ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Aunque el Congreso de Estados Unidos es el órgano facultado para decretar el fin del bloqueo contra Cuba, este acto puede estar precedido del desmontaje de la inmensa mayoría de las restricciones que conforman esta política, a través de acciones ejecutivas del Presidente.

Con la firma de la Ley para la Libertad y Solidaridad De­mocrática Cubanas (conocida como Ley Helms-Burton) por el presidente William Clinton el 12 de marzo de 1996, quedó codificado en ley el bloqueo contra Cuba y la madeja de órdenes ejecutivas que lo sustentan. De esta manera, las prerrogativas del Presidente para conducir la política exterior hacia Cuba fueron traspasadas al Congreso, en lo concerniente al levantamiento del bloqueo contra nuestro país. Sin embargo, al mismo tiempo, esa misma ley preservó las am­plias facultades del Presidente para, a través de la emisión de licencias, permitir transacciones referidas al bloqueo que es­tán reguladas por el Código Federal de Regulaciones de Es­tados Unidos.

Solo existen cuatro aspectos en que el Presidente no puede actuar, pues requieren la acción congresional para su eliminación o modificación por estar regulados en leyes estadounidenses. El primero es la prohibición a subsidiarias de Estados Unidos en terceros países a comerciar bienes con Cuba, recogida en la Ley para la Democracia Cubana de 1992 (más conocida como Ley Torricelli). El segundo es la imposibilidad de realizar transacciones con propiedades norteamericanas que fueron nacionalizadas por nuestro país, lo cual está prohibido por la Ley Helms-Burton. Otras dos prohibiciones fueron incluidas en la Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones del 2000, que impide a los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba con fines turísticos y obliga a nuestro país a pagar en efectivo y por adelantado por las compras de productos agrícolas en Estados Unidos.

Fuera de estas cuatro restricciones amparadas en las leyes estadounidenses mencionadas, el Presidente puede acudir a sus prerrogativas ejecutivas para modificar la implementación de la política de bloqueo contra Cuba.

Muestra de esta capacidad presidencial fue lo ocurrido el pasado 17 de diciembre del 2014, cuando el Presidente de Es­tados Unidos anunció varias medidas para modificar la aplicación de determinadas regulaciones del bloqueo. Con posterioridad a este paso, el 15 de enero del 2015, los Departamentos de Tesoro y Comercio publicaron las regulaciones administrativas para implementar las medidas anunciadas por el Pre­sidente, las cuales entraron en vigor el día siguiente.
Este puede ser el procedimiento a seguir en lo adelante para eliminar una buena parte de las restricciones económicas, financieras y comerciales que el gobierno de Estados Unidos mantiene contra nuestro país. Las modificaciones realizadas por Obama están lejos de ser “todo lo que el Presidente puede hacer”, como bien reconocen varios sectores y expertos en el propio Estados Unidos. Aunque ciertamente significan un paso de avance en temas como viajes a Cuba, telecomunicaciones y remesas, muchas otras prohibiciones pueden ser eliminadas con la intervención del Presidente. Una modificación sustantiva del andamiaje del bloqueo es posible si Obama continúa utilizando sus amplias facultades ejecutivas para eliminar muchas de las restricciones vigentes.

En relación con los viajes, el Presidente podría permitir servicios de ferry entre Estados Unidos y Cuba, además de eliminar el límite al valor de los productos que pueden ser importados desde Cuba por los viajeros estadounidenses que visitan nuestro país, para uso personal o como regalos. También, podría autorizar que los aviones cubanos vuelen a Estados Unidos y transporten viajeros entre los dos países.

En materia de comercio, Obama podría permitir que Cuba importe desde terceros países productos que contengan más de un 10 % de componentes norteamericanos. Asimismo, po­dría autorizar las exportaciones a Cuba de otros productos estadounidenses y permitir  las importaciones en EE.UU. de servicios o productos cubanos, incluyendo aquellos manufacturados en terceros países que contienen materias primas cu­banas como níquel o azúcar.

La salud es otro sector en el que se pueden adoptar medidas con amplio impacto en el bienestar de ambos pueblos. La lista de acciones que podría acometer el Presidente comprende entre otras: autorizar a ciudadanos de EE.UU. a recibir tratamientos médicos en Cuba; permitir la exportación de medicinas y equipos médicos que puedan utilizarse en la producción de productos biotecnológicos cubanos;  permitir las ventas de materias primas que Cuba necesita para producir medicamentos para la población cubana y para otros países en desa­rrollo, y autorizar la comercialización en Estados Unidos de productos de la biotecnología cubana, como el Heberprot- P y el Nimotuzumab, anticuerpo monoclonal para tratar el cáncer de cabeza y cuello avanzados.

