ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El expresidente George W. Bush bailó y se sonrió varias veces en medio de los actos fúnebres de los policías muertos por un francotirador en Dallas, Texas. Foto: AP

Sin dudas se trata de posturas irracionales o más bien payasadas políticas para llamar la atención.

Ese pudiera ser el razonamiento cuando vemos a un expresidente de Estados Unidos, George W. Bush, bai­lar y reír en medio de los actos fúnebres de los policías muertos por un francotirador en Dallas, Texas.

Bush bailaba y reía agarrado a su esposa y a Michelle Obama y, cuando termina la canción, acaba dando un golpecito con el hombro a su mujer con una amplia sonrisa en señal de satisfacción.

La escena, que ha recorrido el mundo y ha recibido el rechazo universal, ocupó por estos días una buena parte del espacio en las redes sociales.

En Twitter, yojuanillo comenta: Esa imagen, más propia de un de­mente o persona con las facultades mermadas, que deja este personaje, no es ni más ni menos que los flecos del pasado de un alcohólico.

Lo ocurrido esta semana en Te­xas, en un escenario luctuoso al que asistió también el presidente Barack Obama, su esposa y otros altos funcionarios norteamericanos, me hi­zo reflexionar y buscar en la memoria aquella escena, ocurrida el 14 de diciembre del 2008 en Bagdad, la capital iraquí, cuando un periodista lanzó sus zapatos contra “el mentiroso Bush” durante una conferencia de prensa.

Muntazer al Zaidi, el reportero en cuestión, dijo al entonces presidente Bush, el mismo que había invadido y ocupado la nación ára­be, que “este es el beso de despedida del pueblo iraquí, perro” y enseguida le lanzó el segundo zapato diciendo “esto es por las viudas y por los huérfanos y por todos los asesinados en Irak”.

El acto de arrojarle los zapatos, como el insulto de “perro” son considerados ofensas graves en el mundo árabe.

La imagen del zapato volando hacia el rostro de Bush inundó en su momento el espacio informativo. Fue, no quepa duda, la noticia más comentada en el mundo mediático de aquellos días.

En una entrevista posterior a esa conferencia y luego de cumplir condena por el “zapatazo”, el reportero dijo:

“Mientras él [Bush] hablaba, yo repasaba sus logros en mi mente. Más de un millón de asesinados, la destrucción y humillación de las mezquitas, violaciones contra mu­jeres iraquíes, ataques contra los iraquíes cada día y cada hora. Todo un pueblo está entristecido por su política, mientras que él hablaba con una sonrisa en su cara y, bromeando con el primer ministro, le decía que iría a cenar con él después de la conferencia de prensa... Así es que reaccioné a este sentimiento tirándole mis zapatos. No pude detener esta reacción dentro de mí... fue espontánea”.

Ahora, cuando el mismo payaso acude a una ceremonia fúnebre, en su propio país —en la que en realidad nunca debió estar—, me imagino que los familiares de los policías muertos por el francotirador se sientan humillados por tan grosera barbaridad de alguien de quien la humanidad tiene los peores recuerdos.

Igual rechazo contra George W. Bush fue la expresión del zapatazo y todo el odio de las familias norteamericanas que perdieron a 4 491 de sus hijos en Irak y más de 2 228 en Afganistán, países a los que el en­tonces presidente George W. Bush, invadió y ametralló y a los que ha dejado como tierra fértil para el te­rrorismo y la desestabilización.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

francisco dijo:

1

18 de julio de 2016

07:05:14


No es posible establecer cuál es mas payaso. El ofensivo "Qué bolá!" lo demuestra. Y se trata de acto de dolor para la nación norteamericana. Y ellos y los personeros del imperio parece que están de fiesta. Y me perdí de algo, pero no conozco una sola noticia de que el Sr. Obama fuera al sepelio de un solo negro asesinado por la brutalidad policial y la discriminación contra los negros. Creo que debería hablar con Michel Jackson para que le dijera cuánto cuesta el tratamiento para "hacerse" blanco. Es una lástima, pero el cantante ya murió. Los cubanos ya fuimos magistralmente avisados por nuestros dos Gigantes; Martí con su carta inconclusa a Manuel Mercado y Fidel con su escrito sobre la visita del Sr. Obama. Ojo, cubanos. Le lanzo mis zapatos viejos y con agujeros en las plantas a los dos!

mabuya dijo:

2

18 de julio de 2016

08:45:44


no hablen más de su pasado alcohólico, que están ofendiendo a los alcohólicos. ya una vez borracho en unas olimpiadas empezó a gritar, y a mirarle las nalgas a una jugadora norteamericana de voleibol de playa, por poco se cae y los escoltas aguantándolo, todo eso junto a su esposa e hijas. piensen que por 8 años ESO fue el hombre más poderoso del mundo, con acceso al control de miles de armas nucleares. Pues sí, ni el poder ni la fama dan seso ni vergüenza.

Soraya dijo:

3

18 de julio de 2016

08:58:39


Asi es Francisco, la sonrisa de Bush es sinonimo de arrogancia, sentimientos de superioridad y desden hacia otros, es una pena que el tribunal de la Haya solo sirva para jusgar a elegidos.

Juan Carlos dijo:

4

18 de julio de 2016

10:07:48


No se puede ser tan extremista Bush en su momento merecia mas que un zapataso Obama en situaciones diferentes esta actuando tal y como le dicta su conciencia o la presion que actua sobre el, son momentos historicos distintos. Lo que si no se debio permitir es que ese personaje que ya bastante a humillado a los Estados Unidos fuera de su territorio lo haga en su propia frontera, si estuviera en mis manos lo sacaba del juego politicvo y lo encerraba en un hospital. Tambien se podria hacer un libro con los disparates del amigo pues el de hoy y el de el zapataso no son los unicos.

Temis dijo:

5

18 de julio de 2016

12:55:28


En mi modesta opinión, Goerge W Bush ha sido el peor Presidente de los que han desempeñado ese cargo en los Estados Unidos de Norteamérica.