo inquilino del Palacio de La Moneda, se votará también para elegir 23 senadores, 155 diputados y 278 consejeros regionales.

El resultado de los sufragios determinará la continuidad o ruptura de las reformas impulsadas por Bachelet; tema que fue frecuente en los debates electorales y las propuestas de cada aspirante.

Gracias a que sus partidarios obtuvieron mayoría en el Congreso, se facilitó el avance de su agenda.

Bachelet logró aprobar –en un país que aún vive fracturado por las secuelas de la dictadura–, una ley para el acceso gratuito a escuelas, una reforma tributaria donde los más ricos pagan más impuestos, la unión civil entre homosexuales, así como el aborto en tres situaciones especiales: en casos de violación, cuando el feto es inviable o la vida de la madre está en riesgo.

Sin embargo, varios analistas critican la desaceleración económica en que se encuentra el país suramericano, un tema augurado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en sus informes.

Según Prensa Latina, algunos de los factores principales fueron la caída de los precios del cobre a nivel internacional y la decisión temporal de Chile de reducir las compras del mismo.

En temas de política internacional, la primera mujer presidenta de Chile, se destacó por su trabajo en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), integró la comisión para el mantenimiento de la paz en Haití y su país formó parte como acompañante en las conversaciones de paz en Colombia, entre el gobierno y las FARC-EP.

Durante una entrevista con BBC, Bachelet afirmó «tal vez hemos sido muy ambiciosos para hacer reformas tan profundas y grandes en tan solo cuatro años. Y, por tanto, no siempre hemos tenido la posibilidad de ir mostrando los éxitos y beneficios que estas reformas tienen y no siempre fui bien comprendida».

La actual gobernante chilena terminará su segundo periodo presidencial con menos del 40 % aprobación, en contraste con el 80 % de su primer mandato (2006-2010).

EL HEREDERO DE BACHELET
Para ganar la presidencia, se necesita un 50 % más uno del total de votos válidos. Si esto no ocurre los dos candidatos más votados se deberán enfrentar en el balotaje, pactado para el 17 de diciembre.

Las más recientes encuestas dan como favorito al expresidente Sebastián Piñera (2010-2014), quien, en caso de resultar vencedor, sucedería por segunda vez a la actual mandataria.

En ese caso, se produciría un hecho curioso: Chile ha sido gobernado en 16 años por las dos mismas personas: Bachelet (2006-2010 y 2014-2018) y Piñera (2010-2014 y 2018-2022). Además, estaría inaugurando un nuevo ciclo para la derecha chilena y un nuevo impulso para esas fuerzas a nivel regional.

El multimillonario es apoyado por los hombres de negocios y ha prometido acabar con las reformas de Bachelet. La agenda neoliberal que aplicó durante su primer mandato es también su apuesta para estos comicios.

Entre sus propuestas se encuentran una mayor austeridad y reasignaciones de gastos. Asimismo, propone reformar la AFP (Administradora Privada de Fondos de Pensiones), una institución que los chilenos abogan por eliminar totalmente, al considerarla un negocio lucrativo con el dinero del pueblo.

En caso de un eventual balotaje, Piñera tendría a su favor los votos del candidato independiente José Antonio Kast, quien se identifica con la derecha más dura y conservadora, además de defensor de la familia militar y del legado de Augusto Pinochet.

Según Alejandro Olivares, politólogo de la Universidad de Chile, «de gobernar nuevamente la derecha, habrá un incremento en las protestas, las movilizaciones y todo tipo de participación política no convencional».

Quien le sigue en las encuestas a Piñera es Alejandro Guillier, un periodista recién estrenado en la política y que logró su cercanía con el electorado gracias a su programa de debate «Tolerancia cero», que cuestiona la situación actual del país.
El candidato es la opción para mantener al oficialismo en el poder y, aunque se presentó como independiente, cuenta con el respaldo de la coalición Nueva Mayoría, de Bachelet. En forma de advertencia, expresó: «si la derecha gana, será la persecución más brutal».

En la carrera por el Palacio de La Moneda también se encuentran Marco Enríquez-Ominami (Partido Progresista) que se postula por tercera vez y se ha convertido en aliado de Bachelet; el senador Alejandro Navarro (Partido País) y el profesor Eduardo Artés (Unión Patriótica).

Completan la lista dos féminas, la periodista Beatriz Sánchez Muñoz, que se postula por Frente Amplio, una coalición izquierdista que pretende ser la alternativa a los dos bloques políticos predominantes en el país: Nueva Mayoría y Chile Vamos; y Carolina Goic, por el Partido Demócrata Cristiano.

Una de las principales preocupaciones de cara a estas elecciones es la participación ciudadana. Según el Centro de Estudios Públicos de Chile, se espera que solo el 43 % de los ciudadanos empadronados asistan a las urnas en un país donde el voto no es obligatorio.

El abstencionismo se expresa entonces no asistiendo a las urnas y se corre el peligro de que una diferencia de apenas diez mil o quince mil votos logre definir al próximo presidente de Chile.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

EMILIO dijo:

1

20 de noviembre de 2017

15:20:15


Leyendo este artículo en restrospectiva (ya se conocen los resultados de las lecciones del pasado domingo) estamos ante una muy buena aproximación o previsión de los resultados obtenidos. El panorama previsto fue cumplido. Ahora habrá que esperar por el balotaje entre los dos candidatos que quedaron con la maoría de los votos. Tal parecería que quien ha definido el resultado ha sido el mercado mundial del cobre.