En el sector bancario y financiero, donde el gobierno de Obama ha aplicado acciones de acoso financiero, también pueden modificarse varias regulaciones y autorizar por ejemplo, el uso del dólar estadounidense en las transacciones internacionales de Cuba, el consentimiento para que estas transacciones se realicen a través del sistema bancario de Estados Unidos cuando provengan de operaciones nuestras con terceros países y la reversión de la política de persecución financiera contra la Isla, que incrementa el temor de los bancos de terceros países a operar con Cuba o a ejecutar transferencias bancarias a favor de empresas u organizaciones cubanas. Otras acciones comprenderían posibilitar a entidades cubanas (bancos, empresas, etc.) abrir cuentas en bancos de Estados Unidos e instruir a los representantes de Estados Unidos en las instituciones financieras internacionales que no bloqueen el otorgamiento de créditos u otras facilidades financieras a Cuba.

Por tanto, Obama tiene posibilidades ilimitadas para modificar de manera significativa las restricciones vigentes y vaciar al bloqueo de su contenido fundamental mediante el ejercicio de sus prerrogativas con determinación.

El proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales pasa necesariamente por el levantamiento del bloqueo, el cual constituye el mayor obstáculo para las relaciones económicas, comerciales y financieras  de Cuba con Estados Unidos y el resto del mundo, y para el desarrollo de todas las potencialidades de la economía cubana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

enrique martin dijo:

26

11 de febrero de 2015

11:28:28


Muy buenos los escritos publicados por Granma y Escambray (escambray de un argentino) hoy porque son muy esclarecedores e instructivo, Gracias Granma

José Luis Machado Roselló dijo:

27

11 de febrero de 2015

11:54:08


La desición de normalizar las relaciones fueron de Raúl y Obama, por tanto de inicio respetese ambas desiciones. Que hay mucho q dialogar para resolver varios problemas de leyes etc. Aquí hay 3 grupos que hablan mal de esta situación y son los extremistas de ambos lados 1ro-Los extremistas raccionarios de Miami q resuelven los problemas con el terror 2do-Los disidentes dentro de Cuba porque de le acaba el NEGOCIO y los extremistas de algunos cubanos de la Isla haciendose mas revolucionarios y mas comunistas que el propio Lenin. A todos ellos les digo que Cuba y EEUU Raúl y Obama sigan adelante con las normalizaciones que ultrapasa ya los 50 año

Perdro Paneque Ruiz dijo:

28

11 de febrero de 2015

12:23:20


Estaría por ver si Obama se decide a poner en práctica esas prerrogativas, sería muy provechoso para ambos pueblos, pero lo que si dejó muy claro el Presidente norteamericano es que van a intentar algo diferente con Cuba, de lo hecho hasta ahora. No bajemos la guardia, y apoyar irrestrictamente las cuestiones puntualizadas por Raúl, que constituyen principios de la Revolución y por tanto del pueblo cubano.No obstante coincido plenamente con Fidel, "No confío en la política de Estados Unidos".

Raul del Río Rodríguez dijo:

29

11 de febrero de 2015

12:23:43


La apertura de la cadena de comida rápida McDonald´s en la Unión Soviética, en enero de 1990, señaló un cambio en la política económica del gobierno con respecto a la inversión extranjera.

Leonardo dijo:

30

11 de febrero de 2015

12:35:54


Yo sugiero,según veo en declaraciones de los foristas,que debe hacerse una encuesta a nivel nacional,porque de veras estas opiniones aquí planteadas dejan mucho que desear,tal parece que no quieren que se restablezcan las relaciones entre los dos países,..piensen mis queridos hermanos,su forma tan retrógrada de ver esta situación no es la mejor,..dejen la paranoia ya que eso no conduce a nada,..si ambos presidentes acordaron este punto,entonces nosotros tenemos que respetar eso,lo digo porque llevamos varios días en esto y por estos medios como Granma y juventud rebelde las personas opinan cosas contradictoriamente respecto a este tema,y yo me pregunto que es lo que quieren porque tal mente pareciera como que quisieran seguir en la situación en la que estamos,..no se,palo si boga palo sino boga,..a nosotros nadie nos entiende,..una cosa si les digo,sino se aprovecha esta oportunidad de diálogo para resolver nuestras diferencias el próximo presidente de los Estados unidos que venga,no lo hará con esta disposición y menos si es republicano,eso denlo por seguro,y entonces seguramente habrá gente por este mismo espacio que dirán lo que debimos haber echo,..nada,como clásicos cubanos que somos,SI NO LLEGAMOS NOS PASAMOS...