ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Es una veloz carrera estimulada por el hambre, las enfermedades, las guerras y otros conflictos que azotan a África y a los países del Oriente Medio. Foto: AFP

No han sido pocas las veces que el mundo ha conocido, a través de alguna foto o de una nota informativa, de la muerte de un niño o niña, ahogado en el Mediterráneo y empujado por olas hacia la arena, sin que se sepa su nombre ni el de sus padres o demás familiares.

Simplemente son algunos de los miles que fueron llevados a las frágiles embarcaciones, luego de pagar a los traficantes de seres humanos que nunca han puesto reparo para saber los nombres, nacionalidad, edad o país de procedencia de sus «clientes».

Es la conversión de sueños en pesadillas, para quienes el desespero y la incertidumbre los hacen elegir la emigración como opción de vida.

Así transcurren los últimos años —pueden ser diez o 20— en una veloz carrera estimulada por el hambre, las enfermedades, las guerras y otros conflictos que azotan a la sufrida África y a los países del Oriente Medio.

Emigrar ha sido y es la palabra que resume una tragedia mayor y que involucra a una Europa sacudida por la contracción económica y una brusca caída de sus niveles sociales, ahora con un alto flujo de personas llegadas a sus fronteras y las pocas o ningunas soluciones que tienen los países del Viejo Continente para afrontar la oleada humana.

Detrás de esta verdadera tragedia, hay muchas aristas de las que poco se divulga en la prensa internacional. Los que huyen del hambre en África, para poder enrolarse en la aventura de cruzar el peligroso mar, venden lo que pueden de sus modestas pertenencias, incluso sus tierras y piden dinero prestado a familiares para pagar la travesía.

Esta sola acción implica otros lastres para países sufridos: muchos campos de cultivo son abandonados, la fuerza de trabajo agrícola disminuye, el desarrollo —si es que se avizora alguno—queda en manos de transnacionales o caudillos locales que buscan a otros seres humanos para explotarlos.

Termina el año 2016 y el fenómeno de la migración, tiene como saldo un total de 7 189 personas fallecidas en estos últimos 12 meses, de acuerdo con cifras informadas por la Or­ga­nización In­ternacional para las Mi­­graciones (OIM).

En un reporte de la agencia italiana ips, se recoge que el número de los que mueren al tratar de cruzar el Mediterráneo se multiplicó por cinco en comparación con el 2015.

Si el pasado año se producía una muerte por cada 269 personas que llegaban a Europa, en el presente la cifra es de un ahogado por cada 88 emigrados que han llegado vivos, según precisó William Spimdler, portavoz de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

En la ruta entre Libia e Italia, la probabilidad de morir es aún mayor, una persona cada 47 que llegan. La proporción en ese trayecto empeoró incrementándose en más de 5,7 veces.

Esta historia tiene el otro componente en los países europeos a los que pretenden emigrar millones de africanos o del Oriente Medio. En la sociedad de la opulencia —y también del desempleo— los que han llegado con vida, se han encontrado todo tipo de problemas, que van, desde la represión, la discriminación y hasta la expulsión, o a «vivir» —si es eso vida— tras grandes alambradas levantadas con urgencia o —en los casos menos tristes— en campamentos, también hechos a la carrera, adonde les puede llegar alguna ayuda humanitaria mientras se  «define» su status migratorio o el destino futuro de parias dentro de poblaciones que rechazan su presencia.

Los citados despachos de prensa refieren que el plan de la ue de reubicar a 120 000 hombres y mujeres, solo llegó a reasentar a 327 personas en toda Europa. El presidente del bloque, Jean-Claude Juncker, calculó que a ese ritmo la implementación de plan se extenderá hasta el 2100, refiere ips.

En este trance entre el desespero de los que buscan en Europa una vida mejor y la realidad que allí se encuentran los que logran llegar, los traficantes de seres humanos se frotan sus manos que ya acarician unos 65 000 millones de dólares de ganancia con sus frágiles embarcaciones llenas de personas que intentan cruzar cada día el Mediterráneo.

La vida para quienes emigran se debate entre los sueños y las frustraciones y en el caso de los niños inocentes que ni siquiera han llegado a soñar, solo se conocen fotos de frágiles cuerpos tirados por las olas en desconocidas arenas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

24 de diciembre de 2016

08:47:59


El periodista Elson Concepción Pérez nos ofrece un trabajo muy interesante q refleja una de las grandes tragedias en q se debate la humanidad hoy, al cierre del 2016 las cifras aproximadas (quien se atreve a asegurarlas?) de fallecidos son horripilantes, 7 189. reitero una vez mas, q los culpables de éste y de la myoría de los dramas q padece la humanidad son: en primer lugar, el imperio yanqui, en el siquiátrico empeño de convertirse en gendarme internacional, dominar el mundo, en su afán desmedido y patológico del hegemonismo mundial, por supuesto, tan responsables como ellos son sus satélites europeos, q cumplen cabalmente los dictados del amo. Ahora simplemente son los mas perjudicados en esta oleada desesperada de emigrantes en busca de una luz en su ensombrecida vida, provocada por las guerras fratricidas en diferentes rincones del mundo, llámese Iraq, Siria, Líbano, otros países de África y el medio oriente, incluyendo los países agredidos incesantemente por su genízaro de Israel (la administración Obama le ofreció una fabulosa ayuda militar a Israel valorada en 40 000 millones de dólares), su principal punta de lanza en la telúrica región; por otra parte la exacerbación de conflictos regionales, religiosos, inter étnicos en varias naciones africanas, atizadas por los intereses mezquinos de las grandes transnacionales del armamento de las antiguas metrópolis, sólo por mencionar algunos, podemos señalar: Somalia, Sudán del Sur, Nigeria, República Centroafricana, la región de los grandes lagos, Mozambique, etc, etc. Se calcula que en África, actualmente, hay alrededor de 25 conflictos y guerras, que afectan a decenas de millones de personas. Resultado global, el pandemonio q estremece al planeta y sus terribles consecuencias para miles de millones de personas. Se trata de una muy vieja práctica, divide y vencerás, por otra parte, las millonarias ganancias obtenidas por la nefasta y criminal venta de armamentos, q no producen bienes materiales ni alimentos, sino destrucción, hambre, insalubridad, enfermedades, caos, desgobierno, etc, etc. Los culpables están bien definidos, no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, las personas recibimos mejor información, la verdad resulta imposible esconderla. Gracias.

victor ramos dijo:

2

25 de diciembre de 2016

14:41:32


cuba no está en la ruta de las migraciones, pero si alguno llega será tratado como un ser humano pleno.

Pedro dijo:

3

26 de diciembre de 2016

20:01:06


Oiga Elson Concepcion Perez,hay que ser de verdad "valiente" para escribir sobre este tema!.

pedro Respondió:


27 de diciembre de 2016

06:51:32

opinión intrigante y con poco "valor"