ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Graciela Ramírez, coordinadora Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, expresó que en la próxima jornada de solidaridad con Cuba en Washington denunciarán los graves daños provocados por el bloqueo económico a los enfermos de cáncer y de diabetes mellitus de la Isla. Foto: Karoly Emerson

CON el propósito de denunciar los daños causados por el criminal bloqueo económico comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, varias organizaciones sociales y personalidades de diferentes países del mundo realizarán la 3ª Jornada de Solidaridad en Washington D.C del 11 al 16 de septiembre próximo.

Organizada por una coalición de grupos en los EE.UU, incluidos el Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, la Fundación Interreligiosa Pastores por la Paz, la Red Nacional de solidaridad con Cuba, el Instituto para el Estudio de la Política, y la Brigada Venceremos, el evento convoca a reflexionar sobre la unilateral política aplicada por sucesivas administraciones norteamericanas para intentar destruir a la Revolución.

Sectores de la Isla como la alimentación, salud pública, la educación, la ciencia, así como la cultura, el transporte y la industria, entre otros, tienen serios obstáculos en su desarrollo ante la imposibilidad de acceder a mercados, fuentes de financiación externa y las inversiones.

Las leyes del bloqueo castigan severamente a personas o instituciones de cualquier parte del mundo que intenten desconocer el cerco establecido por EE.UU desde 1962, política que califica como genocidio por la Convención de Ginebra.

Al respecto, Graciela Ramírez, coordinadora Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos, explicó a Granma internacional que se ejemplificará con los prejuicios causados por esa criminal política estadounidense a los enfermos de cáncer y de diabetes mellitus, quienes se ven privados de medicamentos, equipos, instrumental médico y hasta de material básico como guantes esterilizados y jeringuillas desechables para el control de su padecimiento.

La activista argentina indicó: «Estamos invitando a tres profesionales de la salud de Cuba, esperemos que le concedan las visas y que no ocurra como en dos ocasiones anteriores, que esos permisos llegaron cuando la jornada concluyó. Ellos manipulan el tema de las visas para impedir la libre expresión e impedir que los profesionales estadounidenses conozcan los avances médicos de la Mayor de las Antillas, a pesar de las restricciones impuestas por el bloqueo».

En los años 2015 y 2016 se realizaron eventos similares centrados en la necesidad de escuchar directamente a representantes cubanos para que pudieran compartir sus opiniones con personas dentro de la geografía norteamericana, visitando a los congresistas y senadores en la sede del Capitolio y a otros decisores del gobierno estadounidense.

«Esta jornada – destacó Graciela Ramírez- se inscribe en un momento muy difícil de la región con el ascenso de las corrientes de derecha en los gobiernos latinoamericanos, además estamos ante la administración de Donald Trump, que ha representado un retroceso en las relaciones políticas internacionales. Tuvimos la esperanza de una continuidad en el acercamiento emprendido por  el entonces presidente Barack Obama en relación con Cuba; pero hemos visto un discurso injerencista, retrógrada, terrorista y fascista del actual mandatario norteamericano el 16 de junio último, que sepultó todas las expectativas».

Estos son los motivos por los que se convocan a las organizaciones del mundo a organizar actividades paralelas al evento de Washington en sus propios países, para acompañar a la jornada con movilizaciones y protestas en la calle en contra del bloqueo económico y del gobierno de Trump.El apoyo se pide igualmente hacia Venezuela y ya circula en Internet una Declaración del Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad que en uno de sus párrafos expresa: «La derecha retrógrada y el imperio temen a la Asamblea Nacional Constituyente, porque será la expresión más genuina del poder popular.

Graciela Ramírez, coordinadora Comité Internacional Paz, Primera jornada realizada en Washington D.C del 16 al 18 de septiembre del 2015. Foto: Bill Hackwell

Apoyarla no es sólo defender el derecho soberano del pueblo bolivariano a decidir su destino en paz. Es también preservar el nuestro».
El documento ha sido firmado por más de 150 personalidades y el listado lo encabeza, el premio nobel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel, de Argentina, y pretende constituirse en un instrumento  para exigir al gobierno de Estados Unidos detener la guerra no convencional contra la presidencia de Nicolás Maduro.

Al respecto Graciela Ramírez afirmó: «Cuando Maduro empodera al pueblo para que con total apego a la Constitución venezolana, decida en qué
país desea vivir y quienes los tienen que representar es algo básico, elemental y que solo compete a los venezolanos.

El documento exige que se respete la decisión soberana de constituir un gobierno popular.

Al respecto la entrevistada agregó: «Ahora comenzó otra batalla, debemos hacer valer el derecho del pueblo venezolano y de su Asamblea Nacional Constituyente, un proceso totalmente democrática y que sentó justamente un precedente y una lección a toda América Latina»

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.