ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) le abrió las puertas a Oscar López Rivera. Foto: Ismael Batista

A Oscar López Rivera se le ve feliz. Es un hombre sencillo, de baja estatura, pero dicen que la grandeza se mide de la cabeza el cielo, y este hombre, definitivamente es grande.

Habla despacio, como para disimular la emoción, aunque no puede. A Oscar se le ve feliz en La Habana. Habla de amor, de solidaridad, de independencia, de lucha, de justicia.

La sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) le abrió las puertas. Hace mucho lo esperaba y mucho también hizo por su liberación.

«Nunca pensé que este día se lograría. Hoy se logra algo que verdaderamente ejemplifica lo que se puede hacer en este mundo cuando hay amor, cuando se respeta al otro, cuando verdaderamente vemos que hay que empujar hacia la creación de un mundo mejor y más justo», dice con firmeza, en sus palabras llenas de agradecimiento.

Habla de Cuba y del ejemplo de la Revolución, del ejemplo de un pueblo que se levanta, que no acepta la injerencia de aquel que es poderoso, que quizás se sienta todopoderoso. Habla de la esperanza que representa para todos, de que un mundo más justo es posible «donde todo ser humano pueda disfrutar de lo que es la patria».

Nosotros como puertorriqueños no hemos nunca experimentado lo que es la libertad como pueblo, como nación, sin embargo hemos luchado por descolonizarnos, porque creemos que pertenecemos a esa comunidad de naciones, creemos que es posible que una nación pequeña se transforme en una nación fuerte, que se respete por el más poderoso, aquel gobierno que no quiere tener nada que ver con justicia, libertad, independencia, que quiere controlar todo, dice.

«Si nosotros miramos hoy en día a Donald Trump y su gobierno, vemos a un gobierno racista, que no le importa nada más que el control y la concentración del capital, nosotros jamás podemos someternos a esa clase de gobierno», enfatizó López Rivera.

Habla de su isla bella y duele. «Nosotros en Puerto Rico sufrimos el colonialismo, lo más deshumanizante que puede sufrir un ser humano, que se le niegue esa oportunidad de ejercer su libre determinación, que se le niegue ser libre y soberano.

«Puerto Rico necesita hoy más que nunca el apoyo de todo el mundo. Necesitamos que sea la nación que tiene el potencial de ser, necesitamos el apoyo de todos los que aman la justicia y la libertad», añadió.

El pueblo cubano nos ha dado un ejemplo de lo que es dignidad, de lo que es luchar y resistir y Puerto Rico se ha beneficiado enormemente de todo lo que ha hecho el pueblo cubano que ha sido el defensor más grande de la independencia de Puerto Rico, enfatiza.

Y habla de unidad, de unirnos en una sola voz, en una sola meta.

«No esperaba tanto amor y solidaridad, no esperaba ver las caras lindas y los corazones fuertes que veo en Cuba. Quiero que todos sientan la gratitud que lleva el corazón de este boricua por este pueblo», y la ovación para este hombre grande no espera.

Mientras, Fernando, el amigo, el de las horas difíciles del encierro, recuerda lo que no debe olvidarse: Oscar cumplió prisión más tiempo que ningún otro prisionero político en la historia de Puerto Rico. La campaña por su liberación traspasó las fronteras de Puerto Rico y de Estados Unidos, se constituyó en contienda que movilizó a los hombres de buena voluntad en todo el planeta.

«Nuestro gobierno revolucionario, conducido sabiamente por Fidel y por Raúl, impregnaron a esta batalla la prioridad que ameritaba, conscientes de que luchando por su libertad también estábamos luchando por la independencia de su patria y por la libertad de los oprimidos del mundo», aseveró el Héroe de la República de Cuba.

Recordó a todos lo que hicieran por su causa y la alegría inmensa que se sintió cuando supo de su regreso a Puerto Rico, la tierra amada.

«Tenemos junto a nosotros a un hombre modesto, ejemplo de resistencia y de decoro», dice Fernando, y no es mero cumplido.

Recordó la carta que los Cinco le enviaran al cumplirse 31 años de su encierro, en la que le decían que la verdadera razón por la que lo castigaban era por no rendirse.

«También nosotros en esta Isla permanecemos en constante combate», le dice Fernando, y le hace saber de la realidad que se vive ahora que cada vez más el presidente de Estados Unidos recrudece sus medidas contra Cuba, vislumbrándose así nuevos desafíos.

Y no falta el llamado a la unidad necesaria, la integración y la solidaridad entre nuestros pueblos; ni el compromiso de los cubanos de continuar el proceso revolucionario y social elegido; ni la denuncia al injusto bloqueo impuesto a nuestro pueblo; ni el reclamo de la devolución del territorio ocupado ilegalmente en Guantánamo.

Se ratificó una vez más el apoyo a la causa de Puerto Rico, y la disposición de Cuba de enviar ayuda solidaria a esa hermana isla, azotada recientemente por dos eventos meteorológicos que provocaron lamentables pérdidas materiales y humanas.

«Estados Unidos solo ha prestado oídos sordos a esta lamentable tragedia, acompañado de una visita ridícula e irrespetuosa, minimizando el hecho y su responsabilidad oficial de asistir a la isla como Estado asociado de la mal llamada Unión de Estados Americanos», agregó González Llort.

«Estamos muy felices de tenerte en Cuba. Estás en un país de hombres y mujeres revolucionarios que aman y defienden las causas justas. Tu ejemplo hace realidad los sueños de los eternos patriotas independentistas puertorriqueños que como tú han dedicado su vida a la libertad de tu tierra», era así real el abrazo en palabras, el mismo que le diera cuando la víspera pisara por vez primera tierra cubana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jasón dijo:

1

14 de noviembre de 2017

05:13:39


Lo que ocurre en Puerto Rico es puro colonialismo, al contrario que en la rica Cataluña, que es pura insolidaridad con el resto de los pueblos de España.

Miguel Angel dijo:

2

14 de noviembre de 2017

09:12:32


Certeras y elocuentes palabras por parte de los oradores, es el sentir de la mayoría de los cubanos. Tenemos el firme compromiso de continuar el legado de Martí y de Fidel, luchar y vencer, construir una Patria mas justa, próspera y digna para todos, en correspondencia con el Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y las Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030. Persistiremos en la solidaridad y apoyo incondicional a la independencia de Puerto Rico del yugo yanqui, mientras exista un patriota puertorriqueño que luche en tal empeño, lo apoyaremos.